Donde comer en el Perú
Por Wili Reaño - Viajeros

El Barril Fusión – San Isidro

3

Con mis hijos he ido generando con el transcurrir del tiempo una magnífica tradición familiar: comer rico, abundante y en todas partes, siempre. Nuestro apetito y gustos culinarios no tienen límites y a la hora de elegir una mesa, en donde nos toque estar, nos gusta principalmente el buen trato y lo elaborado con esmero, como en casa. O mejor.

El Barril fusión, carnes al cilindro

La semana pasada, con Javier que se va a Rusia para alentar a la blanquirroja, nos citamos en El Barril Fusión, en pleno centro empresarial de San Isidro para rendirle tributo a las carnes al cilindro y a los platos que la comida peruana ha sabido fusionar con lo mejor de las culinarias internacionales.

Esta vez me tocó escoger locación a mí y no dudé en proponerle este muy bien presentado local sanisidrino que conocí gracias a los buenos consejos de otro sibarita limeño: Charlie Rangel. Con él, con Maud Gurunlian, Joanna Boloña, Mariela Goyenechea, Frank Tipiani y los demás Viajenarios nos juntamos hace unos meses en uno de sus cómodos espacios para almorzar riquísimo y pasarla bien.

8

Es que Potino Aguilar, el mentor de una propuesta que está marcando tendencias en un rincón de la ciudad que a la una de la tarde bulle de funcionarios y hombres de negocio buscando comer bien para disipar la rutina laboral y terminar la chamba de la tarde, es un magnífico anfitrión y un osado patrocinador de convites memorables. Como éste que les presento a continuación.

Inmersión inicial, para picar entre amigos

Le pedí a Gabriela, la simpática muchacha que nos atendió con tanto esmero y diligencia, un plato que no tiene pierde que ya había disfrutado: Provoleta characata con chorizo artesanal, un cruce de polendas: el queso arequipeño remplaza muy bien al provoleta argentino y no le hace mientes a esos chorizos artesanales que en Lima están haciendo historia. Riquísimo y muy potente entremés. Oportunísimo para empezar el festín parrillero.

Como Javier y yo somos aficionados a la gula, proseguimos la inmersión culinaria con un plato de campeonato, el non plus ultra de la culinaria arequipeña: Rocoto relleno con chancho al cilindro y pastel de papa. Lo que podría ser considerada una exagerada colusión de sabores y texturas, se resuelve con propiedad en el restaurante de Potino, Italo Orihuela y Luis Miguel Valdés: el rocoto presenta un picor equilibrado que para nada compite con la potencia que suelen tener los trozos de carne de chancho al cilindro. El pastel de papa hace la pausa y permite que se luzcan tanto el relleno del rocoto como el cerdo recién salido de las brasas.

1

3

Primer intermedio, para criollos que aceptan la fusión

Javi se lució con lo que eligió. No le dí detalles, pero soy adicto a un plato que la tía Meri, la madre de los Rubio, mis compañeros de toda la vida, preparaba con maestría cuando era un mozalbete:  tallarines con salsa a la huancaína. El Spaguetti a la huancaína con panceta al cilindro que pedimos, resulta una fusión italo-chola que si bien es cierto marida estupendamente con cualquier carne, en comunión con el chancho al cilindro se convierte en un platillo de lujo que ya debería ingresar a nuestra carta exportable.

Se lo dije con sonoridad a mi hijo: si de comer chancho se trata, el buen cocinero debe servir los trozos con la adecuada proporción de carne tierna, cebito bien cocido y pellejo crujiente. El cilindro del Barril, vaya redundancia, acierta.

4

Tocata y fuga, cilindrada pura

La Panceta al cilindro con salsa tariyaki y arroz thai, con la que intentamos cerrar la faena, me gustó. El chancho se vuelve a lucir con la salsita tariyaki que le rinde obligado tributo a la cocina nikei que tan presente se ha hecho en la mesa nuestra. Lo thai le da su toque de originalidad que siempre encanta.

Finalmente, admiración de Gabriela, de Anzoátegui, Venezuela,de por medio, nos aventuramos a sellar la cita de despedidas con un clásico de El Barril Fusión: el Chancho al cilindro con papas a la provenzal y ensalada. Lo justo, el cilindro y las siempre bien recibidas papitas coktail siempre caen bien. Hummm, todo 10 puntos sobre 10.

Dejo para la próxima vez, querido Potino, estos platos que todo buen comensal estoy seguro disfrutará en El Barril Fusión como se debe: el norteñísimo Ceviche de pato; la Triada criolla: ají de gallina, tacu tacu y carapulcra con chancho al cilindro, por dios qué bien suena y el  Aeropuerto con chancho al cilindro con ensalada de palta. Pasumachu.

9

Y como ya no podía más de tanta buena mesa, le pedí a Potino que me diera más pistas sobre la propuesta de los tres socios de esta conquista cilíndrica, esto fue lo que me dijo: “Mira, es indudable que el público que nos visita está compuesto por ejecutivos de las diversas empresas que operan en el centro financiero de San Isidro y alrededores, quienes se van encantados de lo que les ofrecemos y suelen traer a su familia los fines de semana. También tenemos un after office buenísimo con música en vivo y shows unipersonales. Lo nuestro, la especialidad de la casa, es lógicamente el cilindro donde le sacamos provecho a las carnes de chancho, pato, y pollo, fusionadas con pastas y la imprescindible sazón criolla. Ofrecemos desayunos criollos  y espaciosos para atender a toda la oficina, a toda la patota o los grupos de turistas que visitan la ciudad. Nuestra barra es muy variada y exquisita”.

Fin de fiesta. Javi regresó con toda la mancha de su oficina al día siguiente, se lució con el datazo y yo tomé la ruta del Cusco para adentrarme en la Amazonía de Madre de Dios y Bolivia.Todos felices y llenos. Qué siga la fiesta…

Calle Amador Merino Reyna 368 piso 2 San Isidro
Telf. 955 809 390
Horario de domingo a viernes de 9 am a 4pm ( por el mundial)
After office jueves y viernes de 6 a 12 pm
https://www.facebook.com/elbarrilfusion%20/

7

Si quieres que incluya  los datos del servicio que prestas en este destino (o cerca de él)  porque es de calidad y toda confianza o tienes interés en darnos algún dato que no hayamos considerado escríbeme a revista@soloparaviajeros.pe o conwilireano@gmail.com

10

5

2

6

Lo comenté con sonoridad mientras apuraba el plato que me habían servido con tanta amabilidad en El Barril Fusión de San Isidro: si de comer chancho se trata, el buen cocinero debe servir los trozos con la adecuada proporción de carne tierna, cebito bien cocido y pellejo crujiente. El cilindro del Barril, vaya redundancia, acierta.