000000-3799_preview

,,

Juana contra la minería ilegal. Bitácora de Madre de Dios, día 5

Wili Reaño para #MadredeDiosPuede. Día cinco, comunidad nativa de Tres Islas 29 de diciembre de 2017 La primera vez que vi a Juana...

Foto Agencia Andina

,,,,

Asesinato en Chaparrí. Desconocidos acaban con la vida de ambientalista Napoleón Tarrillo

Tomado de Cooperacción. A nosotros la noticia nos llegó a las pocas horas de sucedido el crimen. Juan de Dios Carrasco,...

No Banner to display

biografia-750x330

,,,,

Apaktone, el defensor de los pueblos indígenas de Madre de Dios.

Wili Reaño para #MadredeDiosPuede. Día 10, Apaktone 3 de enero de 2017 Lo llamaban Apaktone, en la nueva grafía harakbut,...

descubrimiento-del-amazonas-tomado-de-internet

,

Aventureros y navegantes por los ríos de Madre de Dios, Bitácora de Madre de Dios, día 3

Wili Reaño para #MadedeDiosPuede. 1. Fueron varios los maldonados que se vincularon, en un principio y con poca fortuna, a la suerte...

para-spv-chebo

BITÁCORA DE MADRE DE DIOS: UNA CAMPAÑA EN DEFENSA DE LA VIDA Y LOS BOSQUES

#MadredeDiosPuede. 22 de diciembre del 2017 Hola a todos, nos hemos sumado a la campaña #MadredeDiosPuede, una...

ecosistemalagunas-mediana

,,,,

Descubren en Cordillera Azul dos especies de aves nuevas para la ciencia

Tomado de Mongabay Latam y post en FB de Fernando Rubio. Descubren en San Martín nueva especie de ave para la ciencia: el Pájaro Hormiguero de Cordillera...

isabella-falco-1

,,,

Isabella Falco: “La Maratón de Sables ha sido una vitrina excelente para el Perú y sus atletas”

Wili Reaño - Viajeros. A mí me encantaría que bajo el paraguas de la Marca Perú, se aloje una más chiquita, más...

Rachid El Morabity de Marruecos: el Rey del Desierto.

,,,

La Maratón de Sables del desierto de Paracas

Wili Reaño para Caretas con fotos de la MDS 2017. A Richard Bauer, el creador de la famosa Maratón des Sables, la carrera pedestre más dura del...

Alojamiento con estilo

_06a0213

Amak / Iquitos

El retorno a las fuentes: el Amak de Iquitos, una propuesta renovadora El Yanayacu es un río de...

  

Donde comer en el Perú

4-club-el-comercio

Incanto / Cusco

Hubo un tiempo en que los viajeros extranjeros se agrupaban en las puertas de los restaurantes del...

  

Mi columna

dscf1703

EUROPA, EUROPA… DESDE EL BANHOF QUAI Desde Niederdorfstrasse, en Zürich, puedo observar el mundo. Y es mucho más hermoso de lo  que...

Cuadernos de campo

DE PASADITA POR EL MALECÓN DEL CHACO, EN PARACAS La señora que atiende en uno de los restaurantes más concurridos del malecón del Chaco, en...

Mis lugares favoritos

vist_peru_acc-0138-1-2

El tren Vistadome a Machu Picchu / Cusco
Hace unos días volví de nuevo a Machu Picchu, el destino que más gozo cuando se trata de viajar...

Viajero de la semana

Arturo Bullard: “Hace más de veinte años Tambopata me cambió la vida…”

2-arturo-bullard-para-ig
Comentarios (0) | Por #MadredeDiosPuede

Mis libros

untitled (2)

Inés y la Alegría
Inés y la alegría El ejército de la Unión Nacional Española y la invasión del valle de...

Caza de citas

“Fue su último libro completo. Había sido un lector de una voracidad imperturbable, lo mismo en las treguas de las batallas que en los reposos del amor, pero sin orden ni método. Leía a toda hora, con la luz que hubiera, a veces paseándose bajo los árboles, a veces en la penumbra de los coches trepidantes por los pavimentos de piedra, a veces meciéndose en la hamaca al mismo tiempo que dictaba una carta. Un librero de Lima se había sorprendido de la abundancia y variedad de las obras que seleccionó de un catálogo general en que había desde filósofos griegos hasta un tratado de quiromancia. En su juventud leyó a los románticos por influencia de su maestro Simón Rodríguez, y siguió devorándolos como si se leyera a sí mismo con su temperamento idealista y exaltado. Fueron lecturas pasionales que lo marcaron por el resto de la vida. Al final había leído todo lo que cayó en sus manos, y no tuvo un autor favorito, sino muchos que lo fueron en sus distintas épocas. Los estantes de las casas diversas en las que vivió estuvieron siempre a reventar, y los dormitorios y corredores terminaron convertidos en desfiladeros de libros amontonados, y montañas de documentos errantes que proliferaban a su paso y lo perseguían sin misericordia buscando la paz de los archivos. Nunca alcanzó a leer tantos como tenía. Cuando cambiaba de ciudad los dejaba al cuidado de los amigos de más confianza, aunque nunca volviera a saber de ellos, y la vida de guerra lo obligó a dejar un rastro de más de cuatrocientos leguas de libros y papeles desde Bolivia hasta Venezuela”.

García Márquez sobre Bolívar