Villa Carmen Lodge / Pilcopata

En los jardines y senderos que nacen al pie del comedor que regenta Panchito Llacma, experto en elaborar riquísimos potajes con los insumos que crecen en la huerta orgánica de Villa Carmen, acabo de ser inmensamente feliz. Mi cabaña, magnífica y provista de todas las comodidades del caso, cuyos ventanales me permitían observar la intensa actividad en una simpática cocha poblada de shanshos y garzas de todos los tamaños, fue mi refugio por varios días.