Los dioses amazónicos visitan Beijing. Rember Yahuarcani presenta su obra en el Museo de Arte Shangyuan

Encontré hace unos días esta entrevista al pintor Rember Yahuarcani, notable exponente del arte y la lucha de los pueblos amazónicos. Conocía, poco de su obra, debo decirlo, apenas algunos retazos que he podido apreciar en Internet. Como ha dicho Paco Bardales, Yahuarcani es uno los artistas amazónicos con mayor proyección a nivel nacional e internacional.

Les dejo las respuestas que le envío el artista a Pedro Escribano sobre la muestra que está presentando en Beijing; son reveladoras del malestar que se siente en la Amazonía en estos tiempos de extractivismos, abandonos y violencia acumulada. Anoche se lo comentaba a Iñigo Maneiro a propósito de su retorno al territorio awajún, la Amazonía -su gente, sus paisajes, sus recursos- están siendo avasallados por un modelo de ocupación bestia, que no respeta las dinámicas propias de las culturas y ecosistemas que pervivieron en el tiempo.

Lo dice con claridad Yahuarcani: “una de las cosas que sabemos muy bien los indígenas, es el sufrimiento”. Pero el sufrimiento tiene que parar.

La extrema vulnerabilidad en que se encuentra la región debería llamar la atención de la clase política y la sociedad en su conjunto, para que las soluciones a los grandes desafíos de la región empiecen a plasmarse de una vez.

“Los investigadores peruanos, dice Rember Yahuarcani, aún creen estar viviendo en el siglo XX, han asumido la palabra del indígena de una forma dictatorial, paternalista y han hablado en nombre de nosotros y, han asumido que pueden pensar por nosotros. Se han convertido en portavoces nuestros y nos han convertido en objetos o piezas de museo”.

Tiene absoluta razón.

“Los Uitotos –continua y pudo haber dicho los harakbut, los ese ejas, los awajún, la “gente” de cada una de las naciones amazónicas- estamos hace diez mil años en la selva; en ese sentido, abandonar o cambiar mi [nuestra] cultura, mis [nuestras] costumbres, mi [nuestra] comida, mi [nuestra] filosofía, mi [nuestra] familia, sería traicionar a los míos. No solo a mi familia y ancestros, también a mis dioses y seres mitológicos que me gobiernan día a día.

Cuánta lógica.

Leer más

Arte Nativa 2017: bellas e innovadoras creaciones de artesanos amazónicos se presentarán en distrito de Miraflores

Me entusiasman estas ferias que reúnen -en Lima o en cualquier otra ciudad- a los artistas populares más renombrados de nuestro país. Portaestandartes de nuestra tradición, los creadores culturales, en este caso artistas amazónicos, merecen todo nuestro apoyo. Qué mejor manera que dárselo visitando la Feria de Artesanía “Arte Nativa 2017” que se inaugura éste viernes. Allí vamos a estar, suerte y muchas felicitaciones a los convocados.

Leer más

Chebo Ballumbrosio: “Tienes que reconocer quién eres, sin hacer aspaviento”

Chebo Ballumbrosio, ante todo negro de El Carmen, Chincha, me honra con su amistad desde hace mucho, tanto que ya no sé hace cuánto. Músico, pintor, zapateador de los buenos, maestro de escuela, saltimbanqui, artista en todo el sentido de la palabra, el mayor de los Ballumbrothers es, lo he dicho siempre, un mago, un hacedor de historias, un duendecillo libre entre los campos de algodón y las tarumbas. Escucharlo, saber en qué anda, resulta un alivio. Maribel De Paz, la periodista de El Comercio, trató de atraparlo, sin mucha suerte, hace unos días. Los dejo con el intento.

Leer más

Te presentamos las 14 expresiones de arte popular que son Patrimonio Cultural de la Nación

Deberíamos empezar, si de verdad queremos hablar de patrimonio, por conocer las catorce manifestaciones culturales que precisamente han sido declaradas Patrimonio Cultural de la Nación. Y no hay plan mejor este mes de julio que conocerlas en vivo en la feria “Ruraq Maqi, hecho a mano”, la tradicional exposición-venta que reúne a más de cien colectivos de artesanos de todo el país que impulsa desde hace diez años el Ministerio de Cultura.

La feria se acaba de inaugurar en los salones Kuélap y Nazca del Ministerio de Cultura y va a estar abierta al público hasta el domingo 31. Meritoria labor del ministerio, felicitaciones. Meritorio también el auspicio de las empresas privadas que apoyan este año por el evento: Casa Andina, Plaza Vea, Vivanda, Grupo RPP, Línea 1 del Metro de Lima y Graña y Montero. Ese es el camino.

Leer más

El guardián del charango

Don Jaime Guardia es una figura viviente del arte popular, de la música andina del Perú. Como Máximo Damián, este ayacuchano de Pauza también fue amigo de Arguedas y al igual que el violinista recientemente desaparecido objeto de una de sus dedicatorias más sentidas y premonitorias: ” A Jaime Guardia, de la villa de Pauza, en quien la música del Perú está encarnada cual fuego y llanto sin límites”.

Don Jaime está enfermo, ha perdido bríos, la pasa mal. Sus amigos están muy preocupados y temen que su salud se resquebraje aún más. Tremendo sino el de nuestros artistas más singulares, las estrecheces económicas y los achaques propios de la edad los golpean inmisericordemente. Por eso es que urge la solidaridad de los que amamos el arte y henos gozado con las cuerdas de este músico eximio y cultor de una tradición que está apagando, lamentablemente.

El 28 de marzo, en el Gran Teatro Nacional, tenemos una cita con Jaime Guardia, amigo del maestro Arguedas y uno de los últimos representantes de lo mejor que ha parido la música andina del Perú.

Leer más

Máximo Damián en la memoria de José Matos Mar

La Lima y el Perú del desborde popular y la “revolución cultural” que tan bien estudiara José Matos Mar, amigo de Arguedas y fundador hace poco más de cincuenta años del IEP; tuvieron en Máximo Damián a uno de sus más genuinos exponentes. Hay que leer varias veces este textito de Matos Mar para terminar de entender la pérdida que significa para el país la partida del violinista de San Diego de Ischua, Lucanas.

Leer más

No has muerto en vano, Máximo Damián

A mí también me educaron Oscar y Lucinda, los empleados que en casa se ocupaban de mis momentos libres de la presión escolar y los avatares de ser el menor de una familia numerosa. Oscar Ramos Santiago era de Ayacucho, de su campo luminoso y al borde del estallido social; Lucinda Soto, de Huánuco, supongo que de alguna de sus provincias colgadas a los Andes.

Con ellos aprendí a valorar la música que lloraban los migrantes en el Coliseo del Puente del Ejército y que los domingos de guardar descanso, ambos solían escuchar en sus habitáculos de desterrados.

En esas largas, interminables audiciones, en esos rituales al decir de Antonio Muñoz Monge, folclorista y provinciano, los peruanos más humildes de la Lima colonial y sombría de mi infancia se olvidaban por un momento de las penurias que les aventaba la urbe que aún no imaginaban conquistar: “Uno se entrega feliz y confiado al hechizo de estas horas que vuelan entre abrazos, bailes y canciones. Verdaderamente una catarsis para poder soportar toda otra semana de neurosis que nos regala la gran ciudad”. Yo me daba cuenta, a mis pocos años, de esa verdad.

Nunca llegué a acompañarlos al “colíseo” como solían llamar a ese templo de la música vernácula, no pude gozar del violín embrujado y retumbante de Zenobio Dhaga Sapaico, del valle del Mantaro; tampoco de las melodías que salían de las manos y el alma de Máximo Damián Huamaní, el hombre de tez tersa nacido en San Diego de Ischua, Lucanas, que ya era reconocido por las multitudes como el amigo del maestro Arguedas, como el magnífico ejecutor de las notas que hacían vibrar a los danzaqs recién llegados desde las alturas de Ayacucho, Huancavelica o Apurímac.

Don Máximo Damián, el peruano ilustre que acaba de partir, fue cultor de una música que está desapareciendo, lamentablemente, herida de muerte por el empuje y predominancia de una modernidad que está matando otras expresiones culturales de este país multidiverso y antiguo. Su partida a los 78 años es una pérdida invaluable, de inconmensurables consecuencias, para la pervivencia del arte popular que se gestó en el siglo XX y del cual él fue uno de sus más grandes exponentes.

Lo había incluido en una lista de posibles entrevistados para “Viajeros, la aventura del Perú”, el programa de TV que hemos lanzado este mes al aire con la pretensión de darle pelea a la telebasura que se ha enseñoreado de la pantalla nacional. Llegamos tarde.

Que el drama de su muerte, precedida del funesto y peruanísimo olvido, llame la atención de autoridades y cultores del arte popular nuestro; finalmente, como dice Leo Casas, otro artista olvidado, el Estado tiene la obligación de velar por la salud y la obra de una pléyade de artistas que debido a su avanzada edad y los rigores propios de una vida dedicada a la música y otras expresiones la pasan mal. Uno de ellos, el gran charanguista ayacuchano Jaime Guardia.

Vuele alto, don Máximo, hacia las estrellas y el sol…

Leer más