Todos los Libros

October 2018

eta18286

Andrea Wulf. La invención de la naturaleza. El nuevo mundo de Alexander von Humboldt Revisionista, nunca mejor empleado el anatema para calificar el trabajo de Andrea Wulf sobre la vida de Alexander von Humboldt, el científico nacido en Prusia que dedicó su vida a estudiar la naturaleza de nuestro continente después de haberlo recorrido, en parte, solo en parte, entre 1799 y 1804, justamente cuando el régimen colonial empezaba a resquebrajarse y el pensamiento ilustrado se hacía fuerte entre los reformistas americanos.

Viajero enciclopédico, amigo de Goethe, Schiller, Jefferson y Bolívar, el barón de Humboldt, se ocupó de diseccionar el Nuevo Mundo como nadie lo había hecho antes, para ello ascendió montañas, se internó en selvas hasta entonces inaccesibles, navegó ríos de caudales tremebundos, midió con afán la temperatura equinoccial de una geografía que lo mantuvo en ascuas el resto de su vida. Y mientras se empeñaba en descubrirlo todo, se dio maña para mantener romances impetuosos. vislumbrar el nacimiento de las revoluciones que tomaron por asalto su siglo y hacer de la ciencia su ideario político.

De eso se ocupa Andrea Wulf, la estudiosa británica nacida en la India que se ha dado el trabajo de dar la vuelta al mundo para tratar de construir una biografía del científico más a tono con su contribución posterior, que es inmensa, magallánica, contemporánea. A Humboldt, lo sé por los trabajos de Estuardo Núñez, le interesó “la botánica, la zoología, la geología, la geografía, la etnografía, la arqueología, la economía y la industria, la minería y la situación social y política, las lenguas aborígenes y la historia antigua de nuestro continente”.

La revisión del personaje hecho por la profesora de historia del Royal College of Art de Londres nos devuelve un Humboldt mundano, intenso: un genio atrapado en los avatares de la política internacional del siglo XIX, un prisionero de su audacia y su anticolonialismo.  Humboldt de acuerdo al retrato de Wulf fue el primero de nuestra especie en entender a la Tierra como un ser vivo, poblado por organismos integrados a un orden, a un Cosmos que empezaba a ser conturbado, transformado en aras de un progreso peligroso. Fue nuestro primer ecologista, el abanderado del grito a favor de la sensatez y una apropiada relación con la naturaleza que otros siguieron dando.

Lo comentó Raimondi, otro genio, “lo que admira en Humboldt no son sus observaciones, sino aquellas vastas miradas de conjunto, aquellas rectas deducciones sacadas de las observaciones, en fin, aquel grande espíritu de generalización que constituye la verdadera ciencia”. Hay que volver a Humboldt, él lo dijo todo. El relato de Wulf es notable por ello. Lo recomiendo.

Andrea Wulf
La invención de la naturaleza. El nuevo mundo de Alexander von Humboldt
Taurus
584 pp
2016

Andrea Wulf, La invención de la Naturaleza

9788490702994

Manu Leguineche, El precio del paraíso. Manu Leguineche es uno de los más grandes periodistas de viaje que conozco. No travel blogger, aclaro, periodista en toda la extensión de la palabra. Periodista, además, en una época en que serlo implicaba preparación académica, infinidad de renuncias, sangre fría y riesgos a montones.

Fue corresponsal viajero, cubrió guerras por todo el mundo, hizo televisión, radio, fundó una agencia de noticias y al final de su periplo vital optó por refugiarse en una casa de campo en Brihuega, la Guadalajara española, para buscar descanso y despedirse de a pocos.

Manu fue un periodista a tiempo completo y un esmerado prosista.

El libro que les recomiendo es una joya y seguramente lo van a encontrar en su versión digital. La historia del personaje que lo construye es apasionante. Leguineche fue a buscar a las selvas del Madidi, en Bolivia, los pocos rastros que había dejado Antonio García Barón, un anarquista español que combatió a las tropas de Franco en España, resistió la invasión nazi en Francia y hecho prisionero en combate, terminó la guerra en el tenebroso campo de concentración de Mauthausen donde fue rescatado por las tropas estadounidenses cuando ya no daba más.

Recuperada su libertad, García Barón se enemista con el mundo, con el sistema social que lo había aventado al infierno, para refugiarse en las junglas del río Quiquibey y vivir de la naturaleza, lejos de la sociedad que lo maltrató tanto. En esa floresta apartada de todo que he recorrido alguna vez, el español funda, con su esposa indígena y los hijos que tiene con ella, una célula independiente del universo que había conocido y que por cierto recusaba. Un reino donde no existe el dinero ni las comodidades del mundo externo.

El relato que construye Manu sobre García Barón es apasionante: no solo por el retrato que hace del subyugante paisaje que le toca conocer –Manu vive unas semanas con el Robinson Crusoe del Quiquibey en las chocitas que los García Barón habían levantado en medio de la manigua- si no, por el testimonio recoge de un hombre sabio, atormentado por el dolor de la muerte, que logra redimirse entre pájaros y árboles, en un paisaje propio del primer día de la creación.

Me encantó El precio del paraíso, se los recomiendo. Tienen que conocer al Manu Leguineche. Buena lectura.

Manu Leguineche
El precio del paraíso
Espasa Calpe, 1995
224 p.

Manu Leguineche, El precio del paraíso

9788420400761

Héctor Abad Faciolince, La Oculta. Tres hermanos tienen que decidir la suerte de la finca familiar que logró sobrevivir al tiempo en una campiña sacudida por la violencia en las sierras de Antioquía, ahora que su madre, la matriarca del clan, ha fallecido. Los tres –Antonio, Pilar y Eva- mantienen una relación de amor-odio con La Oculta, la hacienda que heredaron de sus mayores que ya no encaja  en la dinámica de un país fracturado por el terror de quienes se alzaron en armas y la modernidad que desprecia la vida en el campo.

“Cuando uno tiene una familia numerosa, la ficción es casi innecesaria”, ha comentado Héctor Abad el autor de esta novela sobre la fragilidad de los sueños que hay que leer de un solo tirón. Cuando un país intenta salir de una época tan violenta como la que vivió Colombia, la ficción tiene que acudir necesariamente a la realidad para tratar de extirpar los demonios que engendró la pesadilla vivida.

Abad intenta transitar ese recorrido. Entender lo que le ocurrió al país escarbando en la historia de una familia de clase media, fundada por migrantes que encontraron en la tierra los insumos para progresar, que debe acomodarse a una Colombia diferente, menos idílica, a una nación que jamás volverá a ser la misma.

Con La Oculta, Héctor Adad ha logrado pergeñar un relato muy entonado de lo que significa la vida en el campo para quienes abandonaron las montañas y el aire libre para acomodarse al ritmo de las ciudades que va pariendo a montones el siglo que nos ha tocado vivir. Lindo relato, vivido, lleno de evocaciones y cercanías. Se los recomiendo, buena lectura.

La Oculta
Héctor Abad Faciolince
Alguara
334 páginas

La Oculta, Héctor Abad Faciolince

September 2018

978843396410

Diario de Oaxaca
Oliver Sachs
Anagrama
184 páginas

Oliver Sachs, el neurólogo de Despertares (Awakenings), la película con Robert de Niro y Robin Williams como protagónicos, fue también un esmerado miembro de la Sociedad Americana de los Helechos. Y en esa condición asistió, siendo sexagenario ya, a un viaje de exploración y estudios a la región de Oaxaca, según el propio autor una de las más ricas en el mundo para observar estas antiguas y muy particulares plantas vasculares que no tienen flores y se reproducen por medio de esporas.

Resultado de ese viaje aparentemente botánico es este diario lleno de notas sobre la cultura de México tradicional y reflexiones personales, íntimas, sobre el sentido de la ciencia y la observación del mundo que nos rodea. Sachs es uno de mis autores preferidos y en este librito para leerlo de un sopetón se puede encontrar mucho de su legado. Recomendable para amantes del científico neoyorquino que dejó antes de morir una carta-manifiesto sobre la vida que hay que leer mil veces.

Diario de Oaxaca, Oliver Sachs

April 2015

untitled (2)

Inés y la alegría
El ejército de la Unión Nacional Española y la invasión del valle de Arán
Pirineo de Lérida, 19.27 de octubre de 1944
Episodios de una guerra interminable
Maxi Tusquets editores, 2013

Como lo ha comentado la propia Almudena Grandes, Inés y la alegría, la primera de las seis novelas de sus personalísimos “Episodios de una guerra interminable”, es una obra de ficción inserta en la crónica de un acontecimiento histórico real, la invasión del ejército rebelde de la Unión Nacional Española al valle de Arán, en el Pirineo de Lérida, una arriesgada operación militar ninguneada por la historiografía oficial que se desarrolló entre el 19 y el 27 de octubre de 1944 que bien pudo acabar –y prematuramente- con el gobierno de Franco, el caudillo en el poder desde el ingreso de los nacionales a Madrid en 1939.

Es también una historia personal, particular, sobre el heroísmo de un grupo de jóvenes idealistas, en su mayoría militantes del Partido Comunista Español (PCE), que intentaron, fieles a sus principios y juramentos, recuperar por la fuerza la España que había sucumbido al falangismo y al terror. Una historia, una petit histoire, sobre el compromiso y la fe de un ejército de ocho mil guerrilleros (o maquis, en el lenguaje de la época) que habiendo vencido a las tropas de Hitler en el sur de Francia sería derrotado en los salones donde se hace fuerte el poder y reinan las cuestiones de estado.

¿Quiénes estuvieron detrás de la Historia, esa que se escribe con hache mayúscula?, ¿quiénes, como en el poema de Bertolt Brecht, construyeron Tebas, la de las Siete Puertas, o la dorada Lima, o la Gran Muralla?, ¿quiénes acompañaron a Alejandro, a César, a Federico de Prusia mientras el tiempo les permitió vencer a lo imposible? Quiénes fueron, finalmente, los que habitaron esos miles y miles de cuerpos que sufrieron las consecuencias de esa guerra interminable que fue la Guerra Civil española. ¿Tuvieron tiempo para amar mientras soñaban con el paraíso?, ¿sus vidas estuvieron exentas de las fatigas del amor que tanto daño nos hacen? Porqué como dice y repite la autora de esta novela intensa y bien estructurada “la Historia inmortal hace cosas raras cuando se cruza con el amor de los cuerpos mortales”.

 Es que Inés y la alegría también es un tratado sobre el amor, sobre el amor verdadero y el impostado, ese que se erige sobre las bases de la acomodación y el cálculo aleve. El que cultivan Inés Ruiz Maldonado, la chica lista de la calle Mostenquinza que se hizo guerrillera en Bosost, norte de España y el capitán Galán, el minero asturiano que dejó los Picos de Europa para convertirse en ciudadano de una patria universal, los protagónicos de esta historia conmovedora, está preñado de intensidad y va fluyendo, generoso, durante las tres décadas de una narración que se sostiene sobre las luces y sombras que van dejando cada uno de los que integraron la partida de milicianos que invadieron España seguros de su éxito y terminaron edificando su exilio en Toulose.

El que somete a los cuerpos de Mercedes Ibárruri, la Pasionaria y Francisco Antón, doce años menor que ella y mortal; o el que atenaza a Carmen de Pedro y Jesús Monzón (los cuatro seres vivos, de carne y hueso, personajes reales de una historia de ficción), en cambio, es esquivo, lleno de meandros y sirve de pretexto perfecto para que la Grandes se entrometa en el trabajo de los historiadores para elaborar una teoría sobre el arte de la política, las intrigas por el poder y la historia que pudo ser y no fue que convence.

 La historia de Inés y la alegría está narrada en tres planos, dos ficticios y uno real. Inés y Galánrelatan en primera persona lo que ven y sienten desde la total libertad que les permite la Grandes, notable fabuladora, mientras que en el plano más lineal, pero necesario para comprender las trastiendas, es la propia autora la que sabrá introducirnos por los vericuetos de la real politik, allí donde habitan Ibárruris, Carrillos, Azcárates de la historia real y acomodaticia.

 Debo mencionar que empecé los “Episodios de una guerra interminable”, el todavía inconcluso ómnibus literario de Almudena Grandes (Madrid, 1960) por El lector de Julio Verne, la tierna y azorada historia de Antonino Pérez, el hijo de un Guardia Civil que en Fuensanta de Martos, Jaén, logra liberarse de los estragos de una infancia atroz refugiándose en la lectura los clásicos (Galdós, Cervantes, Verne, entre tantos). La trama de esa novela recrea las vicisitudes y penalidades de partisanos y enlaces de la guerrilla de Cencerro durante el llamado Trienio del Terror (1947-1949). Ésta, Inés y la alegría, se ocupa, lo he comentado, de un período en apariencia más corto –nueve días en diciembre de 1944- para relatarnos el destino de los hombres y mujeres que tuvieron que partir al destierro, o a las montañas, que a veces era lo mismo, llevando en sus mochilas los recuerdos de la victoria pírrica del Frente Popular, en 1936 y la promesa, el juramento, de un pronto retorno. Españoles de todas las regiones que dejaron el sueño a un lado para instalarse en un territorio ajeno. Inés, la burguesita insatisfecha, hermana menor de un delegado de la falange en Lérida, lo pierde todo, en un primer momento, y sucumbe como tantos al terror de un régimen que impuso condiciones a cualquier precio. Redimida gracias a su terquedad y a ese ejército improvisado que se atrevió a cruzar la frontera entre España y Francia, logra ganar la libertad para formar una patria nueva, diferente y distante, con una familia compuesta por combatientes de toda laya.

En el tramado de las historias de cada uno de los integrantes de ese grupo de comunistas –Lobo, Comprendes, el Pasiego, el Zurdo, Zafarraya, Sacristán, el Bocas, Carnero, Botafumeiro, Ninot, el propio Fernando González Muñiz, conocido por el alías de Gaitero o Galán, miembros casi todos de la VII Brigada de la IX División de las Fuerza Francesas del Interior- y de las mujeres que los acompañaron en su ilusión -Ángela, Lola, Amparo Angelita, Montse- radica la belleza literaria de este relato sobre la resistencia antifascista y el paso de la vida (“nos hicimos mayores casi sin darnos cuenta”, dice Inés. Grandes utiliza todo su genio creativo para componer un lienzo de esa España beligerante que soportó con estoicismo su drama interior. La persistencia de esos hijos suyos en la utopía y su disciplinada complacencia para aceptar los dictados del PCE, es lo que les permite seguir vivos y aferrarse, a pesar del paso de los años, a la posibilidad del retorno… o a la caída del caudillo. “Aunque no dejamos de intentarlo ni un solo segundo de todas las horas que caben en treinta y seis años seguidos, nunca pudimos derrotar a Franco (…) logramos seguir vivos después de haber matado una parte de nosotros mismos”, Galán lo dice en nombre de todos.

Inés, la cocinera del cuartel general de Bosost durante los días de la invasión al valle de Arán, se convierte en la propietaria en sociedad con las esposas de los combatientes de 1944 de Casa Inés, el mejor restaurante español de Francia, estrellas Michelin incluidas y, Galán, su esposo, en acomodado comerciante de abarrotes en los linderos del país que han dejado atrás.

Pensé en el El hombre que amaba a los perros, de Leonardo Padura, mientras devorada la novela de 715 páginas y un apéndice de Almudena Grandes. Tanto para el cubano como para la madrileña, las grandes hazañas de la libertad suelen estar preñadas, casi sempre, de un cúmulo de miserias y lados oscuros. Somos, finalmente, esclavos de las circunstancias, fichas movibles de un tablero que jamás logramos dominar. Pensé también en los mil y un detalles de la cocina española, esa que a punta de sopas de ajo, tapas, empanadas, guisos, croquetas, tortillas de patatas, acompañó en el éxodo (y en el retorno) a millones de españoles por el mundo y fue el territorio imaginario para devorar angustias y apuntalar el martirologio. Buena, intensa, deslumbrante novela.

Inés y la alegría
El ejército de la Unión Nacional Española y la invasión del valle de Arán
Pirineo de Lérida, 19.27 de octubre de 1944
Episodios de una guerra interminable
Maxi Tusquets editores, 2013

 

 

 

Inés y la Alegría

January 2015

librobrack

En el 83 empecé a hacer mis pininos como maestro de la mano de un libro poco frecuentado pero valiosísimo: El Ambiente en que vivimos, de Antonio Brack Egg. Yo, que hasta entonces sólo había sido un poco concentrado alumno de geografía y ciencias naturales, me topé de pronto con una guía estimulante sobre el Perú, su medio físico y sus recursos. Y con ella me lancé al ruedo de enseñar, aprendiendo al mismo tiempo de sus textos y consejos.

Casi veinte años después de este aprendizaje a trompicones llega a mis manos una edición más completa -¿compleja?- del mismo texto; gráficamente mejor trabajada y con adiciones que de verdad suman y revalorizan su mensaje fundamental. El Ambiente… se llama ahora Ecología del Perú  y ya no es la obra en solitario de Brack sino que en su elaboración ha participado también Cecilia Mendiola, compañera y principal colaboradora del autor.  El sello también es otro: el de la editorial Bruño con el auspicio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Todo un lujo en edición popular.

¿Qué decir de este libro?. Mucho, se trata de un compendio de ecología indispensable para quien quiere hurgar en el desarrollo de la nueva ciencia y sus implicancias peruanas. Casi un manual de obligada lectura para maestros y estudiantes.

El texto ha sido dividido en cinco grandes unidades temáticas: el Ambiente, las Regiones Naturales del Perú, Los Recursos Naturales y su uso sostenible, La Especie Humana y el Ambiente y el Desarrollo Sostenible.  A mí me fascinó la unidad donde el Maestro Brack desarrolla su propuesta de regionalización  en once ecorregiones, que me parece –a la luz de mis recorridos por el país y con las debidas excusas al Amauta Pulgar Vidal- la más lúcida de las tantas que se han esbozado en los últimos cien años.

Los autores han sabido incluir a manera de tips amplia información de utilidad para quien consulta cada uno de los temas propuestos; al mismo tiempo han sabido “vestir” con fotos e ilustraciones muy bien elegidas los materiales presentados. En estos días he aprendido mucho sobre el Fenómeno El Niño,  jagüeyes, pavas de monte, osos de anteojos revisando las páginas de esta utilísima Ecología del Perú. Por eso es que me arriesgo a decir que es tiempo de exigir al Estado que se dé maña en invertir en apoyar a tantos y tantos estudiosos peruanos que tienen un capital inmenso que aportar para el desarrollo nacional. Si cada Brack, de los muchos que laboran silenciosamente en nuestro país, tuviera la tranquilidad económica para plasmar en un texto lo mucho que sabe sobre su especialidad, este país golpeado como ninguno podría avizorar un futuro promisorio. Mientras tanto, deleitémonos en saborear esta obra maravillosa y apasionante.

Ecología del Perú

June 2014

Lighthouse

Como lo ha comentado la propia Almudena Grandes, Inés y la alegría, la primera de las seis novelas de sus Como lo ha comentado la propia Almudena Grandes, Inés y la alegría, la primera de las seis novelas de sus Como lo ha comentado la propia Almudena Grandes, Inés y la alegría, la primera de las seis novelas de sus

Inés y la alegría

Hydrangeas

Lima cómo Vamos. Evaluando la gestión en Lima al 2011

Jan R. Baiker

May 2014

Hydrangeas

Mapeo de proyectos privados de alivio y superacion de la pobreza

IEP