Viajero Raimon Pla presenta en Lima “Elixir de los Dioses”, un recorrido por la medicina tradicional peruana

Presento este jueves en la Feria del Libro de Miraflores “Elixir de los dioses”, el recorrido por la medicina tradicional peruana que ha hecho el viajero catalán Raimon Pla, fotógrafo y trajinado estudioso de las plantas maestras del Perú.

El libro contiene el relato experiencial de quien ha navegado –soy testigo de aquello- con especial devoción por la farmacopea de un país en el que ha sobrevivido una cosmovisión respetuosa de la naturaleza. “Para mí, dice Pla, el único código abierto está en la naturaleza, de la que nos estamos alejando, a pesar de que, en realidad, todo es lo mismo”.

El libro de Raimón ha sido editado en Barcelona por editorial Kairós y resulta una espléndida y muy personal guía para quienes deseen explorar más sobre el (la) ayahuasca, el sampedrito, el tabaco, la coca y otras plantas maestras de nuestro país. El trabajo contiene, además, excelentes reseñas y entrevistas a un grupo de maestros muy serios y comprometidos con su trabajo sanador que el catalán ha frecuentado en su recorrido peruanista: Juan Flores, Ernesto García, Marcelino Nolorbe, Winston Tangoa, Agustín Rivas y otros.

Como dice Raimón Pla la pérdida de este legado ancestral, que se está produciendo de manera desaforada, supone la destrucción de un “templo” donde se aloja la singular naturaleza de estos trópicos y la tradición de cientos de generaciones que supieron vincularse con armonía y admiración con el mundo de las plantas.

Y esta destrucción suicida se produce a pesar que “aún es poco lo que la cultura occidental sabe acerca de sus ritmos y leyes secretas”. El libro lo voy a presentar al alimón con Flor Ruiz, fotógrafa de viajes y amiga también del hiperactivo trotamundos catalán.

Les dejo por aquí el prólogo que escribí para este libro. Linda semana, nos vemos el jueves 1/11…

Leer más

Los dioses amazónicos visitan Beijing. Rember Yahuarcani presenta su obra en el Museo de Arte Shangyuan

Encontré hace unos días esta entrevista al pintor Rember Yahuarcani, notable exponente del arte y la lucha de los pueblos amazónicos. Conocía, poco de su obra, debo decirlo, apenas algunos retazos que he podido apreciar en Internet. Como ha dicho Paco Bardales, Yahuarcani es uno los artistas amazónicos con mayor proyección a nivel nacional e internacional.

Les dejo las respuestas que le envío el artista a Pedro Escribano sobre la muestra que está presentando en Beijing; son reveladoras del malestar que se siente en la Amazonía en estos tiempos de extractivismos, abandonos y violencia acumulada. Anoche se lo comentaba a Iñigo Maneiro a propósito de su retorno al territorio awajún, la Amazonía -su gente, sus paisajes, sus recursos- están siendo avasallados por un modelo de ocupación bestia, que no respeta las dinámicas propias de las culturas y ecosistemas que pervivieron en el tiempo.

Lo dice con claridad Yahuarcani: “una de las cosas que sabemos muy bien los indígenas, es el sufrimiento”. Pero el sufrimiento tiene que parar.

La extrema vulnerabilidad en que se encuentra la región debería llamar la atención de la clase política y la sociedad en su conjunto, para que las soluciones a los grandes desafíos de la región empiecen a plasmarse de una vez.

“Los investigadores peruanos, dice Rember Yahuarcani, aún creen estar viviendo en el siglo XX, han asumido la palabra del indígena de una forma dictatorial, paternalista y han hablado en nombre de nosotros y, han asumido que pueden pensar por nosotros. Se han convertido en portavoces nuestros y nos han convertido en objetos o piezas de museo”.

Tiene absoluta razón.

“Los Uitotos –continua y pudo haber dicho los harakbut, los ese ejas, los awajún, la “gente” de cada una de las naciones amazónicas- estamos hace diez mil años en la selva; en ese sentido, abandonar o cambiar mi [nuestra] cultura, mis [nuestras] costumbres, mi [nuestra] comida, mi [nuestra] filosofía, mi [nuestra] familia, sería traicionar a los míos. No solo a mi familia y ancestros, también a mis dioses y seres mitológicos que me gobiernan día a día.

Cuánta lógica.

Leer más

El futuro de la Amazonía se juega en las elecciones de Brasil

Acabo de estar en la Amazonía del Brasil, un campo de golf infinito atravesado por carreteras que no acaban y fazendas dedicadas en extremo a la ganadería o a la agroindustria. Como dicen en mis pagos lo he visto con mis propios ojos…

La Amazonía brasileña, elogiada en los documentos alineados a los foros ambientales por el compromiso supuesto de sus gobernantes en contra de la deforestación, no existe, es una quimera, la han destruido a la mala tanto los gobiernos de derecha como los de izquierda.

Pero lo que se viene, de llegar al poder Jair Bolsonaro, el líder del trumpismo tercermundista que arrasa en Brasil, es atroz, de terror.
Les dejo este reporte de The New York Times en español; sobre el tema han dicho lo mismo en El País de España y en toda la prensa más o menos seria del planeta. Estamos advertidos, Bolsonaro no cree en el cambio climático y ha adelantado que en un gobierno suyo se eliminará el Ministerio de Medioambiente, las reservas indígenas y todo aquello que huela a ecología y conservación de la naturaleza.

Horrible, los Otsukas y Tubinos cholos deben estar de plácemes, por fin encontraron un líder a la medida de su perorata desarrollista.

Leer más

Ciencia y tecnología de punta para salvar el planeta. El trabajo de Conservación Amazónica – ACCA en la Amazonía del sur del Perú

La oficina de Daniela Pogliani se encuentra en el segundo piso de una casita típicamente miraflorina en uno de los límites de un distrito que intenta organizar la vida de sus vecinos de otra manera.

En una ciudad desbordada como Lima, con más de diez millones de habitantes, Miraflores es a todas luces una comuna ejemplar, diferente, administrada por un consejo municipal que intenta gestionar el distrito de manera ordenada, pensando en los retos de un milenio que exige un modo de concebir la vida en las ciudades –y en el campo- de manera diferente, de otro modo.

He llegado al nuevo local de Conservación Amazónica – ACCA para empezar a hablar precisamente de sostenibilidad, un concepto que se ha ido incorporando rápidamente al discurso político, y eso tal vez sea lo más peligroso, como se incorporaron en su momento los de ecología, responsabilidad social y, ahora último, ciudadanía.

Leer más

Bolivia: la paraba barba azul encuentra un nuevo refugio al sur del Beni

Las parabas que se están protegiendo en la novísima Reserva Paraba Barba Azul Laney Rickman, a iniciativa de la Asociación Armonía, se podría decir que están emparentadas de alguna manera con las parabas frente roja que se están poniendo en riesgo en el Área de Manejo Integrado (AMNI) Río Grande – Valles Cruceños, de prosperar la construcción de la cuestionada hidroeléctrica de Rositas, en el departamento de Santa Cruz, el complejo energético que patrocina con inusitado esfuerzo el gobierno de Evo Morales.

Así de contradictorias están las cosas en la Bolivia que voy recorriendo desde hace varias semanas. Por un lado, la preocupación de sus ciudadanos por la naturaleza y los paisajes que resguardan sus áreas protegidas y, por otro lado, la obsesión gobiernista por sacar adelante, y a como dé lugar, un conjunto de grandes obras y desarrollos de infraestructuras con el objetivo de conseguir los recursos económicos que posibiliten la revolución “democrático-cultural” que viene liderando el presidente-candidato Morales.

Sobre esta dicotomía, por no decir abierta contradicción, conversé hace unos días con el diplomático Pablo Solón, ex compañero de ruta del gobierno del MAS, quien no dudó en afirmar que “en la última década no se puede citar ningún ejemplo en Bolivia en el que los derechos de la naturaleza hayan prevalecido sobre los intereses de extracción, contaminación y depredación de la Madre Tierra”.

Tremendo, así marchan las cosas en esta nación tan compleja y llena de contrastes. Los dejo con este reporte de Yvette Sierra para Mongabay Latam. Preparo una entrevista a Pablo Solón que va a sacar chispas y un reportaje grande, grandazo, sobre los esfuerzos de los fundadores de Rainforest Expeditions, una empresa de ecoturismo peruana en Tambopata, Madre de Dios, por salvar los guacamayos de esa extraordinaria región del Perú.
Los nidos artificiales que el Proyecto Guacamayo desarrolló a inicios de los noventa en el Tambopata Research Center han servido para desarrollar experiencias similares en otras partes del mundo.

Buen domingo, viajeros.

Leer más

José Vicens, cazador de sueños

Acabo de recorrer los rincones más promocionados del distrito de Kosñipata, en el Cusco, gracias al impulso de Conservación Amazónica – ACCA, una organización peruana comprometida con el cuidado y la adecuada gestión de la cuenca amazónica. Con sus técnicos visité las magníficas estaciones biológicas que gestionan en el corredor Acjanaco-Pilcopata y pude conocer también a los protagonistas más relevantes de un destino auspicioso y lleno de posibilidades: hombres y mujeres de todos los talantes y nacionalidades trabajando por el desarrollo local y el impulso del turismo responsable y la ciencia. Uno de ellos, José Vicens Bordoy, mallorquín y terco defensor de lo nuestro. Les dejo su historia, seguimos #EntreCuencas2018.

Leer más

Cuerpos pintados en el bosque de Madre de Dios. Apoteosis harakbut en la Reserva Comunal Amarakaeri

Les dejo por aquí la versión completa del reportaje que escribí sobre los harakbut de la Reserva Comunal Amarakaeri.

Pese a lo complicado de la tarea emprendida por las comunidades nativas comprometidas en la propuesta de las reservas comunales establecidas por el Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas me ilusiona la posibilidad de que sean las propias poblaciones locales las que deciden y gestionan los territorios bajo su tutela. Y que el Sernanp esté de su lado, vigilante, solidario, para lo que sea necesario.

Tanto las comunidades nativas como el Estado y por cierto, la sociedad civil, esa entelequia que a muchos disgusta, debemos agotar esfuerzos para crear modelos de gestión que puedan parar la hecatombe ambiental que está destruyéndolo todo. Y hacerlo ya, de una vez, no hay más tiempo que perder.

Leer más

[VIAJES] Los Shanenawa, un pueblo amazónico del Brasil que lucha por recuperar su cultura y su territorio

Después de viajar por los ríos y carreteras de Brasil con un grupo de artistas populares del pueblo indígena Huni Kui, Sadi Paredes, viajero peruano, llegó a las fronteras del estado brasileño de Acre con el Perú para convivir un tiempo con los Shanenawas, otro pueblo nativo, en la aldea SheneKaya, una localidad en medio del mato o selva cuyos habitantes se han propuesto vivir en armonía con la Tierra y vienen refundando sus convicciones culturales.

Me emociona acompañar desde esta plataforma a Sadi, quien antes de recorrer todo Brasil, se movió por toda la sierra sur peruana, Chile, Argentina y Uruguay. Sadico, como lo llamamos cariñosamente en el barrio, es un chef peruano curtido en mil cocinas del mundo, estoy seguro por eso que los Huni Kuis y Shanenawas han aprendido tanto de su saber como él del conocimiento ancestral de los pueblos amazónicos que está visitando.

Sadi debe estar en estos días en territorio peruano. Me voy a reunir con él, así hemos quedado, en algún rincón de la floresta amazónica. Les dejo estas líneas de su encuentro personal con el ayahuasca, la planta sagrada que tan buen trabajo viene haciendo en estos tiempos de rescate cultural y reagrupamientos.

Leer más

Purús entre la conexión vial o la conservación

Francesca García, periodista de El Comercio, estuvo de paso por Puerto Esperanza, en la provincia de Purús, Ucayali, después de recorrer la Interocéanica hasta Iñapari, en la frontera con Brasil, y de allí tomar la ruta hacia Río Branco. Su crónica sobre el tantas veces mencionado aislamiento de la provincia de Purús con respecto a los polos de desarrollo amazónicos acaba de ser publicada en El Comercio de Lima. Me permito apuntar algunas notas sueltas que pueden complementar su trabajo periodístico.

1. Efectivamente, la carretera a Iñapari, Madre de Dios, se ha convertido en una obsesión para un grupo numeroso de habitantes de Puerto Esperanza, la capital provincial, quienes sufren las consecuencias de un aislamiento notorio. Pero es necesario mencionar que su reclamo empezó a tomar cuerpo recién desde que se anunciara la construcción de la Interoceánica del Sur y ha sido en todo momento apoyado por el párroco Miguel Piovesán, un sacerdote cuestionado por las poblaciones indígenas que habitan el ámbito rural de la provincia de Ucayali.

2. Ahora bien, ese compacto segmento de descontentos citadinos, mayoritariamente empleados públicos (y sus familiares en muchos casos) se ha vinculado históricamente con la ciudad de Pucallpa, la capital departamental, no con la de Puerto Maldonado. No olvidemos que las jefaturas de sus dependencias despachan desde Ucayali. O desde Lima. Y que los vuelos cívicos que los sucesivos gobiernos nacionales han venido proveyendo cubren la ruta Puerto Esperanza-Pucallpa.

3. Tan fuerte es la relación que existe entre la población de Puerto Esperanza y la de Pucallpa que los vuelos cívicos que el gobierno de Humala alentó para unir la capital de Purús con Puerto Maldonado no tuvieron el eco esperado y al final se cancelaron por falta de pasajeros.

4. En Iñapari vive la presidenta del Comité de Gestión del Parque Nacional Purús, la señora Mercedes Perales, una activista del desarrollo de la provincia de Purús que impulsa la conexión multimodal que comenta la nota de Francesca García y que en enero pasado, cuando la entrevisté en Puerto Maldonado, me comentó que a todas luces es muy poco lo que la provincia produce.

5. Y que la carretera, de prosperar los sueños del padre Piovesán, del congresista Tubino y de los habitantes de Puerto Esperanza, beneficiaría, sobre todo, a los madereros de Atalaya y Masisea, impulsores detrás de bambalinas de las pretensiones carreteras.

Cierro esta larga introducción al trabajo de Francesca García con algunas opiniones que siguen dando vueltas en la sala de edición de este portal:

La primera es de Arsenio Calle –dato muy valioso: el jefe del Parque Nacional Purús despacha desde Pucallpa: “La carretera es inviable económicamente, cuesta 300 millones de dólares. Cuando nos reunimos con el Ejecutivo, le preguntaron al alcalde de Puerto Esperanza por los productos que saldrían por la carretera y el alcalde no supo que decir, apenas mencionó que los indígenas producían “unas cuantas cositas” … es evidente que se pretende construir una carretera para desangrar el Purús”.

La segunda es de Juan José Villanueva, profesor, alguna vez sub prefecto provincial, en la actualidad presidente de una asociación de concesionarios privados: “Aquí nadie se está yendo, aquí no hay antipatriotas. Sucede que en Brasil encontramos a mejor precio los productos básicos que en Puerto Esperanza son extremadamente caros. Y si alguien ha migrado es porque en Puerto Esperanza no hay trabajo, producción, servicios…”

La tercera, la de monseñor David Martínez, obispo del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado, “Sin lugar a dudas, este enfrentamiento está muy condicionado por la preocupante discusión de la carretera y la necesidad de conectar el Purús con el resto del Perú. Es un tema que ha generado fuerte beligerancia, situando a las partes en un conflicto que no favorece ni a las instituciones, ni a los pueblos originarios, ni al resto de población purusina de buena voluntad, ni a la conservación de la naturaleza, ni al desarrollo del Purús como región. Creo que se han afilado demasiado las espadas y hay heridas mutuas fuertes que habrá que empezar a sanar si realmente tenemos un interés sincero por los pueblos, sus gentes, el desarrollo sostenible y el medio ambiente.

La última, de ayer con Carlos Soria, abogado socioambiental como lo llaman algunos: “Tenemos que ser eficientes en el manejo de los recursos que hay en las áreas naturales protegidas, la gente local quiere, ya que hablamos de conservación, el desarrollo de actividades sostenibles, no extractivas y hay muchas: el ecoturismo es una de ellas, la elaboración de productos de alto valor es otra; la gestión de paisajes, el cacao, pero vendido a empresas grandes, la producción de chocolates bien hechos, son solo muestras de lo que se debería hacer (…) La gente local no necesita que les enseñen a conservar, necesita simplemente que los gobiernos dejen de molestarlos y que las ONGs hagan bien su trabajo”.

Leer más

San Martín podría convertirse en el primer departamento en tener sus bosques en orden

Hay que decirlo en voz alta: la destrucción de los bosques amazónicos del Perú, más allá de las buenas noticias de las agencias que indican que el ritmo anual de deforestación ha venido decreciendo en los últimos cinco años, no se detiene.

De acuerdo a las cifras del Proyecto de Monitoreo de la Amazonía Peruana (MAAP), solo el año pasado se perdieron 143 425 hectáreas de bosques en toda la Amazonía, siendo los departamentos de Ucayali, Huánuco, Madre de Dios, Amazonas y San Martín los más impactados.

El siguiente reportaje publicado en la agencia de noticias Mongabay Latam pasa revista al interesante proceso de Zonificación Forestal que inició la región San Martín que de no mediar cambios bruscos en la agenda regional concluirá este año.

Leer más

Yesica Patiachi: la mujer que emocionó al Papa Francisco. Hablan los harakbut

Parece que el encuentro de Francisco con los pueblos indígenas amazónicos hubiera sido hace un montón de tiempo. Sin embargo, no ha pasado ni siquiera una semana del acontecimiento que sirvió, entre otras cosas, para poner en la agenda la situación en la que viven las poblaciones originarias de esta importante región del planeta.

A pesar del duro golpe que ha significado para nosotros la aprobación por parte del congreso peruano de una infeliz iniciativa que pone en riesgo la salud y la vida de centenares de indígenas en aislamiento voluntario y contacto inicial de la Amazonía, seguimos firmes en la ilusión de un tiempo nuevo por llegar. Y en esa porfía vamos a continuar.

Les dejo el testimonio de Yesica Patiachi Tayori, la ejemplar indígena harakbut, maestra de profesión, que alzó la voz el 19 de enero último para que el Papa Francisco escuche y defienda los derechos y los territorios de una población desposeída y clave en la sanación de la casa común.

Leer más

ÚLTIMO MINUTO: Federaciones indígenas de la Amazonía piden que el Papa les dé la palabra el día de mañana

En conferencia de prensa realizada en el marco de la visita del Papa Francisco a Madre de Dios y el 36 aniversario la Federación Nativa del Río Madre de Dios (Fenamad), Julio Cusurichi, actual presidente de dicha organización, señaló que hasta la fecha no se confirma si tendrán el uso de la palabra en la reunión que se realizará mañana en el Coliseo Regional.

“Saludamos la humildad que tiene el Papa Francisco, quien viene a dialogar con nosotros, pero queremos expresarle nuestra preocupación. Hasta el momento no estamos considerados para tener el uso de la palabra, para poder mencionar el trabajo que estamos haciendo. Eso lo vemos como una falta de respeto porque no tenemos voz”, dijo Cusurichi ante la prensa nacional e internacional.

Sin embargo, el líder de Fenamad confía en que el Papa sí le dará la palabra el día de mañana, “pero si no lo hace, seguiremos marginados a nivel nacional y ahora internacional” (Actualidad Ambiental)

Les dejo mi crónica del encuentro de los dirigentes indígenas amazónicas con la premsa especializada.

Leer más

El paiche del Perú se hace fuerte en la Amazonía de Bolivia

A finales de octubre pasado estuve en el norte amazónico de Bolivia siguiéndole el rastro a un inquieto embajador de la peruanidad: el gigantesco paiche, Arapaima gigas, un voraz omnívoro que después de burlar el cerco que los técnicos de nuestro país le habían puesto e con el fin de introducirlo en los lagos Valencia y Sandoval, tomó el camino del río Madre de Dios para poblar los cuerpos de agua de los departamentos de Beni, Pando y Santa Cruz. La historia que les dejo es fascinante, acaba de publicarla Mongabay Latam.

Leer más

Arte Nativa 2017: bellas e innovadoras creaciones de artesanos amazónicos se presentarán en distrito de Miraflores

Me entusiasman estas ferias que reúnen -en Lima o en cualquier otra ciudad- a los artistas populares más renombrados de nuestro país. Portaestandartes de nuestra tradición, los creadores culturales, en este caso artistas amazónicos, merecen todo nuestro apoyo. Qué mejor manera que dárselo visitando la Feria de Artesanía “Arte Nativa 2017” que se inaugura éste viernes. Allí vamos a estar, suerte y muchas felicitaciones a los convocados.

Leer más

Delfines de río: indicadores biológicos de la destrucción del bosque amazónico

Les dejo el reportaje que preparé para la agencia de noticias ambientales Mongabay Latam con la que colaboro desde el año pasado. Como les he ido contando, en junio pasado participé en una interesante expedición organizada por WWF-Perú con el objetivo de censar las poblaciones de bufeos de una parte muy importante de la cuenca del río Marañón. Producto de ese trabajo inicial y posteriores investigaciones he venido publicando en diferentes medios de comunicación del continente mis impresiones y reportes sobre las tres especies de delfines que habitan el bosque amazónico que, a pesar de los esfuerzo de organizaciones de la sociedad civil y el Estado, vienen siendo diezmadas por el hombre como consecuencia de un equivocado modelo de ocupación de este bioma tan necesario para la salud del planeta que poblamos.

Leer más

Un grupo de indígenas no contactados emerge de la selva amazónica del Perú

Vuelvo después de varias lunas al tema de los mashco-piros de Madre de Dios. Como lo comenté en su momento, los reiterados encontronazos entre indígenas no contactados –en la jerga cientificista: PIACI, Pueblos Indígenas en Aislamiento y Contacto Inicial- y pobladores, también indígenas, de las comunidades de Diamante, Monte Sagrado y Shipetiari, en uno de los bordes del Parque Nacional Manu, motivó la activación –por primera vez en el Perú, tengo entendido- de un protocolo de contacto previamente desarrollado por los especialistas del viceministerio de Interculturalidad, entonces, año 2015, a cargo de la antropóloga Patricia Balbuena.

Fue la respuesta enérgica de un gobierno interesado, el del presidente Humala, en replantear una relación frívola, mañosa, entre el Estado republicano y la sociedad peruana con los últimos sobrevivientes del mundo paleolítico. Como ustedes saben, en las selvas de Perú, Ecuador, Bolivia, Colombia y Brasil subsisten en pleno siglo XXI grupos muy compactos de nómadas, hombres y mujeres que viven a salto de mata, huyendo exprofeso del contacto con nosotros, los habitantes del otro lado de los bosques que un día llegamos a su territorio para hacerlo nuestro.

En esos días de finales del 2015 me sumé al coro que aprobaba la decisión. En uno de mis comentarios a una nota de la antropóloga Balbuena que subimos a este blog fijé posición sobre el particular. Pueden leerla al final de este artículo.

Esta mañana me he tropezado con este interesante reportaje de Nat Geo que pone nuevamente en el escaparate mediático el tema de los momoles, así habría que llamarlos, que han empezado a contactarse con Occidente en las riberas del río Alto Madre de Dios, decidiendo de motu propio participar de un proceso de adaptación a las nuevas circunstancias que es necesario conocer. Más aún cuando es notorio el cambio de timón sufrido en ese ministerio desde que asumieron funciones las autoridades del nuevo gobierno.

No quiero pecar de desconfiado pero hablando con gente que sabe del tema, una de ellas la propia Patricia Balbuena, infiero que el giro que se ha dado en este tema es de 360 grados, no de 180 como mandan los cánones. En otras palabras, el problema de los pueblos indígenas amazónicos –en evidente contacto y en no contacto- ha salido de la agenda del Ejecutivo. Repito, no quiero pecar de desconfiado, pero urge que las autoridades competentes nos informen como marcha de este proceso. Voy a estar muy atento a una respuesta en ese sentido, Mientras tanto los dejo con el reportaje de Nadia Drake para National Geographic.

Leer más

Machiguengas del Parque Nacional del Manu: luchando por sobrevivir

Justamente hace unas horas conversaba con Chachi Román, director científico del Centro de Innovación Científica Amazónica (CINCIA), sobre la contaminación por mercurio en las comunidades indígenas de Madre de Dios, como lo venimos diciendo desde hace tiempo, un territorio devastado por la minería aurífera y otras pandemias. Román, uno de los peruanos que más sabe sobre restauración ambiental en la Amazonía, me estuvo dando, off the record, alcances muy importantes sobre la problemática minera en su región y de taquito me fue alcanzando algunos datos que dan cuenta del impacto que la actividad aurífera está generando en las comunidades indígenas al interior del Parque Nacional del Manu, lejanas todas de la zona de explotación del oro.

Para estas poblaciones la funesta contaminación por mercurio es una realidad de todos los días, el metal ingresa a sus cuerpos a través del pescado que consumen. ¿Grave, no? El problema de indudable salud pública está documentado y no solamente en el Perú, también en Brasil y Colombia. Como nos lo ha comentado el especialista en delfines de río Fernando Trujillo, deben ser más de seiscientos los tratados científicos que andan dando vueltas por allí que confirman el papel que cumplen los peces, principalmente motas, zúngaros y bagres, en la contaminación mercurial que sufren miles de seres humanos de esta desprotegida parte del planeta.

Jack Lo y Thomas Müller estuvieron en el Manu para traernos esta historia de riquezas biológicas y culturales en un territorio mágico poblado por peruanos que siguen resistiendo, que siguen defendiendo sus bosques y recursos naturales.

Buen fin de semana para todos. Hay mucho por hacer…

Leer más

En busca de los delfines de río del Marañón

Se realizó con éxito la Expedición Marañón 2017 organizada por Pro Delphinus y WWF Perú, con el objetivo de censar las poblaciones de delfines que habitan la cuenca baja del río Marañón en las provincias de Yurimaguas y Datem del Marañón, departamento de Loreto. La expedición científica estuvo a cargo de Elizabeth Campbell, especialista en cetáceos continentales de Prodelphinus y José Luis Mena, Director de Ciencias de WWF Perú.

“Se trata de la primera evaluación de este tipo que se realiza en este sector de Loreto”, comentó el biólogo José Luis Mena, Director de Ciencias de WWF Perú, durante la expedición que se inició en el puerto de Yurimaguas. Cabe resaltar que en nuestro país habitan dos de las cinco especies de delfines de río que existen en el mundo: el bufeo rosado o colorado (Inia geoffrensis) y el bufeo gris (Sotalia fluviatilis).

Como lo refirieron Mena y Campbell durante la conferencia de prensa que Pro Delphinus y WWF Perú ofrecieron un día antes del inicio de actividades, los datos que se tienen sobre ambas especies son todavía insuficientes, razón por la cual la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) no los ha incluido en su Lista Roja de Especies Amenazadas.

El siguiente es el reportaje escrito por el periodista Oscar Miranda para el suplemento Domingo de La República.

Leer más

Juana Payaba, la lideresa shipiba que está deteniendo el avance de la invasión minera en Madre de Dios

Juana Payaba Cachique, la expresidenta de la Comunidad Nativa Tres Islas, en Madre de Dios, ha vuelto a sonreír. Su rostro por lo general adusto, severo, recio, es otro. Una larga sonrisa recorre ahora su faz de rasgos amazónicos. Atrás han quedado las preocupaciones y molestias propias de lo que debió ser, sin duda, su batalla más enconada. Juana, la dirigente de la única comunidad nativa de las proximidades de la carretera Interoceánica que ha podido derrotar, al menos en los fueros del Tribunal Constitucional peruano, a los mineros que amenazan con engullirse para siempre el bosque maderditano acaba de dejar a un lado las sesiones de quimioterapia que los médicos del Hospital de Enfermedades Neoplásicas de Lima tuvieron que aplicarle para vencer al cáncer que la estaba matando.

Juana ha vuelto. La visité hace unas semanas en su casa de siempre, en Tres Islas, a cuarenta minutos de la populosa ciudad de Puerto Maldonado; hablamos largo, distendidamente, de todo. De los éxitos, de los sinsabores, de las amenazas que penden sobre su vida: “En diciembre vinieron a matarme, me imagino, eso querían, felizmente yo no estaba, había viajado a Lima para mis chequeos”, me lo comentó sin tantos aspavientos.

Las batallas de Juana no han concluido todavía; sin embargo, su ejemplo –el ejemplo de los comuneros ese ejas y shipibos de Tres Islas- es una inspiración para otros pueblos que vienen sufriendo las mismas postergaciones y atropellos. Juana es Bertha Cáceres, es Máxima Chaupe, es Ema Tapullima, es de la misma estirpe de esas mujeres coraje que existen a montones en nuestro país, enfrentadas todas a la sinrazón de la ocupación bestia de sus territorios. El texto que les presento es la versión completa del reportaje que acaba de publicar Mongabay Latam.

Leer más

¿Las sociedades prehispánicas cuidaron mejor la Amazonía? / Marc Dourojeanni

Les dejo esta lección de ecología y actualidad ambiental a cargo del maestro Marc Dourojeanni. Del tema de las economías bosquecinas y la sostenibilidad amazónica hablamos harto cuando lo entrevisté, hace unos meses, en su departamento del Olivar. Lo había buscado precisamente para despejar las dudas que había ido alimentando durante el tiempo que duró mi recorrido por la Amazonía de Perú, Ecuador y Colombia reportando para la Iniciativa para la Conservación en la Amazonía Andina (ICAA), el interesante programa de asistencia técnica auspiciado por USAID con el propósito de conservar el bioma del que habla Marc en este artículo acabo de recoger del portal de Actualidad Ambiental.

En ese largo periplo amazónico no dejé de intercambiar opiniones con mis jóvenes compañeros de aventura sobre lo que veíamos en cada comunidad, indígena o mestiza, que visitábamos y en casi todas nuestras conversas los dogmas sobre el desarrollo amazónico que traían me hicieron trastabillar varias veces. Llegué a pensar que mis ideas fuerza se habían convertido en reaccionarias, en sonsonetes de viejo, en simple papel para envolver pescado.

Su mirada extremadamente complaciente con los pobladores de la floresta amazónica, definidos como salvadores per se del bosque, fue lo que me llamó más la atención. Traté de explicarles que entre sus opiniones cargadas de idealismo y la construcción del “buen salvaje” pergeñado por Occidente para “entender” a los otros, había poca distancia. Y que precisamente era esa interpretación complaciente, cargada de academicismo, lo que había impedido a muchas de las ONGs dedicadas a trabajar temas amazónicos la construcción de modelos de desarrollo efectivos y eficaces.

No existió en el pasado una sociedad ambientalmente sostenible, les decía, todas se caracterizaron por ser irrespetuosas con el orden natural, todas fueron depredadoras, insensatas en el cuidado del planeta que habitaron; lo que no quiere decir que fueran bárbaras en esencia. Filosóficamente el hombre, el epítome de nuestra especie, ha sido muy bien definido por Hobbes; el Homo sapiens que gobierna el mundo a su antojo ha creído siempre que éste era su reino. Y ha actuado en el trópico de ayer y en el de hoy con la misma vehemencia con que actúan sus congéneres actuales. Para mí, en esos largos debates con mis compañeros de cuitas por los ríos más importantes de la cuenca, el tema del uso adecuado de los recursos y su prolongación/duración en el tiempo tenía que ver con un asunto de escala. No destruíamos como ahora porque éramos menos.

No les quito más tiempo, la explicación científica de lo que digo la van a encontrar con claridad y ejemplos en el artículo que les dejo, que no es otra cosas que una verdadera lección de ecología. Buen fin de semana.

Leer más

[COLOMBIA] “Un solo río, cuatro países”, una expedición que intenta salvar a los delfines de los ríos amazónicos

Los delfines rosados requieren de mucha actividad para alcanzar el color que los caracteriza. Si no se exigen, si la inactividad impone condiciones en sus vidas adquieren de nuevo el tono gris pálido con el que nacieron. No lo sabía, nuestros carismáticos delfines necesitan moverse, vivir en permanente actividad, para ser lo que son, qué maravilla.

Los delfines rosados (Inia geoffrensis) y los grises (Sotalia fluviatilis), son dos de las cinco especies de delfines de la Amazonía y de la Orinoquia que la expedición “Un río, cuatro países”, una iniciativa liderada por Fundación Omacha y WWF Colombia que va a recorrer durante dos semanas la selva del Putumayo para verificar el estado de conservación de una especie vital para la pervivencia del bioma más espectacular del planeta.

Hace unos días me enteré de este esfuerzo transfronterizo en las oficinas de WWF Perú y me puse de inmediato a revisar los datos de la especie que acabo de observar en las orillas del río Yanayacu, muy cerca a Iquitos, durante una salida de campo con los amigos del eco albergue Amäk. Les dejo esta primera nota que da cuenta del trabajo del biólogo Fernando Trujillo, director científico de Fundación Omacha, una muy aplicada ONG colombiana que trabaja desde hace varios años investigando y conservando la fauna y los ecosistemas acuáticos y terrestres en su país.

Voy a tratar de comunicarme con ellos y con José Luis Mena, de WWF Perú, para ponerlos al tanto del esfuerzo que se viene realizando para salvar una especie amenazada, entre otras cosas, por la minería salvaje que viene diezmando también a manatíes y lobos de río y la construcción de hidroeléctricas por todas partes.

Leer más

Poblaciones al interior del Bosque de Protección Alto Mayo reclaman se les excluya del área protegida

Les dejo la versión completa de mi reportaje sobre el Bosque de Protección Alto Mayo (BPAM), en San Martín, un área protegida de carácter nacional de gran biodiversidad e importancia ecosistémica en la vida de las poblaciones de por los menos dos provincias de ese departamento. He visitado la zona varias veces en estos últimos meses tratando de entender los problemas que la agobian, que son tantos y variados como los que definen la existencia de otras áreas de la Amazonía peruana. Éste es un tercer o cuarto artículo sobre el Alto Mayo, lo escribí para Mongabay Latam (https://es.mongabay.com) la aguerrida agencia de noticias ambientales donde colaboro desde diciembre pasado. Las otras notas aparecerán publicdas en la revista Viajeros y de allí, de seguro, las colgaré en este portal.

Muchos saludos desde Puerto Maldonado, al otro lado del Alto Mayo, en la Amazonía del sur de Perú.

Leer más

Thomas Lovejoy: “El futuro de la parte oeste del Amazonas depende de Madre de Dios”

Thomas E. Lovejoy, el mentor del término “diversidad biológica” y asesor en biodiversidad y medio ambiente de varios presidentes estadounidenses, visitó en estos últimos días Madre de Dios tratando de entender el fenómeno de la minería aurífera en la región. Los dejo con sus primeras impresiones, todas son necesarias para replantear el manejo de una situación que hace tiempo se nos escapó de las manos. La entrevista que recojo del ciberespacio se la hizo Francesca García, enterada periodista del diario El Comercio.

Leer más

Se estrenó documental “El choque de dos mundos”, una mirada independiente sobre el Baguazo

Ya está en cartelera “El choque de dos mundos”, el documental independiente dirigido por Mathew Orzel y Heidi Brandenburg que fuera premiado en los festivales de Sundance, Madrid y Zúrich por el relato más objetivo de los terribles sucesos de Bagua en el 2009. La película que se puede ver en cines de Lima, Pucallpa, Tarapoto, Arequipa y Jaén se suma a otras que hemos visto sobre esta herida abierta en el corazón de la Amazonía peruana que no termina de cicatrizar.

Se espera que el público la respalde durante la primera semana de proyección para asegurar su permanencia al menos lo que resta de octubre.

Leer más

[DENUNCIA AMBIENTAL] Deforestación en Tamshiyacu. ¿En qué país vivimos?

¿Vieron ayer en la noche a Máxima Acuña en televisión nacional? Yo sí y me gustó. Segura, convincente, una voz disidente en medio de los lugares comunes y las verdades absolutas. ¿Por qué la menciono en esta nota sobre Tamshiyacu, en el oriente peruano? Porque casos como el suyo en Cajamarca se repiten, lamentablemente, en casi todos los lugares donde se encuentran, iba a decir colisionan, las empresas poderosas y las poblaciones locales, desprotegidas como están por el Estado que ha creado la República Empresarial que vivimos.

Lo que describe Chirif para Tamshiyacu, en las proximidades de Iquitos, es revelador. Autoridades y empresarios coaligados para llenarse de dinero a costa de los bienes comunes y la propiedad de campesinos despistados. Instituciones gubernamentales incapaces de aplicar reglamentos y actuar. Y todo en medio de las narices de una opinión pública acostumbrada a los negociados de los poderosos y el aquí no pasa nada. La historia que relalta Chirif, que por cierto ha sido también documentada por una investigación de Convoca, describe el modus operandi de una corporación que de la mano de autoridades venales y mucha viveza, ha deforestadouna selva de difícil regenaración y pretende continuar haciendo negocios con lo poco que queda de ella.

En fin, no hay mucho más que decir, los dejo con esta detallada y muy ilustrativa radiografía de la ignominia y el saqueo de nuestros recursos naturales.

Leer más

Pedro Miguel Schiaffino visita Reserva Nacional Pucacuro en busca de los mejores sabores amazónicos

Interesante. A la luz del desmedido apoyo electoral que acaba de recibir el modelo económico en boga en el Perú, que no pareciera tener muchos reparos en consumir de facto nuestros recursos naturales, se hace imperativo construir una alternativa productiva que beneficie de verdad a las poblaciones locales del interior y genere desarrollo.

Durante mi largo viaje del año pasado por la Amazonía peruana me quedó claro que lo necesario en materia de apoyo a sus comunidades no era el asistencialismo del Estado y las ONGs sino más bien la activación de alianzas con los sectores público y privado que faciliten el arribo de los técnicos que puedan elaborar los planes de negocio y las sinergias que favorezcan la revolución productiva que se promete tanto.

Mientras no demos los pasos que está dando Schiaffino, lo sé porque conozco su trabajo, la Amazonía nuestra de cada día seguirá siendo La Pampa o una sucesión de lotes prestos a ser entregados a la industria energética. O a la de la palma aceitera que tanto escozor produce.

Otrosí digo: Treinta mil soles de ganancias en un año repartidas entre 120 socios generan un ingreso de 250 soles por familia. Pensé que era muy poco dinero y lo iba a mencionar como un error, también de facto, del modelo alternativo. Pero analizando la nota, ¿cuántos ingresos más produce a sus propietaris el bosque de Pucacuro, manejado bajo gestión, en carne, seguridad alimentaria, salud, materiales de construcción, servicios ecosistémicos y, sobre todo, en autoestima y buen vivir? Es bueno sumar estas variables en ejercicios de este tipo.

Leer más

Inka Terra Asociación cumple quince años: infinitos motivos para celebrarlo

Qué maravilloso resulta rescatar noticias como ésta, de ilusiones que se lanzan al aire y sueños que se cumplen. Y que se multiplican. Inka Terra Asociación (ITA), el esfuerzo que desde hace tanto tiempo impulsan Joe Koechlin y Pepe Purisaca está celebrando sus primeros quince años de vida y trabajo decidido por la conservación de los ecosistemas más prístinos y amenazados de nuestro territorio.

Joe Koechlin es un peruano universal, un visionario que ha construido una manera de ver el mundo y confiar en el futuro que comparto. Antes que muchos, al despuntar la década de los años setenta, ya recorría los caminos profundos del Perú para extasiarse con las riquezas naturales y culturales de un país único. Gracias a su renovado entusiasmo y al apoyo de sus colaboradores Inka Terra Asociación ha logrado salvar de la destrucción escenarios de vida auténticos y llenos de récord mundiales: solo en las áreas que maneja ITA científicos y visitantes han registrado 812 especies de aves, casi tantas como las que existen en Costa Rica.

Larga vida a esta institución científica que enorgullece a los peruanos y nos llena de estímulos para seguir creyendo en el porvenir.

Leer más

Apocalípticos y desintegrados. El desastre del Marañón

Mientras miramos con espanto y coyuntural enojo el discurrir de las aguas heridas de muerte del Chiriaco y el Marañón nos olvidamos de los ríos, cochas y demás cuerpos de agua amazónicos contaminados por sustancias más poderosas que las producidas por los hidrocarburos ligeros que se volatilizaron en estos días. Y eso que no estoy hablando de la insalubridad de nuestros mares. O del aire que nos toca respirar en ciudades como ésta, víctima de todo tipo de contaminantes. Esta es una oportunidad de oro para meter en la agenda pública el tema de la salud de los ecosistemas que habitamos. Las siguientes son mis reflexiones sobre los derrames petroleros ocurridos en las provincias de Bagua, en Amazonas y Datem del Marañón, en Loreto.

Leer más

Se estrena en Colombia película que da cuenta de su extraordinaria biodiversidad

Hace unos días, mientras participaba en un taller internacional sobre el impacto de la industria ladrillera en la salud de la Tierra, en la siempre comedida ciudad de Bogotá, me dio una crisis de chauvinismo -lo confieso con hidalguía- al escuchar las versiones de un técnico gringo sobre la exuberante biodiversidad de Colombia, según palabras del susodicho “el país más rico biológicamente hablando de la región”. O en otras palabras, el segundo estado país más biodiverso del planeta.

Pucha, me descorazoné un poco, tuve que luchar fuerte contra un patatuz inminente. En fin, cosas que pasan cuando uno se queda mucho tiempo en casa obligado a verse el ombligo y saturándose de lo mismo. No es el Perú el país más biodiverso del continente, tampoco la nación más diversa desde el punto de vista cultural. Nuestra biodiversidad y diversidad cultural son inmensas, superlativas ciertamente, pero estamos al lado de colosos con los que compartimos ecossitemas -uno de ellos el amazónico, otro el andino- que tienen lo suyo y también en abundancia. Uno de ellos, sin duda, Colombia. Lo estoy terminando de entender leyendo precisamente “Colombia, donde el verde es de todos los colores”, el librito de William Ospina que compré en la librería del Centro Cultural Gabriel García Márquez.

Les paso esta nota que da cuenta del pronto estreno de una película que resume y detalla la exuberancia de nuestro vecino en riquezas naturales y culturas vivas. No vale picarse.

Leer más

Llorar por Atalaya

Ay las carreteras. Dourojeanni vuelve a lo mismo; las carreteras en la Amazonía, donde gobierna el caos y la prepotencia, resultan inviables, un despropósito. Ejemplos, todas. El maestro lo vienen diciendo desde hace mucho, antes de la construcción de la Interoceánica del Sur: no existe un solo ejemplo en los trópicos del planeta que nos diga que una carretera pivoteo de verdad el anunciado desarrollo, todas han traído degradación ambiental y más pobreza a los supuestos beneficiarios. Así de sencillo.

Dourojeanni estuvo el mes pasado en Lima tratando de detener los apuros del gobierno regional de Ucayali y los interesados de turno con respecto a la pretendida conexión vial entre Pucallpa y Cruzeiro do Sul. Lo escuché en un hotel de Miraflores y suscribo lo que dice de palmo a palmo. Hay que parar el arrebato carretero de una buena vez, en la Amazonía peruana no hay más ley que la ley de la selva. Esa es una verdad inocultable, ordenemos primero la casa antes de seguir generando infraestructuras que alientan la invasión, el descontrol y mayores dosis de corrupción.

La lista de problemas por solucionar es grande. No le agreguemos más anfo a la bomba social que estamos en la obligación de desactivar.

Leer más

Se inició campaña de recolección y reanidación de taricayas en Pacaya Samiria

En la Reserva Nacional Pacaya Samiria se han venido desarrollando en los últimos años emblemáticos proyectos de conservación y manejo de poblaciones silvestres. Pro Naturaleza, también Green Life, la oenegé que fundara el recordado Mario de Col, han sido pioneras en el tesonero intento de revertir tendencias y convertir el área en ejemplar y sostenible. Me consta.

Saludo el inicio de la campaña anual de recolección y reanidación de taricayas, una especie de quelonio que estuvo a punto desaparecer como consecuencia de la explotación excesiva de sus poblaciones y que ahora se recupera. El año pasado, según la nota que nos acaba de enviar el SERNANP, la misma campaña produjo ingresos a los involucrados –comunidades debidamente capacitadas- por más de un millón de soles. Ese es el camino que nos toca recorrer: convertir las áreas protegidas y demás espacios de la Amazonía en campos productivos que concilien de una vez conservación y desarrollo, dos conceptos que hasta la fecha parecieran irreconciliables. Y recorrerlo rápido, no queda mucho tiempo antes de que las ciudades y pueblos que fructifican en las tierras amazónicas se coman a la gallina de los huevos de oro y punto final. Les paso la nota de Mariela Huacchillo.

Leer más

Territorios indígenas amazónicos, un arma contra el Cambio Climático

Los incrédulos que demoraron tanto en aceptar el Cambio Climático deberían leer con atención esta nota que llega de Paris. En esa ciudad que será sede de la COP 21 en diciembre próximo se acaba de hacer público el informe “Carbono forestal en la Amazonia: la no reconocida contribución de los territorios indígenas y áreas naturales protegidas”, que justamente da cuenta de la importancia que tienen para la salud planetaria los territorios indígenas y las cuestionadas –por algunos- áreas protegidas.

El informe afirma con contundencia que los territorios indígenas almacenan once veces más carbono que cualquier otro área de la Amazonía, el inmenso jardín verde que comparten ochos países sudamericanos y que tanto nos afanamos en destruir. Y que la construcción de carreteras e hidroeléctricas podría ocasionar la fuga de un tercio del carbono que este ecosistema almacena.

No digo más, les recomiendo leer la nota y si tienen tiempo ingresar a la página http://www.commonfuture-paris2015.org/, allí podrán encontrar más información sobre la conferencia “Nuestro futuro común bajo el cambio climático”.

Leer más

Contactando a los mashco piro de Madre de Dios

Me alivia y mucho el comentario de Patricia Balbuena, viceministra de Intercuturalidad aparecido el día de hoy en diario El Comercio sobre la situación de los mashco piros de Madre de Dios. Primero porque se trata de una comunicación directa, sumamente clara y pública hecha por un funcionario del más alto nivel en respuesta a interrogantes surgidos en algunos sectores de la opinión pública con respecto al anunciado inicio del contacto con un grupo de indígenas en aislamiento del río Alto Madre de Dios.

Nos queda claro que el Ministerio de Cultura está empeñado en salvaguardar la vida de los peruanos que se están enfrentando en las inmediaciones de Shipetiari en defensa de sus medios de vida y territorios. También que se trata de un esfuerzo por contactar a un grupo específico de treinta indígenas mashco piro que han manifestado en los hechos un deseo inusual por el contacto con los pobladores que viven en las proximidades de sus rutas de trashumancia.

Como dice la viceministra, su despacho inicia un proceso complicado de acercamiento cultural que no tiene precedentes en la historia amazónica y que puede, de comprobarse su eficiencia, servir de punto de partida para dar solución integral a fenómenos similares que se están produciendo en otros lugares de la selva peruana.

Y que van a ser mucho más dramáticos en los próximos años.

La Amazonía virginal, inhollada, prístina se está extinguiendo a pasos agigantados. En la actualidad, lo digo con mucha pena y sin ninguna duda, las mesnadas de migrantes de la “ciudad al campo” están terminando de ocupar, pulgada a pulgada, su otrora “infinito” territorio. De norte a sur, de quebrada a quebrada, en todos sus confines.

Donde uno pone el visor, en cualquier región amazónica, encontrará la presencia de un invasor o un simple colono clavando su pica en Flandes. Así de sencillo, así de dramático, así de real.

Solo van quedando pocos bolsones naturales que precisamente sirven de refugio para que estos últimos indígenas en aislamiento voluntario persistan en su indómita decisión. Por eso es que resulta muy importante la defensa de las reservas indígenas que el Estado estableció y seguir implementando las reglamentaciones necesarias que los protejan de la invasión “occidental”.

Saludo las buenas intenciones de la viceministra. Me sumo a su llamado para que las entidades públicas directamente involucradas, las organizaciones indígenas, la academia y la sociedad civil acompañen al ministerio es tan delicado proceso. Y felicito a El Comercio por colocar los cintillos en el rostro que la ley peruana exige cuando se utiliza una fotografía en la que aparece un menor de edad. Qué importa que éste sea un peruano en la condición en la que se encuentran los indígenas en aislamiento voluntario de nuestro territorio.

Leer más

Proyectos de inversión privada en Madre de Dios evitarán deforestación de sus bosques

La noticia es alentadora y nos alegra. Lo que necesita la Amazonía peruana -y a gritos- son planes de negocios bien hechos y que tengan la capacidad y los formatos necesarios para involucrar en su ejecución a los actores económicos que más saben de estos avatares. Verbigracia y pese a quien le pese, a los empresarios privados. Seguir recelando en extremo y cerrar con doble llave los candados que alguna vez se pusieron para evitar la destrucción de nuestras riquezas naturales resulta anacrónico.

Los bosques amazónicos están siendo deforestados a vista y paciencia de todos por los extractivismos formales e informales que hace mucho tiempo aterrizaron y se han hecho fuertísimos, aterradoramente poderosos, Es imprescindible empezar a armar propuestas de desarrollo que involucren a la gente local y a sus posesiones (la mayoría de las veces tierras degradadas o por degradar); al Estado y a los gobiernos locales, a la academia y a las organizaciones de la sociedad civil, no nos queda mucho tiempo antes de que el pandemónium se imponga sobre el sueño de una Amazonia sostenible y para todos.

En ese sentido saludo desde esta esquinita el esfuerzo del SERNANP y de AIDER, conozco a sus directivos y sé de los esfuerzos que vienen haciendo para derribar mitos y construir desarrollo.

Leer más

El ferrocarril interoceánico chino y nuestra desordenada visión de desarrollo

El artículo que les paso es de junio de este año y fue publicado en Actualidad Ambiental. Lo traigo a colación porque el tema de la pretendida interconexión vial entre Pucallpa y Cruzeiro de Sul ha ido ganando espacio en ciertos escenarios académicos (lo que resulta muy bueno) y el necesario debate sobre el particular empieza a producirse (lo que es más positivo todavía). La opinión de Marc Dourojeanni es crucial en esa intención.

Gran parte de lo que Dourojeanni expresa en el artículo que les propongo antes de darle vuelta a la semana, lo mencionó durante sus intervenciones en el foro “Retos para la interconexión sostenible de la Región Ucayali” organizado en Lima hace unos días. Lo sintetizo muy personalmente en estas tres ideas:

1. El desorden en la planificación de las obras públicas en nuestro país es alarmante y no tiene visos de solución: los gobiernos locales y los regionales suelen definir prioridades que se contradicen a las planificadas a nivel nacional.

2. La confusión en cuanto a planes viales se refiere es tremenda, tanto que a la fecha nadie sabe a ciencia cierta por donde se va a dar la mencionada interconexión vial con Brasil de la que todos hablan en Pucallpa.

3. De seguro, las próximas autoridades regionales y nacionales harán giros de 180 grados con respecto a lo que decidieron las anteriores autoridades.

Ergo, paremos un poco la velocidad, no decidamos a la ligera, pensemos en el futuro de la región y del planeta. Revisemos lo que ha sucedido en la Interoceánica Sur y en las demás vías que se han construido y se vienen haciendo en atención al sueño carretero.

En fin, tratemos de ordenar la cancha de una vez.

Leer más

La coca amenaza Sierra del Divisor

¿Qué espera el Ejecutivo para establecer de una vez el Parque Nacional Sierra del Divisor? La creación definitiva del área que venimos exigiendo no solo daría satisfacción a las poblaciones locales que vienen reclamando tal categorización, si no también permitiría un adecuado control sobre algunos de sus territorios severamente amenazados por el narcotráfico que como advierten las imágenes satelitales tomadas por el Proyecto Monitoreo de la Amazonía Andina (MAAP) sigue haciendo de las suyas.

Seguimos esperando que el presidente Humala y sus ministros nos sorprenden con una decisión que se ce de madura.

Leer más

Iniciarán contacto controlado con indígenas mashco piros de Madre de Dios

Hace unos días toqué el tema de los llamados Pueblos Indígenas en Aislamiento y Contacto Inicial (PIACI) de la Amazonía peruana para manifestarme a favor del inicio de un diálogo prudente, alturado, científico, exento de dogmatismos, un diálogo que favorezca el tratamiento de una problemática que empieza a desbordar las competencias de las autoridades locales. Me refiero, entre otras cosas, a las escaramuzas, por llamarlas de alguna manera, que se vienen produciendo entre indígenas no contactados y nativos de centros poblados como Monte Salvado y Puerto Nuevo, en Madre de Dios..

Que el Ministerio de Cultura esté dando los primeros pasos para entender los cambios en la movilidad de los indígenas no contactados de este sector del vasto territorio amazónico es saludable. Hay mucho por todavía en este asunto de carácter humanitario y social.

Desde este rinconcito del ciberespacio me animo a pedir a las autoridades del Ministerio de Cultura que hagan públicos, que socialicen, los documentos de trabajo que han preparado para empezar el acercamiento a estas poblaciones mashco piros. No conocemos si existe una estrategia de contacto inicial ni quienes han sido los profesionales convocados para las necesarias asesorías y coordinaciones técnicas. Confiamos en Patricia Balbuena, la responsable del Viceministerio de Interculturalidad, sobre su trabajo y afán tengo las mejores referencias. Pero en aras de la transparencia y la construcción de soluciones dialogadas sería extraordinario que el Ministerio de Cultura empiece a marcar la cancha, el debate mejor dicho, con documentación de calidad.

Leer más

Manuel Glave: “Toda obra en la selva afecta los ecosistemas”

Sobre las carreteras en la Amazonía y su pernicioso efecto sobre los ecosistemas y la vida social de sus pueblos ya hemos hablado mucho en esta revista virtual. Mi posición es archiconocida. En este tema controversial y de suma importancia para la pervivencia de nuestra especie hace tiempo me declaré seguidor a ultranza del pensamiento Marc Dourojeanni. Para el maestro “los balances entre los aspectos positivos y negativos del uso de las carreteras en el trópico húmedo nunca son positivos en términos ambientales, aunque puedan serlo en términos sociales y económicos”.

Y fíjense que en esta nota del libro “Estudio de caso sobre la Carretera Interoceánica en la Amazonia sur del Perú”, trabajo que se presentó en el Centro de Sostenibilidad Ambiental de la Cayetano Heredia en el 2006, Dourojeani mantiene cierta ilusión con respecto a los pretendidos beneficiosos sociales de las mega carreteras que entonces se apuraban en impulsar los tecnócratas del plan IIRSA, la tristemente célebre Iniciativa de Integración de la Infraestructura Sudamericana.

Para entonces el drama de la ocupación/invasión/destrucción/degradación de los bosques de la Reserva Nacional Tambopata y alrededores producto de la estampida humana provocada por la Interoceánica del sur era apenas una posibilidad. “Los que pretenden tranquilizar a la opinión pública, decía Dourojeanni en el 2006, y a los que cuestionan la situación que se avizora en Madre de Dios y en las áreas selváticas de Cusco y Puno, siempre responden que la situación está bajo control porque existe un ordenamiento territorial de facto, determinado por la existencia de áreas protegidas, tierras indígenas y concesiones forestales de diferente tipo”.

¿Bajo control? Increíble. Lo que ha sucedido en La Pampa, solo menciono esta zona donde campea la minería ilegal y el Far West porque acabó de visitarla con los técnicos del Consorcio Madre de Dios de ICAA, es un claro ejemplo de lo que propician las interconexiones carreteras en la Amazonía peruana. Así de sencillo.

A principios de julio participé en el foro “Retos para la interconexión sostenible de la Región Ucayali” que organizaron TNC, Grade e ICAA justamente para presentar el “Análisis económico y socioambiental de los proyectos de interconexión Pucallpa-Cruzeiro do Sul” del cual Manuel Glave fue uno de los autores.

La presentación que hicieron Álvaro Hopkins y Alfonso Mallky del trabajo fue muy solvente y dejó en claro la capacidad del equipo que realizó la valoración económica de la pretendida carretera (en sus dos opciones: la vial y la férrea). Los escuché con extrema atención queriendo encontrar en el diagnóstico la mención de los elevados costos de las externalidades negativas que la malhadada carretera va a generar. Y no solo en deforestación o en accidentalidad, como se dijo, sino en todo lo demás.

La tragedia socio-ambiental de Madre de Dios, esa que Marc Dourojeanni “avizoraba” en el 2006, es de magnitudes insospechadas, infernales y es necesario cuantificarla para incluir sus costos en ejercicios similares.
Les dejo esta entrevista de Pamela Sandoval al economista Manuel Glave publicada el día de hoy en El Comercio. Por cierto me quedo con un comentario suyo el día de la presentación del estudio en mención: “la decisión sobre tal o cual carretera finalmente será política”.

Voy a volver sobre el tema.

Leer más

Pueblos indígenas aislados: un reto para el Estado y la sociedad

Me preocupa este tema porque como en tantos otros asuntos que han sido fagocitados por el establishment académico vinculado a la Amazonía, oponerse a la verdad –la única verdad- que en algún momento se consensuó en foros y burós resulta peligroso. Una heterodoxia que puede llevarte al patíbulo.

Dicho en otras palabras: en el territorio del desarrollo amazónico y la protección ambiental se han ido construyendo respuestas a los problemas de fondo que no se pueden objetar. Últimamente cuando tengo la suerte de discutir con amigos sobre algunos temas comunes al movimiento, me doy con la sorpresa de que sus razones están saturadas de dogmas que no se pueden discutir y si me atrevo a hacerlo me convierto, ipso facto, en una criatura peligrosa, un diletante o algo por el estilo.

Por ejemplo; en problemática tan dolorosa como la de las poblaciones indígenas en aislamiento voluntario (sí, ya sé, lo políticamente correcto, lo aprobado por el “consenso” de no sé a dónde, es denominarlas PIACI), el dogma, la verdad indiscutible -dichosos los días de las verdades incómodas- obliga a los acólitos de la nueva religión a luchar por la inveterada y valiente voluntad de estas poblaciones de no ser contactadas, asimiladas por este occidente maléfico y brutal.

Y, claro, defender esa causa se desdice, colisiona frontalmente con razonamientos menos idealistas pero tan reales como éste que les propongo: los pueblos indígenas en esa condición están siendo avasallados por el avance de la ocupación de la Amazonía por esos mismos ejércitos de Homo sapiens que están devorando sin compasión selvas de nuestra portentosa Amazonía con y/o sin protección del Estado.

Propongo discutir este problema social desde otras ópticas. Una primera, la que desde hace muchos años voy rumiando, tiene que ver con el contrasentido de que los no contactados están siendo obligados a contactarse con quienes han invadido sus territorios y no tienen ningún deseo de respetar su forma de vida; es decir, taladores ilegales, mineros informales, narcos, narcoterroristas y otros buscadores de dorados (como los tristemente célebres misioneros de la SAM).

Una segunda mirada tiene que ver con lo que comenta el antropólogo Glen Shepard en el texto que les paso: es posible que los mashco piros de Monte Salvado y Shipetiari estén buscando ese contacto que los amigos de las verdades absolutas consideran imposible, fuera de la lógica que nació en los sesudos debates que tuvieron entre ellos.

Si fuera esto así, ¿qué nos toca hacer?

Estoy seguro que el problema tiene muchas aristas más. Hay que acercarnos a la problemática de las poblaciones amazónicas despojadas de sus territorios sin fundamentalismos. Los fundamentalismos de antes y de ahora han hecho muy poco por dar solución a problemas seculares y tan dramáticos.

Leer más

Gobernadores de la amazonía peruana participan de la Reunión Anual del GCF en España

Ganaríamos mucho si personalidades tan severamente cuestionadas como Luis Otsuka Salazar, gobernador electo de Madre de Dios con el voto del grueso de la población minera, empezarán a cambiar de chip para entender de una vez por todas la importancia que tiene el bosque en pie en el escenario de las grandes inversiones y nuevos paradigmas que se anunciarán en la COP 21 de Paris.

El ecosistema amazónico, a pesar de la deforestación y los desatinos organizados, sigue siendo vital para la continuidad de nuestra especie y la seguridad planetaria. Sus bosques son reservas de oxígeno y servicios ambientales de indudable magnitud y en su conservación van a estar dedicados los esfuerzos de los próximos años, aunque parezca esto que menciono una quimera.

Espero de corazón que los gobernadores amazónicos convocados al evento de Barcelona que esta nota anuncia, tengan los oídos y ojos bien abiertos para terminar de comprender que la verdadera riqueza de la Amazonía son sus bosques en irrestricto respeto y no la minería del oro que todo lo destruye y genera a la postre más pobreza. Y que apunten en sus libretitas de viaje los pasos que hay que dar para que los mecanismos de retribución económica a los países (o en este caso estados subnacionales) que están protegiendo ambientes naturales se viabilicen de una vez.

La mesa está servida para empezar los justos y muy necesarios beneficios económicos que muchas comunidades indígenas y mestizas de la Amazonía peruana deben recibir como compensación por cuidar un patrimonio natural que es le pertenece a la humanidad. Si los gobernadores amazónicos hilan fino y bien podemos convertir el sueño de una Amazonia verde de verdad en realidad.

Leer más