Turismo rural y aventura para todos los gustos en República Checa

Dormir en la copa un árbol en Brno, República Checa o dentro de una pipa –vacía por cierto- donde se añejó un buen vino de Moravia, es posible, claro que sí. El turismo a la medida de los gustos más exigentes y exóticos crece y crece como la espuma.

Apunten en su bitácora este destino: Chequia. Lo tengo claro, en mi próximo recorrido por Europa República Checa y el “otro” Viejo Continente están entre mis primeras paradas.

Y hablando de propuestas inusuales por aquí, tengo anotada dos: dormir suspendido a más de 120 metros de altura en una de las cabinas del Skylodge Adventure Suites, en el Valle Sagrado de los Incas, Cusco y pasar unos días en cualquiera de los refugios de montaña que han implementado hace mucho en Cordillera Blanca los amigos de Don Bosco.

Buena semana para todos.

Leer más

Arturo Rozas, un llanero solitario en los bosques de Kosñipata

Arturo Rozas, de Patria, sabe muy bien lo que significa conservar, cuidar los bosques de la selva alta del Cusco. Lo sabe porque en otros tiempos, él, como muchos de los hombres de su generación, anduvo dedicado a talar sin cuidado los árboles más grandes de unas selvas que consideraban inacabables, infinitas.

Él y su familia, también los demás miembros del colectivo de prestadores se servicios turísticos del distrito de Kosñipata, se han convertido en los guardianes de estos bosques todavía llenos de vida y, lamentablemente, de amenazas, de peligros inminentes. El extractivismo no se detiene y prosigue en el intento de clavar sus garras en estos paraísos rebozantes de recursos naturales.

Ojalá que sus esfuerzos por detener la destrucción de la naturaleza prosperen y que su incursión en el negocio del turismo sea rentable. El camino del pos-textractivismo está lleno de historias como las suyas.

Leer más

El turismo contra el cambio: ¿Por qué se está demorando tanto el establecimiento del Área de Conservación Regional Ausangate?

En las facultades de turismo de Lima y de seguro en las de la propia ciudad del Cusco, el caso Vinicunca ha empezado a ser estudiado como un ejemplo de turismo no planificado, informal y ambientalmente peligroso. El aluvión de visitantes que llegó a estas montañas poco transitadas por humanos, empezó hace tres años cuando las imágenes de la Montaña Arco Iris se instalaron en los escaparates del turismo masivo y el planeta Instagram.

Les dejo este primer reportaje que he preparado sobre las ACR cusqueñas que acaba de publicar la plataforma ambiental La Mula Verde. Seguimos firmes produciendo materiales para el proyecto Entre Cuencas 2018.

Leer más

[BOLIVIA] Jungle, el filme del Madidi protagonizado por Daniel Radcliffe no se verá en cines del país

Conozco el Madidi, el famoso parque nacional boliviano que compite en biodiversidad con el Manu y con las áreas naturales más extraordinarias del planeta. En marzo de este año visité Rurrenabaque, la puerta de ingreso mejor referenciada del Parque Nacional Madidi, con la intención de reportar para Mongabay Latam sobre los afanes del gobierno de Evo Morales de construir dos represas que han sido impugnadas por científicos y, sobre todo, por las comunidades indígenas de la zona.

En Rurre, así en chiquito, como llaman los bolivianos a la localidad a orillas del río Beni que se hizo famosa a inicios de los años 80 debido a la aventura vivida por el expedicionario israelita Yossi Ghinsberg, perdido en la jungla durante 21 días, tuve el privilegio de conocer a Alex Villca, empresario y ambientalista indígena, dirigente en funciones de la combativa Mancomunidad de Comunidades del río Beni y Quiquibey.

Gracias a su ayuda y al cariño de la familia de Alfredo y Benito Nay, indígenas uchupiamonas de la localidad de San Miguel de Bala, pude recorrer algunos parajes del sensacional Madidi y conocer de cerca la historia y las proyecciones de una comunidad que ha construido una ejemplar propuesta de turismo rural y de naturaleza amenazada en la actualidad por los arrestos extractivistas de un gobierno decidido a convertir el bosque en tierra fértil para los desarrollos agroindustriales y el progreso entendido en bolsas de cemento y fierro de construcción.

En Rurre, debo admitirlo, conocí la historia del israelita perdido en el bosque virgen. Me la contó el propio Alex. Conseguí como pude el libro de Ghinsberg y de un porrazo me enteré de los detalles de la aventura del mochilero intrépido. Ávido de más detalles de la odisea ubiqué a Tico Tudela, explorador y dueño de una agencia de turismo muy conocida en el Madidi y el Pilón Lajas, que me contó lo inimaginable.

Guardo su testimonio para elaborar un nuevo reportaje sobre el parque nacional.

La historia de Ghinsberg se convirtió en icónica en los ochenta precipitando sobre Rurrenabaque y el Madidi una estampida turística sin precedentes. La pequeña aldea en las estribaciones cordilleranas se convirtió en una suerte de Aguas Calientes del Beni boliviano. Los ecos de aquella estampida mediática se sienten todavía. Este año Hollywood ha convertido en filme el relato del israelita interpretado en la película por el archiconocido Daniel Radcliffe, el actor inglés que protagonizó la saga de Harry Potter.

El film fue filmado en Colombia y ya se estrenó en diferentes países. En San José de Uchupiamonas el propio Ghinsberg se encargó de pasar la película en pantalla gigante con gratísima aceptación de la población local. El israelita es muy querido en territorio uchupiamona por su compromiso militante con la causa de las comunidades indígenas. Como me lo dijo por Skype Alex Villca, Ghinsberg es un embajador en el mundo de su pueblo.

Lo curioso del caso, por decir lo menos, es que Jungle, el filme dirigido por Greg McLean, aún no se estrena en Bolivia. Villca estuvo hace unos días en La Paz indagando por los motivos y no encontró una respuesta apropiada. Es como si nadie supiera nada de la película, me comento. ¿Estará el gobierno de Evo detrás de esta evidente auto-censura? No lo sabemos pero sin duda la película hubiera sido un aliado visual de primer orden para los colectivos que se oponen a la construcción de las represas de El Bala y el Chepete, las dos megainversiones que obsesionan a Morales y sus allegados.

Les dejo esta nota recogida de un diario de La Paz.

Leer más

[COLOMBIA] Nuquí, donde la naturaleza se la pasa de fiesta

Me muero de ganas de conocer el Chocó colombiano, una geografía extraordinaria, compleja, llena de contrastes. Hace unas semanas les dejé en esta vitrina virtual la historia de Javier Montoya, un hombre bueno acribillado a mansalva en la puerta del hotel que construyó al lado del manglar y de la infinita belleza del Pacífico colombiano. Ahora les paso este relato sobre las ballenas jorobadas que arriban cada año a la ensenada de Nuquí y el trabajo de Josefina Klinger, una mujer coraje que está construyendo con los suyos una experiencia de turismo rural que quiero conocer. Buen lunes para todos.

Leer más

Colombia crea importante fondo para apoyar emprendimientos de Turismo Rural Comunitario en todo el país

Hace tiempo que lo vengo diciendo, no es ninguna novedad. El fin de la guerra interna en Colombia y la implementación de las estrategias de desarrollo que se diseñaron para echar a andar lo que ellos han llamado el post conflicto, van a convertir a nuestro vecino del norte en la potencia regional que con justicia se merecen (si es que solo tomamos en cuenta su exuberante geografía y posición geopolítica). Bien por ellos.

El problema para nosotros es que, hablando seriamente de turismo, el rush colombiano nos va a desplazar -si es que no se actúa con inmediatez e innovación- del puesto que con mucho esfuerzo habíamos alcanzado en la región en nichos tan poderosos y expectantes como el del ecoturismo, turismo de naturaleza, aviturismo y paro de incluir más ismos para no deprimirlos.

Ya les conté que fui invitado en mayo pasado por el Servicio Nacional de Aprendizaje, SENA, de Colombia para participar como expositor en un interesante seminario sobre Turismo Rural Comunitario en Manizales, Caldas, Eje Cafetero y lo que vi, en cuanto a organización y deseos por aprender se refiere, me dejó boquiabierto. Los colombianos se han tomado en serio la posibilidad de impulsar una actividad que puede gatillar el desarrollo en las zonas más deprimidas de su extenso y bellísimo territorio. Con Leoncio Santos, ex responsable nacional de la estrategia peruana de TRC, lo comentamos: si no nos ponemos las pilas los colochos se van a posicionar en el mapa del turismo rural comunitario de esta parte del continente de mejor manera que nosotros. Lo tienen todo, digámoslo con franqueza y han agarrado viada.

En fin, miren si no el tenor de esta nota que hemos tomado de la web sector. El gobierno colombiano, a través de la Dirección de Calidad y Desarrollo Sostenible del Turismo del Ministerio de Comercio Industria y Turismo, está convocando a los emprendedores locales a un concurso nacional cuyo objetivo no es otro que estimularlos con créditos para crecer, para dar el salto que quieren dar. Esperemos una respuesta apropiada del equipo que acaba de asumir funciones en el MINCETUR. En turismo, como en cualquier otro negocio, el rótulo de producto competitivo se gana en la cancha. Estamos avisados.

Leer más

Turismo sostenible: un futuro para el África rural

Desde hace algunos meses vengo colaborando con el Instituto para el Desarrollo Rural de Sudamérica (IPDRS), una aguerrida ONG boliviana empecinada en construir las herramientas que se necesitan para vigorizar los espacios rurales de nuestra región, esos territorios tan poco valorados por quienes detentan el poder en esta parte del continente y donde viven, hay que recordarlo siempre, nuestros compatriotas más pobres. El IPDRS a través del Movimiento Regional por la Tierra y el Territorio está tratando de recopilar mil historias de poblaciones campesinas, indígenas y afrodescendientes que con sus luchas y sacrificios han consolidado la propiedad de sus tierras.

Para los investigadores del instituto visibilizar esas conquistas resulta fundamental si es que se quiere construir desarrollo fuera de las ciudades y ordenas la casa de todos.

Cuatro de los casos que ha publicado el movimiento en su web han sido desarrollados por mí: el de los compañeros de la Asociación Mabosinfron, en la provincia de Purús, en Ucayali; el de Ema Tapullima y el comité de turismo de Puerto Prado, en Loreto; el de los shiringueros de la empresa Ecomusa, en Madre de Dios y el de los comuneros de Santa Catalina de Chongoyape, en Lambayeque. Precisamente de este último caso hablé en el coloquio que convocó el IPDRS en La Paz el lunes pasado aprovechando mi presencia en territorio boliviano.

Debo decir que el convite organizado por Karen Gil del equipo del instituto me encantó. Fue una linda oportunidad para compartir con los amigos bolivianos algunas impresiones que he ido recogiendo durante mis últimos viajes por el Perú, Ecuador, Colombia y Bolivia sobre el turismo, una actividad desdeñada por los teóricos que tanto bien está ocasionando, precisamente, en los espacios rurales que se pretende impulsar.

Me ratifico, a la distancia, en lo que dije al terminar la conversa respondiendo a algunas atingencias muy razonadas de los participantes: Pese a lo ideologizado que está el tema del Turismo Rural (o como quiera llamársele: turismo étnico, TRC, turismo sostenible, etc.), los modelos que se vienen implementando en Sudamérica rural son muy importantes para la recuperación y puesta en valor de los territorios en manos de las poblaciones en el campo. Eso me queda claro. El turismo rural en casi todas sus manifestaciones ha servido para construir ciudadanía, mejorar las economías locales, levantar la autoestima colectiva y, sobre todas las cosas, generar los puestos de trabajo que se necesitan para complementar los que producen las actividades tradicionales.

Les dejo esta breve revisión del caso africano hecho por una inteligente periodista española. Quienes quieren complicar las cosas fanfarroneando con teorías cargadas de ideologías decimonónicas no toman en cuenta que el turismo, según cifras últimas de la OMT, representa el 10 % del PBI mundial, el 7 % del comercio internacional y el 30 % de las exportaciones de servicios en el planeta. Uno de cada once empleos en el mundo depende de esta industria. Que los capitanes del sector y las tribus viajeras se estén interesado en los cada vez más golpeados territorios rurales es una bendición, una oportunidad que no se debe desperdiciar.

Leer más

[VIAJES] En el Hotel Fundo Ayarpongo en Churín, pedacito de cielo de la sierra limeña

Les dejo la segunda parte de una extensa crónica de Pável Cartagena sobre la sierra de Lima, uno de los paisajes más extraordinarios de los Andes centrales de nuestro país. En el distrito de Pachangara, Churín, se viene armando una novedosa propuesta de turismo rural que tiene a los propios comuneros como protagonistas y a la empresa minera Los Quenuales como puntal de desarrollo. Pável Cartagena y Walter Silvera, del equipo de Viajeros, fueron invitados a recorrer este singular destino turístico por las promotoras de Vivencial Tours, la empresa consultora que trabaja palmo a palmo con los comuneros de Pachangara en la gestión del emprendimiento de turismo rural que se está cocinando en la sierra de Lima.

Leer más

[VIAJES] Alturas de Churín: un paseo por la sierra de Lima

Les dejo la primera parte de una extensa crónica de Pável Cartagena sobre la sierra de Lima, uno de los paisajes más extraordinarios de los Andes centrales de nuestro país. En el distrito de Pachangara, Churín, se viene armando una novedosa propuesta de turismo rural que tiene a los propios comuneros como protagonistas y a la empresa minera Los Quenuales como puntal de desarrollo.

Leer más

La historia de Ema Tapullima

Admiro a Ema Tapullima y a los hombres y mujeres de Puerto Prado, una comunidad nativa ubicada a veinte minutos en bote de la ciudad de Nauta. Los admiro porque han sabido dejar atrás el inmovilismo para lanzarse a la aventura de construir desarrollo y negocios inclusivos en una pequeña aldea cocama-cocamilla a orillas del maltratado río Marañón, el gigantesco curso de agua que ha sido tan mencionado en estas últimas semanas. He visitado Puerto Prado dos veces en estos últimos meses, he tenido la suerte de convivir buenos días con los socios del Área de Conservación Privada “Iwirati” y sueño con sus mismas ilusiones.
Ellos han creado en Loreto una cabecera de playa del país que debemos construir. Y lo han hecho sin complejos, sin autocomplacencia. A puro pulmón, creativamente, apoyados en su propia organización, en su cultura ancestral y en las bondades del paraíso natural que cuidan con tanto empeño
La historia de Ema Tapullima la conocí por Bruno Monteferri, de Conservamos por Naturaleza, un aliado fundamental de este emprendimiento social que debemos conocer y replicar por mil por todo el territorio patrio.

Les paso este artículo publicado en la revista Asia Sur gracias a la buena nota de Manolo Bonilla, su editor y los buenos oficios de Giuliana Dávila. Estoy seguro que les va a gustar.

Leer más

Presentan catálogo latinoamericano de Turismo Rural Comunitario (BÁJALO AQUÍ)

Se acaba de presentar en Barcelona, el “Catálogo Latinoamericano de Turismo Rural Comunitario”, vademécum que reúne una muy sugerente relación de destinos TRC en quince países de nuestra región: Argentina, Chile, Uruguay, Bolivia, Perú, Brasil, Ecuador, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Guatemala, México y Puerto Rico.
Cuando escucho hablar de Turismo Rural Comunitario y constato la importancia que tiene la actividad en comunidades del interior de nuestros países, de inmediato pienso en Cecilia Raffo, la impulsora del concepto en el Perú, la extraordinaria mujer que nos dejó hace tan poco. En ella y en su infatigable tarea por convertir en activos las riquezas culturales de nuestros pueblos.

Les paso el link donde pueden encontrar el catálogo en PDF.

Leer más