Pava aliblanca: el regreso de una ave emblemática que se creyó extinta por 100 años

Uno de los proyectos más notables de rewilding –o reintroducción de especies silvestres- en nuestro país es el que se empezó a ejecutar en Chaparrí, la primera área de conservación privada en el Perú, luego de los resonantes éxitos reproductivos de la pava aliblanca en el recordado Zoocriadero Bárbara D’Achille, el centro de investigación que fundó en Olmos, departamento de Lambayeque, el empresario agrario Gustavo del Solar, el mismo que fuera dirigido con éxito por Fernando Angulo, el líder de CORBIDI y amigo de toda la vida.

A ambos, dicho sea de paso, los conocí allí, venciendo obstáculos propios de gesta tan singular y acopiando convicciones que veinte años después, con seguridad en el caso de Fernando, el buen Gustavo nos abandonó pronto, siguen vigentes. En un artículo auroral escrito para la revista Viajeros, Angulo comenta que “la reintroducción de individuos reproductivos en cautiverio al hábitat silvestre es una herramienta común usada para el rescate de especies en peligro de extinción”. Y claro que tenía razón: como lo menciona Talía Lostaunau, otra exalumna como él de la Universidad Nacional Agraria, el proceso de reintroducción de la emblemática pava aliblanca lambayecana ha sido tan exitoso que cuarenta años después de iniciado el esfuerzo por salvarla de la extinción, la especie dejó de ser considerada en Peligro crítico por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y sus individuos en estado natural, 400 según la nota de Talía que publica Mongabay Latam , se desplazan a sus anchas por los bosques secos de Lambayeque y Cajamarca. Fabuloso.

No digo más, la historia del redescubrimiento en 1977 de la hasta entonces enigmática pava y los éxitos de su recuperación poblacional los pueden conocer en la siguiente nota. Alas y buen viento para todos (es especial para las especies de nuestra amenazada avifauna local).