Huevos de taricaya cosechados en grupos de manejo de la Reserva Nacional Pacaya-Samiria empiezan a comercializarse con éxito

Mi opinión

La revolución amazónica tiene que ser productiva, lo acabo de mencionar en una nota que escribí en esta misma plataforma a propósito de la liberación de taricayas impulsada por la Municipalidad de Maynas en consorcio con un grupo grande de empresas privadas. Y debe ser una revolución productiva porque estamos en la obligación de preservar la Amazonía y sus ingentes recursos naturales a pesar de la obstinación del extractivismo cutre y la explosión demográfica que agota a sus ciudades y villorrios. Parece una contradicción, pero no lo es: la utilización sostenible de los recursos de sus suelos, bosques, cochas y ríos amazónicos dentro de la lógica de la conservación-productiva que venimos defendiendo por aquí ya tiene ejemplos para mostrar: el de los comités de manejo de las poblaciones de tortugas en la Reserva Nacional Pacaya-Samiria es uno de ellos. Otro, no quiero ser redundante, el que viene desarrollando el Grupo AJE a través de su marca BIO Amayu, una bebida hecha a base de “frutos del bosque”, el oro verde de nuestra exuberante Amazonía, obtenido por las propias comunidades respetando los ciclos ecosistémicos de la tierra que habitan. Les dejo esta nota que da cuenta de un nuevo aporte de la alianza productiva entre el SERNANP, el servicio nacional de áreas protegidas del Perú y las comunidades de la reserva nacional: a partir de este año podremos consumir en las ciudades huevitos de taricayas envasados al vacío gracias al trabajo de las instituciones académicas, en este caso el Instituto Tecnológico del Perú, que se vienen sumando a la revolución natural que queremos. Buen fin de semana para todos.

Demostrando el gran aporte que brindan las áreas naturales protegidas al desarrollo de las comunidades que viven en su ámbito, el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp) y los grupos de manejo de la Reserva Nacional Pacaya Samiria presentaron una nueva alternativa en el uso sostenible de los recursos naturales: huevos de taricaya empacados al vacío.

Esta iniciativa forma parte de la política del sector Ambiente de asegurar la conservación de los ecosistemas y biodiversidad de las áreas naturales protegidas que tiene como objetivo inspirar a los consumidores a través de nuevos emprendimientos sostenibles que aportan en la mejora de la calidad de vida y el desarrollo de las comunidades organizadas que viven en el ámbito de estos espacios, enfocándolos en su reactivación económica frente a la pandemia causada por el Covid-19.

Esta nueva línea de productos, desarrollados en presentaciones de 12, 24 y 48 unidades; beneficia directamente a 36 familias organizadas en cuatro grupos de manejo de las OSPAS Los Jaguares, Los Leones, Los Catalanes y Los Tucanes. Durante esta primera etapa se ha logrado procesar aproximadamente 6 mil huevos de taricayas para la elaboración de 212 empaques.

Estos productos se desarrollaron gracias al apoyo técnico del Instituto Tecnológico del Perú, a través del CITE Maynas, y a la empresa PetroTal, en el marco del convenio de cooperación interinstitucional suscrito con el Sernanp.

Esta nueva alternativa fue presentada durante la feria de emprendimiento forestal y de fauna silvestre, organizada por la Gerencia Regional Forestal y de Fauna Silvestre del Gobierno Regional de Loreto y desarrollada en la ciudad de Iquitos.

Más info Grupo AJE se sumó a la iniciativa “Apadrina una taricaya, conserva Pacaya”

Dato
Como parte de la campaña de manejo de taricayas para este 2021, se tiene previsto liberar a su hábitat natural a aproximadamente 700,000 taricayas, objetivo que es posible gracias al trabajo articulado entre las comunidades y el equipo del Sernanp de la Reserva Nacional Pacaya Samiria.