Los primeros cuarenta años de Explorandes

Tomado de El Comercio

11140226_10153007380202144_7426621396755426172_n

OTROS DESTINOS:

No pude llegar al Cusco para las celebraciones de los primeros cuarenta años de Explorandes; lamentablemente ese día mi hermano Carlos cumplía un poco más y había que pasarla con la familia. Sin embargo me di maña para estar al tanto de todos los pormenores del evento gracias a Namasté, la hija de Alfredo y las noticias que me fueron mandando los tantísimos amigos comunes. Como lo digo cada vez que me toca hablar del turismo peruano, el turismo de aventura y el trekking de verdad adquirieron carta de ciudadanía en nuestro país gracias al empuje y la visión de Alfredo Ferreyros, un enamorado del mundo andino y su gente.

Todas las buenas vibras para él y para Franco Negri, para Marlis y todo el staff. El Perú le debe a Alfredo, gran honor para mí haberlo acompañado en algunos de sus sueños…

Explorandes cumple 40 años caminando entre las montañas del Perú. Algo que empezó como una locura -nadie creyó posible cobrarle a alguien por caminar- celebra hoy sabiendo que ésta a veces tiene más sentido que la realidad. Hoy son un modelo a seguir en turismo y empresa responsable, además de gran familia consciente con su entorno. Este es un relato de los que inventaron el trekking en el Perú cuando ni siquiera existía esa palabra.

A los 24 años, Alfredo Ferreyros estaba inquieto. Después de pasar nueve años estudiando agricultura y ciencias sociales fuera del Perú había vuelto con más preguntas que respuestas. La hacienda en el norte de su familia fue expropiada por la reforma agraria y Lima lo hastiaba. ¿A dónde ir? Se vino a Cusco, al centro del mundo, donde todo empieza, para empezar algo aunque no sabía qué. Menos sabía que su idea traería felicidad a cientos de personas y que cambiaría ciertas cosas para siempre.

Alfredo Ferreyros

Lo primero que se le ocurrió fue un hotel en el Valle Sagrado y una imprenta. Todo iba bien pero se aburría sentado bajo techo. La naturaleza lo llamaba. Por arte de magia lo contrataron para una consultoría bilingüe en zonas alto andinas (estudió quechua como curso libre en Nueva York con Antonio Cusihuamán, natural de Chinchero). Así empezó a encontrar respuestas caminando, en el profundo silencio de las montañas y en la calidez de la gente del campo. Se le prendió el foquito: “Empecé a descubrir las rutas, compré un poco de equipo y empecé a ofrecer caminatas alrededor de Cusco. Encontré un montón de caminos ancestrales, cruzando montañas porque era el recorrido normal de la gente”, narra.

“Estás loco. ¿Quién te va a pagar para caminar por los cerros?, eso es cosa de indios”, le decía todo el mundo. Pero Alfredo había sentido una intuición y creó el trekking en Perú cuando la palabra ni siquiera existía. “Esos primeros años fueron los mejores, tuve que armar los itinerarios, descubrir y salía yo mismo de guía. Había guías de turismo pero todos andaban en bus. Me encontré con gente de campo que había atendido a andinistas que venían al Ausangate, al Salcantay, que sabían cocinar, manipular equipos, entonces los contraté para que me ayudaran y empecé a expandir y promover estas rutas. La primera que hicimos fue la del Camino Inca”. El primer grupo que guió fue de alemanes. Entonces llegaban a Cusco 200 mil turistas, en el mejor de los casos. La séptima parte de lo que llega hoy.

De repente se creó un nuevo nicho. Nacieron nuevas agencias ofreciendo estos servicios, pero Explorandes, fundada oficialmente el 15 de abril de 1975 en Cusco, se llevó el título de pionero. La caminata en el Perú se desarrolló rápidamente durante esta década, lo que provocó el descubrimiento de rutas y nuevos caminos, entre ellos el afamado Camino Inca: “En el tercer o cuarto año llevamos a gente del INC a conocer los tramos que habíamos descubierto. Había derrumbes, se había cubierto y era peligroso. Creímos que era mejor abrir el original, así logramos que el INC asigne una partida para redescubrir y limpiar el camino”.

No solo se abrieron caminos físicos, sino sobre todo caminos interculturales. Alfredo recuerda llegar a comunidades donde nunca habían visto a una persona blanca, o unas botas, y llevar viajeros que jamás vieron una chacra, un cultivo. “Era como un descubrir, como venir de otro planeta. A veces no creían que yo era peruano y tenía que sacar mi DNI”.

Después se convirtió en un negocio, contratar personal, recursos humanos, capacitaciones, etc. Tuvo marcada una línea desde el comienzo, y tal vez esa sea la llave de su éxito: ofrecer servicio de calidad, inclusivo, profesional y responsable con la naturaleza. En los ochentas abrieron sucursal en Huaraz (son la única agencia nacional con filial en esta región), donde han construido un excelente staff; también abrieron en Lima, en Puno hace nueve años, ofreciendo el servicio de Kayak en el Lago Titicaca y en Quito, Ecuador. Hoy, Explorandes se autodefine, principalmente, como una empresa familiar, pues los hijos, esposas, esposos y familiares la conforman. De hecho, la sensación que produce la cercanía a este equipo es el de una familia y de amor profundo entre ellos y por lo que hacen. En promedio, Explorandes está conformada por 35 personas.

Alfredo hace un balance de los 40 años: “Es gratificante ver que se ha abierto trocha, que la idea que tuve ha pegado y que hoy es una actividad importante, aunque no lo he hecho todo yo. Ha habido mucha gente trabajando para esto. Es gratificante también ver a los hijos de los que empezaron conmigo y que siguen trabajando o que han crecido en una rama profesional. Además el turismo sí llega a la gente”.

Finalmente le preguntamos, ¿por qué Cusco?, y él responde: “Por Cusco pasaron todos los canales energéticos, desde Tiahuanaco, los Wari, los Incas hasta la cultura global hoy. Es uno de las únicas ciudades que se siente cosmopolita, donde se juntan las culturas, no solo las precolombinas, sino la occidental, y creo que de aquí puede salir pronto la nueva visión de una cultura peruana globalizada. Por eso decidimos hacer la celebración de los 40 años acá, en el ombligo del mundo, donde todo empezó”. Así sea

Eco-amigables

Explorandes tiene una marcada política de conservación y respeto que se practica desde la oficina hasta las salidas de campo. Saben que tienen que dejar algo bueno a su paso.

Franco Negri

Franco Negri, Gerente General, comenta al respecto: “Dependemos de los recursos naturales, por ello siempre estamos cuidando el medio ambiente. El negocio va creciendo y sin querer vamos depredando. Lo que buscamos es conservar, tenemos certificación del programa de Rainforest Alliance que involucra aspectos ambientales, sociales y empresariales”. Daniela Méndez, Gerente en Cusco, explica su trabajo y gestión con el medio ambiente: “Soy una persona activa, del aire libre, eso concuerda bien con mi trabajo. Siempre tratamos de esforzarnos lo máximo posible para superar expectativas. Armamos nosotros el mejor producto posible, no escatimando en detalles, presentación, los mejores guías, la mejor comida, siempre consumiendo la comida local, productos de la zona y disminuir nuestra unidad de carbono”. Daniela nos cuenta que tienen reuniones constantes, capacitaciones y prácticas para ser cada vez más eco- amigables, reducir plásticos, separar basura y más.

Desde el comienzo, Alfredo Ferreyros se asociaba con los grupos locales pues sabía que su paso “invadía hasta cierto punto su privacidad”. Explorandes genera trabajo y fortalece conocimientos bilaterales entre viajeros y comuneros, y procura tener buena relación con todos.

Cosas de familia

Los trabajadores de Explorandes se sienten en familia. Viki Burbank, por ejemplo, tiene 35 años trabajando con ellos y confiesa que esta empresa es “mi casa, mi alegría”. Nos cuenta su historia: “Empecé cuando el que era mi enamorado entró a trabajar ahí. Se llamaba Lucho Figueroa, que abrió Explorandes Lima con Alfredo. Lamentablemente en 1985 falleció en el Colca. Entré a trabajar en planilla y desde ese día Explorandes para mí es una familia. Alfredo es un hombre muy humano, me ayudó tanto en lo personal, como en lo laboral y cada día aprendo. No dejo de enseñar y no dejo de aprender. No tengo palabras para Explorandes. Es todo para mí”.

Ian Lewis, Guía TC, también alberga también sentimientos por la empresa: “Me inicié en el turismo con Explorandes, ha sido mi alma mater. Ellos me dieron la oportunidad de desarrollarme en diferentes rutas, algo que siempre me ha apasionado, las montañas, la geografía y la historia”. Ambos indican que Explorandes es como una “escuela” y que a partir de ahí nacieron otros proyectos exitosos que siguieron la visión de Alfredo.

Un caso de familia es Franco Negri: “Estoy casado con Marlis, hija de Alfredo. Me siento feliz. Explorandes es mi familia. Lo que tratamos de hacer es dar el mejor servicio. Eso empieza por la actitud, la intención, la motivación. Tratamos de estar motivados, contentos, trabajar bien. Es una industria estilo de vida. No es para hacerse millonario, sino para vacilar, trabajar, compartir la cultura, eso es lo bonito”.

Celebrando la vida

La celebración de aniversario fue un campamento en Chinchero, en la casa del señor Plácido, socio estratégico de Explorandes. Acompañaron las empresas Piuray Outdoor Center y SUP Cusco, miembros del equipo en Lima, Huaraz, Puno, Cusco así como socios extranjeros. Durante los días 18 y 19 de abril realizaron actividades deportivas como Stand Up Paddle, bicicleteada, caminatas, yoga y kayak. Los asistentes disfrutaron de una poderosa pachamanca y música criolla en vivo. También se hizo una emocionante ceremonia de pago a la tierra para agradecer por los éxitos logrados hasta hoy y buena aventura en los años que vienen. ¡Felicitaciones Explorandes!

30/05/2015