Colombia: Los flamencos ya no llegan a La Guajira

Lo mismo que ocurre en el Perú sucede en otras latitudes, penoso mencionarlo. Los desvaríos humanos que nos agobian por estos lares –el egoísmo de los nuevos habitantes de las ciudades, su obsesión por las carreteras y el “desarrollo”- han puesto en jaque al Santuario de Fauna y Flora Los Flamencos, el humedal más famoso de La Guajira colombiana.

Colombia, el país que a veces ponemos de modelo en cuanto a reglamentaciones ambientales se refiere, es también un campo de Agramante. No lo digo yo, que acabo de regresar de Bogotá y recorreré en los primeros días de agosto su Amazonía, lo acabo de leer en el reciente libro de uno de los más respetados periodistas de Bogotá, Daniel Samper Pizano, célebre por impedir la destrucción del Parque Tayrona, en el caribe de Santa Marta. Dice Samper: “en lo que hemos avanzado en Colombia es en la destrucción de la naturaleza, Tanto que una columna reciente de Manuel Rodríguez Becerra, un ecologista muy respetado, revela que Colombia bajó del puesto 9 al 85 en la lista de desempeño ambiental entre 2008 y 2014. Esto es una catástrofe, pero nadie se escandalizó por el dato en la clase dirigente”.

En fin, esperamos que el humedal de La Guajira, afectado también por la sequía y el Cambio Climático, se recupere y las bandadas de flamencos retornen. Sería una belleza y un alivio.