Cocha Cashu: el corazón del Manu

El próximo año se van a cumplir los primeros cincuenta años de vida de la mítica Estación Biológica Cocha Cashu, en el Parque Nacional Manu, uno de los centros de investigación científica más importantes de la región tropical del planeta. Ligado al trabajo pionero de John Terborgh, profesor de la universidad de Duke, la estación ha funcionado todos estos años en medio de un paisaje intacto, intocado, ideal para el trabajo de los cientos de estudiantes y científicos que se han beneficiado con sus instalaciones y servicios.

Quise llegar este año a Cocha Cashu para preparar un reportaje que tratara de graficar la importancia de la estación biológica en el desarrollo de la ciencia amazónica y la conservación de sus ecosistemas. Lamentablemente el tiempo me ganó, volveré a intentarlo en los próximos meses. La Estación Biológica Cocha Cashu, un activo del SERNANP, es administrada por San Diego Zoo Global gracias a un acuerdo de cooperación entre dicha institución académica y el Estado peruano. Les dejo esta nota publicada en la web de Regenera, una interesante red de custodios urbanos y guardianes rurales dedicados a cuidar y restaurar la naturaleza del Perú.

Leer más

José Vicens, cazador de sueños

Acabo de recorrer los rincones más promocionados del distrito de Kosñipata, en el Cusco, gracias al impulso de Conservación Amazónica – ACCA, una organización peruana comprometida con el cuidado y la adecuada gestión de la cuenca amazónica. Con sus técnicos visité las magníficas estaciones biológicas que gestionan en el corredor Acjanaco-Pilcopata y pude conocer también a los protagonistas más relevantes de un destino auspicioso y lleno de posibilidades: hombres y mujeres de todos los talantes y nacionalidades trabajando por el desarrollo local y el impulso del turismo responsable y la ciencia. Uno de ellos, José Vicens Bordoy, mallorquín y terco defensor de lo nuestro. Les dejo su historia, seguimos #EntreCuencas2018.

Leer más

Un grupo de indígenas no contactados emerge de la selva amazónica del Perú

Vuelvo después de varias lunas al tema de los mashco-piros de Madre de Dios. Como lo comenté en su momento, los reiterados encontronazos entre indígenas no contactados –en la jerga cientificista: PIACI, Pueblos Indígenas en Aislamiento y Contacto Inicial- y pobladores, también indígenas, de las comunidades de Diamante, Monte Sagrado y Shipetiari, en uno de los bordes del Parque Nacional Manu, motivó la activación –por primera vez en el Perú, tengo entendido- de un protocolo de contacto previamente desarrollado por los especialistas del viceministerio de Interculturalidad, entonces, año 2015, a cargo de la antropóloga Patricia Balbuena.

Fue la respuesta enérgica de un gobierno interesado, el del presidente Humala, en replantear una relación frívola, mañosa, entre el Estado republicano y la sociedad peruana con los últimos sobrevivientes del mundo paleolítico. Como ustedes saben, en las selvas de Perú, Ecuador, Bolivia, Colombia y Brasil subsisten en pleno siglo XXI grupos muy compactos de nómadas, hombres y mujeres que viven a salto de mata, huyendo exprofeso del contacto con nosotros, los habitantes del otro lado de los bosques que un día llegamos a su territorio para hacerlo nuestro.

En esos días de finales del 2015 me sumé al coro que aprobaba la decisión. En uno de mis comentarios a una nota de la antropóloga Balbuena que subimos a este blog fijé posición sobre el particular. Pueden leerla al final de este artículo.

Esta mañana me he tropezado con este interesante reportaje de Nat Geo que pone nuevamente en el escaparate mediático el tema de los momoles, así habría que llamarlos, que han empezado a contactarse con Occidente en las riberas del río Alto Madre de Dios, decidiendo de motu propio participar de un proceso de adaptación a las nuevas circunstancias que es necesario conocer. Más aún cuando es notorio el cambio de timón sufrido en ese ministerio desde que asumieron funciones las autoridades del nuevo gobierno.

No quiero pecar de desconfiado pero hablando con gente que sabe del tema, una de ellas la propia Patricia Balbuena, infiero que el giro que se ha dado en este tema es de 360 grados, no de 180 como mandan los cánones. En otras palabras, el problema de los pueblos indígenas amazónicos –en evidente contacto y en no contacto- ha salido de la agenda del Ejecutivo. Repito, no quiero pecar de desconfiado, pero urge que las autoridades competentes nos informen como marcha de este proceso. Voy a estar muy atento a una respuesta en ese sentido, Mientras tanto los dejo con el reportaje de Nadia Drake para National Geographic.

Leer más

Machiguengas del Parque Nacional del Manu: luchando por sobrevivir

Justamente hace unas horas conversaba con Chachi Román, director científico del Centro de Innovación Científica Amazónica (CINCIA), sobre la contaminación por mercurio en las comunidades indígenas de Madre de Dios, como lo venimos diciendo desde hace tiempo, un territorio devastado por la minería aurífera y otras pandemias. Román, uno de los peruanos que más sabe sobre restauración ambiental en la Amazonía, me estuvo dando, off the record, alcances muy importantes sobre la problemática minera en su región y de taquito me fue alcanzando algunos datos que dan cuenta del impacto que la actividad aurífera está generando en las comunidades indígenas al interior del Parque Nacional del Manu, lejanas todas de la zona de explotación del oro.

Para estas poblaciones la funesta contaminación por mercurio es una realidad de todos los días, el metal ingresa a sus cuerpos a través del pescado que consumen. ¿Grave, no? El problema de indudable salud pública está documentado y no solamente en el Perú, también en Brasil y Colombia. Como nos lo ha comentado el especialista en delfines de río Fernando Trujillo, deben ser más de seiscientos los tratados científicos que andan dando vueltas por allí que confirman el papel que cumplen los peces, principalmente motas, zúngaros y bagres, en la contaminación mercurial que sufren miles de seres humanos de esta desprotegida parte del planeta.

Jack Lo y Thomas Müller estuvieron en el Manu para traernos esta historia de riquezas biológicas y culturales en un territorio mágico poblado por peruanos que siguen resistiendo, que siguen defendiendo sus bosques y recursos naturales.

Buen fin de semana para todos. Hay mucho por hacer…

Leer más

“Mi encuentro con los mashco-piros del Parque Nacional del Manu”

Les dejo esta nueva historia de Diego Balbuena, inquieto y muy esforzado estudiante de biología de la UNALM, que ha hecho del Parque Nacional del Manu su gabinete de estudio. Diego acaba de volver del icónico parque con nuevas preguntas en la faltriquera. De eso se trata: la Amazonía peruana es un campo de aprendizaje permanente, una ilusión que se perpetúa con el tiempo.

Y qué bueno que en sus primeros pasos de científico de campo se haya topado con la dramática realidad de los indígenas no contactados de nuestro país, esos “peruanos” invisibilizados por un estado que más allá de los cantos de sirena que supone la promulgación cierta legislación que los favorece, los maltrata sistemáticamente al no respetar sus territorios y formas de vida consuetudinarias.

Espero que las nuevas generaciones de profesionales sean particularmente cuidadosos con ellos. Merecen otro trato, de verdad.

Leer más

[MANU] “A 10 metros de un águila arpía y no le pude tomar una buena foto”

Hace unos días, buscando información sobre águilas arpías (o harpías como las llaman en Panamá y Centroamérica), me tropecé con el interesante blog de Diego Balbuena, estudiante de los últimos años de la carrera de biología en la Agraria y pasante un tiempo en la estación científica de Cocha Cashu, en el mítico Parque Nacional del Manu. Diego tuvo un encuentro inesperado con un águila arpía y no pudo tomar la foto que cualquiera hubiera querido registrar para sentirse inmortal. Lo cuenta en este post de su muy ágil y entretenido blog (https://diegoblb.wordpress.com/). Hiistorias como las suyas inspiran de verdad, resultan indispensables para seguir soñando.

Les voy a ir contando más detalles sobre mis avances en las pesquisas en las que ando. Intensos y frenéticos lobbys están tratando de sacar de la lista de protección que maneja el SERFOR a los shihuahuacos de la Amazonía peruana, un árbol milenario, y no exagero, que sirve de atalaya y espacio de nidificación para arpías y guacamayos. Los shihuahuacos peruanos están siendo trozados para enviarlos como parquet a los mercados chinos. De terror, verdaderamente.

En fin, sigamos chimbando, quedan muchas tareas por hacer, , mientras tanto bienvenido a este portal estimado Diego, sus espacios están abiertos para más testimonios como éste que nos has jugado.

Leer más

[TRAVESÍAS] Manu, un Edén en medio del infierno

¿Cómo quisiera que el congresista Tubino y los demás integrantes de la comisión de Transportes y Comunicaciones del parlamento peruano, todos, los ocho de Fuerza Popular y los restantes, vean este informe de National Geographic sobre la riqueza natural y cultural de este Edén cercado por la barbarie?. Tamara Durant, mi linda ex alumna de Los Reyes Rojos, interrumpió mi mañana para preguntarme si había visto el artículo de Emma Marris en Nat Geo. Y por supuesto que había visto el post promocional dando vueltas por allí sin darle mucha bola.

Bueno, lo acabo de leer. Y lo acabo de hacer Tamarita, con lágrimas en los ojos, como se deben leer estas noticias, estas lucecitas en medio de la noche. A lo Chicho Durant. Lo que ha sobrevivido en el Manu, nuestro icónico parque nacional en medio de Madre de Dios –alguna vez alguien propuso llamar al departamento Madre del Diablo- es sorprendente, mágico, totalmente religioso.

Una verdadera epifanía.

En el Manu, en el Purús y en unos cuantos paraísos más alrededor del planeta, de nuestra Gea, perviven espacios como estos.

Esplendorosos, exageradamente necesarios para mirar con otros ojos el futuro que nos ha caído encima. Territorios donde la mano del hombre no ha perturbado lo que los dioses, todos los dioses, supieron crear para el disfrute de la humanidad, de ésta y de las que vendrán.

Ojalá que a los congresistas no se les ocurra aprobar la malhadada carretera en medio del Parque Nacional Alto Purús y la Reserva Comunal Purús como propone el proyecto de ley que en estos días se debatirá en la comisión de transportes. Si lo hacen, el daño a la especie será fatídico. No exagero, don Carlos, no lea este artículo con los ojos y la mente puestos en las bataholas de la política doméstica, éste no es un tema que solo convoca a caviares empeñados en seguir lucrando con la pobreza amazónica y nuestros recursos, aquí no se juegan los intereses de las transnacionales ecologistas, este no es un pleito entre WWF y usted.

Comprendo su rabia, congresista Tubino, detrás de las lindas fotos que iluminan esta mañana limeña se esconde el drama de la pobreza de Ucayali. Yo mismo lo he mencionado en un artículo que circula en las redes sobre la provincia que Ud. representa en el parlamento nacional:

“Los índices de desarrollo de la provincia de Purús son aterradores: una quinta parte de su población es analfabeta, lo que supone la tasa más alta de todo el país; el 70 % de las viviendas de la provincia carece de electricidad y solo existen siete postas de asistencia médica y diez camas en todo su territorio. Los indicadores de esperanza de vida y desarrollo humano se encuentran en el 20 por ciento inferior de todos los distritos del Perú, mientras que la renta per cápita es de tan solo 85 dólares al mes”.

Esa tragedia que nos llena de vergüenza no se va a solucionar trazando vías de asfalto e imponiendo el uniforme único a los escolares que habitan estos lugares tan alejados de la justicia social como usted y yo la entendemos.

Son otras las tareas por hacer, hay que discutirlas entre todos, y hacerlo dejando los extremismos de lado. Los extremismos de todas las partes en conflicto.

En el Purús -que para efectos de esta conversa es el Manu- no se define el porvenir de un partido o de una candidatura. Se definen muchísimas cosas más. Si permitimos que se destruyan estos paraísos, y una carretera como la que se pretende, está comprobado, lo haría irremediablemente, no hay futuro posible para los terrícolas, esta especie que tanto ha hecho por tirar por la borda siglos y siglos de historia y civilización.

En fin, lo dejo allí, lean con calma lo que se esconde en el Manu, esa porción del Edén que tan bien han cuidado los Terborgh, los Shepard, los Elías del relato de Nat Geo. Buena mañana para todos.

Leer más

Confirman que el Manu es el lugar con mayor biodiversidad del mundo

Estamos tan acostumbrados a las malas noticias que cuando nos llega una como ésta, positiva, extraordinaria, elocuente, las enviamos inconscientemente a la sección variedades, al lado de las notas científicas o de esas que nadie lee. Así que los invito a saborear, a repasar la buena nueva que nos envía la agencia Andina, la que financiamos con nuestros impuestos El Parque Nacional del Manu, la joya de más de un millón y medio de hectáreas de megadiversidad que comparten Cusco y Madre de Dios, es el lugar del planeta con mayor diversidad de vertebrados terrestres, mucho más que los reportados en 17 sitios de extrema biodiversidad en Asica, África y Latinoamérica. Ergo, es el lugar con mayor biodiversidad del mundo.

Qué bueno. Fantástico, a saltar en un solo pie … mucho rato.

Notable esfuerzo el que realiza el SERNANP y las comunidades locales, también los científicos que trabajan en el área, por preservar un espacio de nuestro territorio groseramente apetecido por quienes quieren extraer a toda costa sus recursos, muchos de ellos energéticos. Hace 43 años que este oasis de vida silvestre y tantos sueños compartidos sigue invicto, rebosante de vida.

Como en el Parque Nacional del Manu existen en nuestro país otras áreas de notable biodiversidad, una de ellas el Parque Nacional Alto Purús, muy cerca del lugar que estamos festejando, un espacio amenazado por la construcción de una caprichosa carretera que impulsa el congresista Tubino con el apoyo –oh, qué sorpresa- de doce parlamentarios de su bancada (Castro, Salazar, Andrade, Saavedra, Lizana, Letona, Aramayo, Ramírez, Herrera, Trujillo, Petrozzi, del Aguila), que no entienden, o no quieren entender, que las vías como las que están impulsando solo han servido para destruir paraísos naturales como estos.

En fin, guarda esta información, amable lector, en estos días el Congreso nacional va a debatir el proyecto de ley 75/2016 CR, ley que declara “de necesidad pública y preferente interés nacional el desarrollo sostenible de la provincia de Purús priorizando la conectividad terrestre”. ¿Preferente interés nacional? Pamplinas, lo que hay que cuidar, por qué es de interés universal, son nuestras áreas naturales protegidas. Lo demás son meros caprichos de quienes se quedaron en el siglo pasado. O en el antepasado.

Festejemos, viajeros, este nuevo record de biodiversidad. No todo es color de hormiga, no todo alimenta la depresión.

Leer más

Ministerio de Cultura se pronuncia en contra de la carretera Nuevo Edén – Shepietari

A pesar de que no entiendo muy bien el fraseo “en relación al proyecto de carretera que se viene construyendo entre las localidades Nueva Edén, Boca Manu y Boca Colorado”, que parece más un eufemismo que trata de ocultar lo inocultable: que la carretera en mención no es un proyecto, sino una triste realidad, estoy de acuerdo con el comunicado del Ministerio de Cultura. Es necesario, es imprescindible en asuntos tan sensibles como éste proceder de acuerdo al marco legal establecido de tal forma que se respeten los derechos de las poblaciones más vulnerables y la protección del ambiente en el que vivimos.

No hay otra salida.

Leer más

[URGENTE] MINAM desautoriza construcción de carretera en Parque Nacional Manu

Lo dije con todas sus letras durante mi presentación en el último Pecha Kucha Night: la tarea que nos queda por delante, si de verdad queremos salvar la Amazonía, es gigantesca, inmensa, infinita. Las fuerzas que la están destruyendo son invulnerables a la lógica y a la protesta pública; se han convertido en un poder invencible que ha tomado la sartén por el mango para imponer -de verdad, no exagero- la ley de la selva. Literal.

La carretera Nuevo Edén – Shepietari, lo dice con contundencia el comunicado que acaba de publicar el SERNANP y el Ministerio del Ambiente, es una aberración y debe detenerse de inmediato: la vía ha sido concebida para evitar el control del transporte del combustible que se utiliza en la minería ilegal, favorecer la extracción de madera y acelerar la invasión de los territorios indígenas. Detrás de tamaño atentado contra el ambiente y el futuro, so pretexto de la bendita integración territorial, están el Gobernador de Madre de Dios, cuestionado por sus supuestos vínculos con la minería ilegal y un grupo de autoridades coludidas con la corrupción y los negocios fáciles.

¿Cómo detenerlos si su grita pro-carretera entusiasma a un grupo de congresistas que desatendiendo las recomendaciones técnicas del SERNANP, la autoridad competente en la materia, se han lanzado a aprobar el proyecto de Ley N°2320/2012-CR? No lo sé, es difícil entender la obcecación de unos padres de la patria y autoridades regionales tan mediocres y cortoplacistas. Que me imagino no han tenido el tiempo de leer los informes que la academia y las ONGs que ellos recusan, hace tiempo vienen publicando en contra de ese desarrollo amazónico que solo mide el progreso en kilómetros de asfalto.

El promocionado informe “Las Rutas del Oro” que se hizo público meses atrás, comienza su exposición de motivos afirmando que el crecimiento geométrico de la minería aurífera en Perú y Brasil está íntimamente ligado a la proliferación de mamarrachos carreteros que han servido, entre otras cosas, para favorecer la extracción ilegal del oro. Amén del narcotráfico, la tala ilegal y otras pandemias.

El Ministerio del Ambiente y el SERNANP, lo señalan sus autoridades en el comunicado que están a punto de leer, “no se oponen a las inversiones que generen desarrollo socioeconómico para las comunidades de Madre de Dios, siempre que estas se lleven a cabo con la debida planificación y cuenten con instrumentos ambientales aprobados, a fin de que no representen una grave amenaza contra el capital natural y cultural del Perú”.

Me gustaría que nuestros beligerantes opinólogos, esos que no le dan tregua a Nadine, Yahaira, Oropeza y al loco Darwin, se pronuncien al respecto. Estos -y no esos- son los verdaderos problemas de nuestro país.

Hay que detener este sin sentido de una vez, no hay otro camino.

Leer más

ÚLTIMO MINUTO: Pronunciamiento del SERNANP ante hechos de violencia en el Manu

En extensos territorios de la Amazonía peruana, lamentablemente, el achoramiento es la divisa de colonos y pobladores asentados desde siempre, “narcotizados” todos por el extractivismo y sus tantas pandemias. Lo he constatado en La Pampa, Madre de Dios, tierra de mineros informales, y hace poquito en Ucayali, una región saturada de cultivos de palma aceitera que se siembran sobre bosques que se derriban a la mala. Y esa ley de la selva que se ha impuesto pese a los esfuerzos de autoridades honestas como las del SERNANP y otras instancias del gobierno –SERFOR una de ellas-, esa inveterada costumbre de zurrarse en la ley en nombre del desarrollo o la lucha contra la pobreza, es el principal escollo que tenemos los peruanos para salvar, de verdad, esta tierra promisoria, pulmón del planeta y reservorio de vida.

Lo que ha pasado el día de hoy en el Parque Nacional del Manu es una muestra evidente del descalabro en el que nos encontramos. En el país de la marca Perú, periodistas y opinólogos pusieron de inmediato el grito en el cielo debido a que la medida de fuerza de los manifestantes puso en riesgo la seguridad de desprevenidos turistas y claro, la imagen del país se puso en entredicho y al bienvenido negocio turístico tenemos que cuidarlo a toda costa, hay que impedir que se venga abajo.

En el país real, en cambio, la punta del iceberg deja entrever un fondo calamitoso: autoridades locales y regionales, aliadas de la sinrazón de la turbamulta, que se lanzan a construir carreteras sin visos de legalidad ni pertinencia ambiental. Así, nomás, porque me da la gana y esto que destruyo es mío y punto. Y de verdad, nadie los para.

Resulta inverosímil, francamente incomprensible, que a estas alturas del partido personalidades como el congresista Tubino sigan subidos a este cochebomba que avanza en sentido contrario a la razón y se empecinen en defender un modelo de desarrollo amazónico colapsado y anacrónico. Las carreteras en la Amazonía solo sirven para transportar desatinos contra la naturaleza, para estimular la osadía de un ejército de peruanos (y también extranjeros) que se han adueñado de lo que es de todos para destruirlo a mansalva.

Es urgente retomar el principio de autoridad y no a través del imperio de las botas policiales y militares, que en algunos casos, como en el de Madre de Dios, solo han servido para lanzar más combustible a la hoguera social. Es urgente un debate público, una toma de posición de todos los actores comprometidos de verdad en el futuro del país. Partidos políticos, universidades, ambientalistas, ONGs, federaciones indígenas, gremios empresariales, iglesias, pobladores de toda condición, etc.

Si no se actúa rápido, mejor apaguemos la luz de una vez.

24/9/2015

Leer más