[FOTOS] El Qhapaq Ñan, 60 mil kms de historia, un Patrimonio Mundial que nos llena de orgullo

Hoy se inician las actividades programadas para celebrar la Semana del Qhapaq Ñan. Les dejo nuevamente el programa y unas lindas fotos, gentileza del Ministerio de Cultura, que dan cuenta de la belleza y espectacularidad de algunos tramos de la red vial que atesoramos los peruanos. Mis respetos a una larga lista de personas, algunas fallecidas, que le dedicaron mucho tiempo de sus vidas al Camino Real de los antiguos peruanos: John Hyslop, Luis Lumbreras, Ricardo Espinosa, Borja Cardelús, Timoteo Guijarro, Álvaro Rocha, José Luis Orihuela, Cecilia Raffo, Felipe Varela, Pocho Ochoa…

De los inmortales: Cieza de León, Garcilaso de la Vega, Huamán Poma, Humboldt, Antonio Raimondi, Charles Wiener, George Squier, Riva Agüero.

Leer más

Se inicia en Lima Semana del Qhapaq Ñan, una celebración indispensable

La red caminera que construyeron los antiguos peruanos conocida como Qhapaq Ñan, es una de las huellas imborrables del grandioso aporte cultural de nuestros antepasados. La red vial más extensa del planeta sigue allí, resistiendo el paso de los siglos y la desidia de tantos, a la espera de una resignificación que debemos concluir.

Esta semana se celebra en Lima la Semana del Qhapaq Ñan, el programa que les alcanzamos es amplio. Como dicen los organizadores, conocer el Qhapaq Ñan es comprender gran parte de nuestra historia y la magnitud de nuestra herencia andina.

Vamos a estar en primera fila.

Leer más

Álvaro Rocha presenta importante libro de viajes sobre el Qhapaq Ñan

Me da muchísimo gusto saber que Álvaro Rocha se ha animado a publicar parte de su bitácora viajera, que es extensa, sumamente valiosa y de una heterodoxia que no he dejado de admirar desde que empecé a leerlo, allá por los lejanos años ochenta, esa época nebulosa, dura, donde viajar por el Perú era propio de alucinados.

O de iluminados como Bore Rubio, amigo común.

Rocha es una rara avis del periodismo de viajes de nuestros trópicos, oficio últimamente afecto a los selfies y al facilismo de las imágenes y sonrisas infinitas.

Recomiendo la lectura de estas treinta rutas para palpar el Qhapaq Ñan y tratar de entender su valía histórica. De los últimos autores que se han ocupado de la red caminera del Perú antiguo, Caníbal, estoy seguro, es el más preparado para diseccionarla como se debe.

Abrazo, compañero, que la ruta siga siendo infinita…

Y dulce.

Leer más

Pachacamac, un oráculo andino y una huaca del siglo XXI

Hace unas semanas visité por primera vez el recientemente inaugurado Museo de Sitio de Pachacamac, veintiún kilómetros al sur de esta ciudad tan afecta a las malas noticias. Lo menciono porque a los pocos minutos de haber empezado a recorrer sus salas de exhibición tuve la sensación de haber ingresado a uno de esos espacios -como el Museo Tumbas Reales de Sipán o la Huaca del Sol y de la Luna- que nos reconcilian con lo que somos y podríamos ser si es que de verdad nos ponemos las pilas y aprendemos a sumar entre todos. Testigo de lo que les cuento fue el fotógrafo catalán Raimon Plá.

El nuevo Museo de Sitio de Pachacamac es una joya de la cultura peruana por donde se le mire y aunque parezca mentira se fue edificando mientras perdíamos el tiempo en confrontaciones políticas de poca importancia y cabildeos menudos. Desde la propuesta arquitectónica, desarrollada por dos jóvenes arquitectos peruanos y la excelente gestión que viene impulsando el equipo del Ministerio de Cultura a cargo del santuario, hasta la museografía que se ha puesto en escena, todo, realmente todo es de primera. Como suelo mencionarlo cuando me enfrento a situaciones como ésta: provoca aplaudir de pie y batir hurras por los involucrados.

Volví al valle de Lurín hace unos días con Walter Silvera y Anna Cartagena para preparar una nota sobre el museo y el oráculo de Pachacamac. Gracias a la buena nota de Denise Pozzi-Escott, Carmen Rosa Uceda y Janet Oshiro, del equipo del Ministerio de Cultura, pude recorrer sus salas y algunas zonas del santuario, siempre pensando en volver para seguir hurgando entre sus muros de adobe y sus infinitas historias. La siguiente crónica pretende entusiasmarlos para que se animen a visitar de nuevo el oráculo de Pachacamac.

Leer más