El fin de una era y el advenimiento de otra, un artículo de Alberto Cafferata

Alberto Cafferata desde Caraz

Mi opinión

Como muchos empresarios del sector, Beto Cafferata, de Caraz, Callejón de Huaylas, es un bravo. Lo conozco desde hace mucho tiempo y sé de su innegable capacidad para resistir los embates que reciben los que se han propuesto hacer turismo en un país y en una parte del planeta donde lo común son las crisis y los desasosiegos. Sobreviviente de varios Niños y del cólera, de los paquetazos de los gobiernos que dejamos atrás, del SARS, del Ébola, de la H5N1, H1N1, lo dice él mismo con un estoicismo admirable, Alberto Cafferata, tour conductor de reconocido prestigio y muchísimas millas de recorrido, es un terco creyente en las oportunidades que el mundo después del COVID-19 ofrece a los que no bajaron la guardia y supieron ser creativos y resistir.

Comparto con ustedes la nota que subió hace un par de días a su cuenta de Facebook que por cierto ha tenido la gentileza de compartir con nosotros. Es el sétimo artículo que publicamos en SPV sobre el turismo que queremos. Me ha gustado y en lo sustantivo comparto su análisis y sus propuestas. Para Cafferata los lodges, los albergues, las fincas rurales, los emprendimientos caseros, sobre todo aquellos gestionados en vinculación estrecha con las poblaciones locales y respetuosos del medio ambiente van a ser los preferidos de un público menos alocado, mucho más consciente de la precariedad en la que nos movemos y muy exigentes a la hora de revisar protocolos y compromisos serios con la sostenibilidad de los procesos implicados en las operaciones que consumen.

Confiemos que va a ser así, Beto, como Pedro Solano, el comentarista de hace unos días, encuentra en el territorio que los gobiernos locales, regionales y el nacional protegen –las llamadas áreas naturales protegidas- un dínamo que de ser manejado apropiadamente puede generar escenarios novedosos para los turistas y servidores que necesitamos para hacer de este planeta un planeta para siempre. Les dejos la nota de mi amigo Beto Cafferata, ojalá la puedan compartir con más gente: otro mundo es posible, el turismo que queremos tiene que dejar de ser una quimera. Buena semana para todos.

En las últimas semanas, he venido recibiendo llamadas y correos de amig@s empresari@s del sector turismo, muy preocupados por la carencia de iniciativas y propuestas de parte de nuestras autoridades respecto a las estrategias para la reactivación del turismo. Bueno, aún es temprano creo para exigirles una respuesta, en parte porque nadie está preparado para esto, además de estar enfocados en otras prioridades (el control de la pandemia). Pero, me insisten pronunciarme al respecto por ser sobreviviente a varias y grandes crisis (violencia social, gobiernos catastróficos, El Niño, SARS, Ébola, Cólera, H5N1, H1N1, etc), y dicen eso me da cierta autoridad sobre mis opiniones.

Les agradezco, aunque considero es algo sobrevalorado, pero en fin, aquí un breve diagnóstico y una respuesta;  al menos comparto la lectura de lo que observo en esta ocasión.

Reactivación progresiva
Se prevée para fines de junio la reactivación progresiva del transporte terrestre público. Dependiendo en gran medida del nivel de avance en el control de la pandemia de cada región. A la luz de las evidencias, veo claramente que Tumbes, Piura, Lambayeque, y tal vez La Libertad, serán de las últimas que en reactivarse, y por arrastre, están poniendo en riesgo a Chachapoyas y Cajamarca. Tienen tiempo hasta diciembre para ponerse al día antes del inicio de la temporada de playas.

Tercera edad
Las personas 60+ no podrán viajar hasta posiblemente fines de agosto, un importante segmento de viajes que se mantendrá en modo “lista de espera”, sin embargo, hacia el último trimestre 2020 se debe ya reactivar.

Viajes de promoción
No más de a cuatro camas por habitación ni grupos de 20-30, son ya historia, las agencias especializadas en este segmento no podrán ofrecer destinos fuera del país al menos hasta finales del verano 2021, así, segmentar los grupos en unidades de 6 y encontrar destinos dentro del país en un radio de no más de 400km parece ser una alternativa.

Fin de los grandes hoteles
No va más los mega hoteles modelo Las Vegas, Dubai, etc. La alternativa son los Lodges, Albergues, casas rurales, de familia, con mayor identidad cultural y contacto participativo con la comunidad local. En Europa ya he utilizado mucho los refugios self-catering, una alternativa muy viable en casi toda nuestra región Andina, de costa, y selva.

Fin de los cruceros
Los mega cruceros de la clase Oasis y Quantum, son también ya historia, tendrán que reinventarse, y con ello los puertos que los recibían.

Turismo de lujo
Es en parte responsable del enorme impacto sobre los ya limitados recursos del planeta, gradualmente se irá estigmatizando ante millones de personas que si apenas tienen para sobrevivir, su perfil tendrá que mantenerse muy bajo, ya no será más un elemento aspiracional.

Turismo de masas
No va más, inclusive Machu Picchu, empezando por la Unesco, tendrán que evaluar nuevamente la capacidad de carga, imposible pensar en 2k o 3k personas apiñadas en un sitio arqueológico, o 10+ pax trepados en un sand buggy en Huacachina o 12+ en una lancha en Paracas o el Lago Titicaca.

Eventos deportivos
No puedo imaginarlo sin público, guardando distancias, sería como asistir al Coliseo Romano y encontrarse al Emperador y los gladiadores ahí solos. Lo mismo va para las Corridas de Toros, Peleas de Gallos, Box. La esencia misma del deporte es la competitividad, supongo sobrevivirán aquellos que practican al aire libre🤔… MTB, kayak, remo, vela, paddle board, ski, snowboard, sandboard, natación, surfing, etc.

Aire libre
Todas las formas de turismo practicado en grupos reducidos y al aire libre, serán de lejos, las primeras alternativas en reactivarse. Fortalecer la conciencia medio ambiental y sensibilidad social son esenciales ahora más que nunca para hacerlo sostenible/sustentable.

Fiestas masivas
Fin de los carnavales, Semana Santa, etc, como los conocemos, destinos turísticos que son monotemáticos tendrán que diversificar su oferta, esto se aplica desde el Carnaval de Río, Venecia, Cajamarca, hasta la Semana Santa en Sevilla, Córdova, Ayacucho, etc.

Celebraciones religiosas
No más veremos a 30,000 personas acompañando al Señor de los Milagros, ni la peregrinación a la Cruz de Motupe, ni el Inti Raymi, ni Qoyllur Rit’i, etc, en síntesis… fin del Turismo Religioso como lo conocíamos. Las peregrinaciones masivas en todas las creencias y destinos tendrán que reformularse (La Mecca, Tierra Santa, El Vaticano, Lourdes, Fátima, etc.).

Turismo interno / receptivo
Un resurgimiento explosivo del Turismo Interno, en formato Solo, Pareja, Amigos, Familia a partir de agosto. Hacia abril/mayo 2021, la ruptura del dique de los que – no viajamos el 2020 -, sumado a los que van a viajar el 2021, avisora una temporada excepcional, pero, a reducir los costos.

Aranceles / IGV
Así, el Gobierno Central (MEF) tendrá que reajustar el IGV exonerando al Receptivo y ampliar así la base tributaria y por ende la recaudación, incluyendo una reducción de Aranceles e IGV a toda la gama de productos sanitarios necesarios. TODOS debemos ser formales, NO asistencialismo ni incentivos a los informales (porque es nuestro aporte al desarrollo colectivo del sector y del país, y no para regalarlo). Muy distinto de un apoyo humanitario, que si debe darse.

Wifi / Ancho de banda
Requisito sine qua non (indispensable) para todo prestador de servicios turísticos. A fines 2020 debemos contar en el Perú con red móvil 5G, las operadoras actuales tendrán que bajar sus costos y trabajar en la ampliación del área de cobertura (zonas rurales).

La alternativa
Impulsar pequeños/medianos emprendimientos turísticos a fin de atomizar la carga y minimizar el contagio y el impacto ambiental. Capacitar y fortalecer las capacidades de los nuevos emprendimientos (sanitarios, gestión de Residuos Sólidos, manipulación de alimentos, etc.), priorizando su identidad cultural. Diseñar los nuevos protocolos sanitarios para transportes, alojamientos, restaurantes, etc. Calendarizar los destinos para reducir la concentración, fin de los feriados largos, se tendrá que poder viajar durante todo el año. Reorientar el interés hacias los parques nacionales, reservas;  gran parte de de nuestro territorio se encuentra protegido bajo alguna modalidad del Sernanp, enorme potencial por explotar. Termalismo, una forma saludable y divertida de turismo, además que a los Corona no les agrada el calor, gran potencial en el Perú.

Bueno, hay mucho más, por ahora algo como para ir reflexionando, y sobre todo recordar que solos, seguiremos el destino de los dinosaurios, pero juntos SI podremos. Ánimo y a pensar y dejar las cadenas de memes por un tiempo, eso es divertido pero no resuelve nuestra condición actual.