Atleta shipibo Mauro Valera marca historia como campeón en lanzamiento de jabalina

Suelo comprar muy de vez en cuando Trome, el diario popular del grupo El Comercio, para saborear los comentarios del Búho, según algunos conocidos míos en el gremio, el periodista más leído del diarismo limeño. Esta mañana, mientras sorteaba las calatas y tragedias urbanas de sus páginas interiores tratando de llegar a la columna de su colaborador estrella, me tropecé con la historia de Mauro Alejandro Valera, el atleta shipibo de la comunidad nativa Canaán de Chía Tipishca, en Loreto, que viene haciendo los méritos necesarios para obtener un cupo en la delegación peruana que participará en el próximo campeonato sudamericano de atletismo en Ecuador.

Fantástico, como los colombianos que tienen en su selección de fútbol a Luis Fernando Díaz, un indígena wayú de La Guajira, nosotros tenemos a este muchacho de 20 años que admira a los fondistas Gladys Tejeda y Christian Pacheco, dos peruanos de clara procedencia quechua. Les dejo por aquí la nota sobre el deportista que fabricó con madera de capirona su primera jabalina y que durante años de años no ha hecho otra cosa que lanzarla sobre el dosel de los bosques de su comunidad. Si los diarios chichas o populares de nuestro país, y los demás medios de comunicación, se dedicaran un poquito. solo un poquito, a exaltar noticias como ésta, contribuirían notablemente a cambiar esa mirada hostil y a veces conmiserativa que se tiene en las ciudades de la población indígena del Perú. Solo Trome edita 650 mil ejemplares cada día, contar con sus periodistas y con el Búho diariamente en ese cometido de urgente necesidad nacional sería un golazo de media cancha.

Leer más

Asesinan a maestra shipibo conibo Olivia Arévalo y amenazan a dirigentes de otras comunidades nativas de Pucallpa

A veces toca escribir con los dientes apretados y a toda prisa. El día de ayer, en Pucallpa, en la comunidad intercultural Victoria Gracia donde vivía, Olivia Arévalo Lomas, la conocida maestra shipibo conibo, fue asesinada a mansalva por un sicario que le disparó cinco tiros a quemarropa antes de huir.

Su muerte ha conmocionado al movimiento indígena de todo el mundo y representa un baldón para nuestro país y nuestros gobernantes, incapaces los últimos de dar con los culpables del crimen de Edwin Chota y sus acompañantes en la comunidad de Saweto, también en Ucayali, hace tres años y medio y del asesinato de José Napoleón Tarrillo, comunero de la comunidad campesina de Santa Catalina de Chongoyape, suceso acaecido en enero de este año.

Todos, hechos vinculados a la ocupación a mansalva de las tierras indígenas y a la defensa del territorio por parte de sus verdaderos dueños.

Mientras preparo estas notas apuradas y tristes, Cecilio Soria, periodista shipibo con residencia en Pucallpa, denuncia en su cuenta de Facebook las amenazas de muerte recibidas hace pocas horas por los dirigentes Magdalena Flórez y Bernardo Murayami, de la comunidad intercultural Nueva Era, también en las proximidades de la capital de Ucayali.

La impunidad y el desamparo total. Es necesario poner fin inmediatamente a tanta barbarie y restablecer el orden y la tranquilidad en los territorios indígenas. No hay mucho más que decir por ahora.

Leer más