¿Y SI RETIRAMOS LAS REJAS DE LOS PARQUES DE NUESTRAS CIUDADES?

Turismo