Viajero de la Semana
Por Luis F. Cisneros / OxLahun Ben

Luis F. Cisneros: “La vida vista como un viaje infinito es la metáfora que más me inspira a seguir creyendo en lo que creo”

Luisitojjjj

Luis Federico –o sea Oxlahun Ben- hace buen tiempo que inició un viaje personal hacia las raíces de la humanidad, soy testigo de ese afán, de esa búsqueda insistente; ahora es un caminante cósmico que va dejando semillas y despertando conciencias por donde va. Su historia me conmueve, la admiro: Luisito, así lo conocemos en Viajeros, ha hecho suyas otras verdades, ha (re)construido un ideario antiguo, tan antiguo como nuestra especie. Para él el tiempo es arte y lo festeja siempre, en todas partes, amando a todas las criaturas que pueblan el planeta y sintiéndose un privilegiado, un pasajero del camino infinito.
Feliz solsticio de invierno, compañero, flores y lunas llenas siempre…

Desde la historia de mis padres la relación con el viaje ha tenido una presencia fundamental. A los dos la decisión de un viaje personal les cambió la vida y años más tarde les permitió conocerse. Desde ese momento fue dibujándose esta vibración tan singular que inspiran los viajes en mi camino.

Tres viajes en mi memoria fueron claves para que luego se comenzara a despertar más esta pasión o necesidad de volver a irme cada tanto, entregarme a la aventura y reconectarme con la naturaleza de las zonas alejadas, con el alma abierta a cada nueva exploración que el espacio me permita.

A los siete años un viaje a Cajamarca con mi madre y hermanos me permitió acercarme a mis raíces maternas, a ese universo andino del que años más tarde volvería a enamorarme. Quizá ahí sin saberlo se sembró para siempre una semilla con olor a Tierra, en medio del valle, del campo a cielo abierto rodeado de nubes, vida silvestre y enormes montañas. Quizá desde ahí esta sensibilidad ante la presencia del Sol, la luna y las estrellas fue tejiéndose para aprender a comunicarme con esa realidad mágica de la que provienen.

Tuvimos una experiencia histórica al borde de un barco gigante cuando tenía 12 años. Visitamos islas de un Caribe que nunca antes había visto y que también dejó sembrado en mi corazón esta confianza que los navegantes sienten ante las olas del cambio constante y los vientos de altamar.

El tercer viaje ya fue más espiritual. Mi viejo enfermó y fue gracias a su ausencia – o a su figura invisible – que tuve la libertad para ir en busca de mí mismo, de forma totalmente inconsciente al inicio, pero ahora que lo veo todo tiene tanto sentido. Desde ahí comenzó el misterio con la vida después de la muerte, o el interés en aprender al menos algo acerca de los otros planos de existencia a los que el espíritu irá después de esta experiencia humana, como bien narran las cosmovisiones de los antiguos en distintos libros sagrados de la historia.

Justo veo la hora y son las 3:33 am mientras escribo esto. Número místico y capicúa que me da confianza para proseguir este relato. Recuerdo que ese año en secundaria el profe de Geografía había organizado un viaje a Huaraz abierto a todos los alumnos que quisieran ser parte de esa aventura. Todos me decían que hacer ese viaje me haría bien, además de integrarme con la promoción me ayudaría para despejarme de esa atmósfera tan triste que dejan los vacíos de las personas que amamos cuando recién se van. Pero lo último que necesitaba era salirme de esa atmósfera herida. Necesitaba más que nunca permanecer en ella y hundirme en ese vacío que podía sentirse en cada rincón de la casa. Y bueno, por ahí arrancó todo esto del viaje interior y esa complicidad con la soledad y los viajes de uno mismo.

Esa fue mi base, mi raíz. Con los años me volví a conectar con la geografía a partir del periodismo de viajes, la fotografía documental y la experiencia viajera en sí misma. Ahora busco acercarme más a proyectos de desarrollo sostenible en ámbitos rurales, pueblos, comunidades, zonas alejadas o inmersas en áreas de conservación, donde pueda aportar en temas de sensibilización y crear más conciencia sobre el cuidado del ambiente, a medida que también aprendo y me involucro más en ese estilo de vida autosustentable que admiro tanto.

Así que ando en esas ahora, buscando integrar este lado de la profesión con nuevas experiencias viajeras que nutran el espíritu, la visión y me permitan compartir con diferentes personas otro tipo de cosas, otra calidad de momentos y experiencias, como sesiones de yoga y meditación al aire libre, desde algún eco albergue o refugio alternativo en la selva donde podamos despertar temprano para contemplar el amanecer junto al canto de las aves, o reunirnos alrededor del fuego en noches de luna llena y elevar rezos por la paz en el mundo, a través de sonidos, instrumentos y otros cantos que provengan del corazón. Imágenes que vienen esbozando una nueva etapa en mi camino desde lo imaginario, o desde la cuarta dimensión como dirían los Mayas. Esos viajes internos nos dan mucho equilibrio además, enseñándonos a convivir de formas más armónicas en medio de la naturaleza y a fluir como el viento con los cambios inesperados de la vida.

Sería todo un sueño, por ejemplo, retomar mi vida en el Valle Sagrado, acercarme desde allá a proyectos sociales de medio ambiente, a espacios donde enseñar yoga, donde entrenar y compartir momentos de música y danza contemporánea con niños, adolescentes, con la gente local y los viajeros de paso. Un poco de eso estuve haciendo la última vez que viví en Urubamba y fluyó hermoso. Además es muy interesante como se van tejiendo las sincronías del camino para proponer un taller en algún espacio cultural o abierto para poder compartir algo que nos apasione hacer, transmitir y pueda hacerle bien a los demás, o en el mejor de los casos pueda beneficiar a toda una comunidad. Últimamente vengo sintiendo ese llamado a involucrarme más con este tipo de iniciativas, a ser parte activa de la re-educación y el despertar de conciencia en la que estamos transitando como humanidad.

Viajar me ayuda a comprender mejor todas las cosas y procesos por los que he pasado. Procuro viajar cada tanto para mantener despierto el asombro. Viajo para seguir conociendo más espacios de la Tierra y seguir conociéndome a mí mismo en el trayecto. Viajo para mantenerme despierto a la magia del presente y recordar que en esa locura hay mucha lucidez que me hace sentir vivo y confiar plenamente en el Universo. La vida vista como un viaje infinito es la metáfora que más me inspira a seguir creyendo en lo que creo, porque aquí en la Tierra somos tan sólo un breve episodio para recordar nuestra misión hasta volver a conectar con el espíritu. Y en el recorrido podemos aprender a ser paz, ser amor, ser verdad; a amar esta Creación y a todos los prójimos del camino. Ser excepcionalmente singulares. Entonces logrando eso ya nada nos volverá a separar de la fuente de vida y volveremos a ser todos Uno, como filamentos invisibles de un mismo corazón.

Gracias por leer

¡Buen Camino a Todos!

Namaskar

936239_10201046334340325_2006728402_n

OxLahun Ben. Caminante del Cielo Cósmico
Luis Federico Cisneros Sánchez
Comunicador. Periodista. Fotógrafo. Artesano del Espacio. Corresponsal de la luz. Instructor de Yoga, Meditación e Investigador del Calendario 13 Lunas (Movimiento Mundial por la Paz. La Ley del Tiempo. Peruano de corazón nacido en la agitada década de los 80´s. Viaja y escribe para Viajeros desde el 2009, año en el que sintió el llamado de la Madre Tierra y salió de la ciudad para co-crear su nueva vida entre Cusco y el Valle Sagrado de los Incas. Momento mágico en el que renace a través del arte y la espiritualidad de la Cosmovisión andina. Desde entonces su conexión con el periodismo escrito comenzó a expandirse, hallando entre los viajes y la sabiduría de las culturas antiguas un puente aéreo hacia la esencia de la vida y la magia del amor por el planeta, el medio ambiente y la humanidad. Ese mismo año creó el blog Fuera del Tiempo para compartir sus mejores creaciones narrativas y otras aventuras inesperadas.

Datos de Contacto:
E-mail: laredinvisible@gmail.com
http://blogfueradeltiempo.worpress.com
http://artistasdelespacio.blogspot.pe

Facebook:
FUERA DEL TIEMPO (https://www.facebook.com/LaRedInvisible)
YOGA PARA EL ALMA (https://www.facebook.com/Yoga-para-el-alma)

11825185_10207073174407560_3841381876244156063_n