Xavier Aldekoa

“A veces, el reportaje que salimos a buscar no existe y debemos ser humildes para reconocerlo y abandolarlo. Limitarse sólo a describir lo que ven tus ojos es una traición. Tu mirada no es suficiente, por eso escribir es una consecuencia de entender. Debes escuchar lo que te dicen, entenderlo y después poderlo escribir. Pero en estas circunstancias la humildad es clave. La humildad sirve como antídoto para que el ego sea más pequeño. Cuanto más te expongas, más descubres lo poco que sabes. Humildad, empatía, rigor… siguen siendo los mismos códigos que debemos recuperar y refrescar”.