Grupo AJE se sumó a la iniciativa “Apadrina una taricaya, conserva Pacaya”

Lo voy a decir de nuevo, so pena de aburrir al respetable con el mismo sonsonete: resulta una desgracia que en tiempos de calentamiento global y descalabro ambiental la agenda política nacional siga estando dominada por temas tan insulsos como los que estamos obligados a espectar todos los días en los medios de comunicación. Y que las noticias como ésta que les dejo no adquieran la preeminencia debido al pedo que le damos a los escandaletes y escaramuzas verbales a los que nos tienen acostumbrados los politicastros de siempre. Que la Reserva Nacional Pacaya-Samiria, un humedal en Loreto o bosque de várzea de dos millones de hectáreas, empiece a llamar la atención de empresas privadas interesadas en promover su conservación y el apropiado uso de sus ingentes recursos naturales debería ser festejado a lo grande para que el buen ejemplo cunda y se replique por toda la Amazonía, para empezar, un territorio que bien gestionado está en condiciones de detener el Armagedón ambiental en ciernes. En fin, no quiero aguarles la noche y si pueden, pinchen en su ordenador los links que dan cuenta de la campaña “Apadrina una taricaya, conserva Pacaya” que viene impulsando con éxito el Sernanp y sus socios locales. Vale la pena apoyarla, #otromundoesposible

Leer más

Se inició campaña de recolección y reanidación de taricayas en Pacaya Samiria

En la Reserva Nacional Pacaya Samiria se han venido desarrollando en los últimos años emblemáticos proyectos de conservación y manejo de poblaciones silvestres. Pro Naturaleza, también Green Life, la oenegé que fundara el recordado Mario de Col, han sido pioneras en el tesonero intento de revertir tendencias y convertir el área en ejemplar y sostenible. Me consta.

Saludo el inicio de la campaña anual de recolección y reanidación de taricayas, una especie de quelonio que estuvo a punto desaparecer como consecuencia de la explotación excesiva de sus poblaciones y que ahora se recupera. El año pasado, según la nota que nos acaba de enviar el SERNANP, la misma campaña produjo ingresos a los involucrados –comunidades debidamente capacitadas- por más de un millón de soles. Ese es el camino que nos toca recorrer: convertir las áreas protegidas y demás espacios de la Amazonía en campos productivos que concilien de una vez conservación y desarrollo, dos conceptos que hasta la fecha parecieran irreconciliables. Y recorrerlo rápido, no queda mucho tiempo antes de que las ciudades y pueblos que fructifican en las tierras amazónicas se coman a la gallina de los huevos de oro y punto final. Les paso la nota de Mariela Huacchillo.

Leer más