Nuestro querido calato

Mis amigas de la Corporación para el Desarrollo de Caldas no lo podían creer: para ellas la existencia de una raza canina cuyos orígenes se remontan a los tiempos de las primeras civilizaciones andinas era un sencillo imposible. Les hablé mucho de este embajador silencioso del Perú, también de Apu, el perro sin pelo, peruanísimo, que me espera en casa y se quedaron boquiabiertas. Por eso es que les prometí enviarles más información sobre la especie y ya en mi hotel, a poquito de navegar por Internet me topé con esta interesante columna de Rafo León en el face de Fundación BBVA Continental que por cierto sigo semana a semana. Saludos desde Manizales, Caldas, en el eje cafetero colombiano.

Leer más

El perro pastor de llamas de Chiribaya, otra raza de perro peruano

Un hallazgo arqueológico demostró que los antiguos peruanos amaron a sus perros más allá de la vida ya que los enterraban con privilegios propios de los nobles junto con sus pertenencias en cementerios para humanos. El perro pastor de Chiribaya es una de las seis razas que habitaron nuestro territorio antes de la llegada de los europeos, un motivo suficiente para rescatarlo del olvido.

Leer más

El hermano peludo del perro sin pelo del Perú

El texto que les estoy pasando fue publicado en diciembre último en la revista Somos de Lima; su autora, la periodista Tatiana Palla. Lo he leído mil veces y suelo citarlo cuando hablo de Apu, el perro sin pelo del Perú que vive conmigo en San Bartolo, un municipio limeño donde la variedad canina resistió los tiempos en que sus individuos eran vistos como perros sarnosos, como perros de pescadores. Larga vida a la especie bandera de los peruanos.

Leer más

El Xoloitzcuintle, el perro sin pelo de Centroamérica

Mi perro se llama Apu y si no estuviera al tanto de su genuina procedencia peruana, diría que es un simpático xoloitzcuintle. Tiene todas las características que el reportaje de National Geographic de enero último define como propias del también llamado perro azteca: Apu es territorial, fiel y cariñoso; como los perros sin pelo de Centroamérica perdió, temprano, gran parte de su dentadura. Apu es social y no tiene ni un pelo, es totalmente lampiño. Y sí, en invierno, cuerpo a cuerpo, me ha ayudado a superar ciertos dolores de viejo y dejar atrás el asma que durante mucho tiempo me hizo la vida imposible. En fin, les dejo este aperitivo sobre el cánido del norte continental, primo hermano, me imagino, del que se enseñorea en la costa y se empecina en mostrar sus atributos ancestrales.

Leer más