¿Por qué el mundo debería preocuparse por el futuro de la Amazonía?

Megan Miller, Gettysburg College

Mi opinión

Alex Trillo, peruana, profesora del curso de biología tropical del Gettysburg College, de Pennsylvania , ha sido mi alumna. La recuerdo como una niña llena de preguntas y preocupaciones, atenta al palpitar de este planeta lleno de contrariedades.

Pasados los tiempos de nuestro primer vínculo barranquino durante los primeros años de la década de los noventa, nos hemos vuelto a encontrar para cimentar una amistad que va a perdurar en el tiempo, lo sé. Qué maravilloso regalo de los dioses.

Alejandra estuvo en la Estación Biológica Cocha Cashu, en el Parque Nacional Manu, hace unos meses. Vino con sus alumnos para el curso que dicta por segunda vez en el territorio que fundó John Terborgh al ladito de la cocha más famosa de la Amazonía peruana. Nos cruzamos. Ella salía del paraíso justamente cuando yo ingresaba a la estación con un grupo de científicos gringos y una animosa troupé de periodistas de Mongabay y de Viajeros.

La bióloga por la Universidad de San Diego, en California y PhD por la de Montana, cumplía un viejo anhelo: volver a Cashu diez años después para llenarse de nuevas ilusiones, para seguir confiando en el papel que le toca jugar a la ciencia en la tarea de enderezar los tantos entuertos que hemos creado. Me lo dijo semanas atrás: “el Manu, Cocha Cashu, ha sido mi conexión con nuestro país”.

Alex volvió a casa con sus chicos y a los pocos días la Amazonía que habían dejado atrás ardió en llamas llevándose de sopetón los sueños que muchos de ellos habían enhebrado en el gabinete natural fundado por Terborgh hace cincuenta años. Me la imagino apagando los incendios interiores de los estudiantes que está formando en Pennsylvania, diciéndoles que hay que recobrar la calma y redoblar esfuerzos, que otro mundo es posible, que se puede derrotar a la infamia y seguir creyendo en las mañanitas luminosas y en el alineamiento de los astros.

Qué maravilloso regalo de los dioses, lo repito. Linda semana para todos, sí se puede.

Abrazos desde Quincemil, en un borde de la Reserva Comunal Amarakaeri, otro paraíso.

Dos meses después de visitar el Parque Nacional Manu en la Amazonía peruana como parte del curso de biología terrestre tropical de la profesora Alex Trillo, un grupo de estudiantes de Gettysburg College.  continúan en estado de shock.

Los incendios forestales comenzaron a barrer las selvas brasileñas en agosto y en seguida  continuaron en Bolivia.

El Parque Nacional Manu, conocido por la rica diversidad que sirve de hogar a cientos de especies, incluidas aves, peces, anfibios y reptiles, en el sureste de Perú, podría ser el siguiente bosque afectado

“Acabamos de volver de la Amazonía peruana y de repente se desatan esos incendios furiosos”, dijo la estudiante de biología Ellie Vickers. “Es una locura pensar que algo tan devastador puede suceder tan rápido”.

Sensibilización

Vickers, junto a la profesora Trillo y sus compañeros de clase, quieren ayudar a que el mundo comprenda la importancia ambiental de estos incendios, comenzando por los estudiantes del Gettysburg College.

“La comunicación y difusión es realmente importante, así que si eso es lo que planean hacer, háganlo con pasión”, explicó Trillo a su clase, tanto estudiantes actuales como recién graduados, que viajaron al campus al comienzo  de otoño para discutir el tema. “No todos podemos ir a la Amazonía, pero los que regresan tienen que correr la voz de su importancia, y hacer la diferencia”.

Juntos regresaron de Perú para continuar con su misión de crear conciencia en casa, pero reflexionaron sobre las posibilidades dado el aumento drástico de dióxido de carbono en la atmósfera debido a la deforestación.

“La Amazonía es un ecosistema increíblemente importante para el planeta porque almacena carbono y también puede funcionar como un sumidero de carbono”, dijo Trillo. “Aparte del océano no hay otro lugar en la Tierra que pueda ser tan importante para reducir las emisiones de carbono”.

Cuando los árboles se queman, el carbono que almacenan vuelve a la atmósfera. Todas las plantas toman dióxido de carbono y liberan oxígeno durante la fotosíntesis, y luego completan el proceso opuesto, también conocido como respiración. Sin embargo, la tala y la quema de los bosques hace que la cantidad neta de dióxido de carbono en la atmósfera aumente enormemente.

Actualmente, debido a los incendios recientes, BBC News informó que la atmósfera tiene 228 megatones de dióxido de carbono, lo que marca el índice más alto desde 2010.

“Hay una liberación de dióxido de carbono a la atmósfera que ya está cambiando la vida en algunas partes de América del Sur y probablemente lo hará también en el resto del planeta”, explicó Trillo.

¿Por qué el mundo debería preocuparse por el futuro de la Amazonía?
Foto Gettysburg College.

El impacto no para

Aunque plantar nuevos árboles ayuda, no resuelve el problema por completo.

“No importa cuántos árboles plantemos en las zonas templadas, no podremos preservar o recuperar esas especies que estamos perdiendo en la Amazonía”, dijo Lindsey Ukishima. estudiante de biología y matemáticas.

“Se necesitarían varios árboles nuevos para remplazar cada uno de los que se perdieron en estos incendios  porque cualquier árbol nuevo plantado tomaría tiempo para alcanzar el tamaño maduro, tiempo que este planeta no tiene al ritmo en el que estamos arrojando carbono a la atmósfera”, dijo Samantha Pfeffer, quien se especializó en estudios ambientales. “La solución no solo puede ser plantar más árboles, aunque más árboles no duelen. La solución es detener la deforestación y los incendios y evitar que esto vuelva a suceder”.

Según Trillo, la cantidad de tierra deforestada en Brasil en solo 2018 fue de 7,000 kilómetros cuadrados. Eso es aproximadamente 8,500 veces el tamaño de Gettysburg College.

“Se necesita poco tiempo para destruir varias décadas de trabajo”, dijo Trillo. “Hay posibilidades de volver a crecer, pero tomará décadas, tal vez hasta cientos de años”.

Mentalidades en evolución

Rachel Wert, quien casi abandonó su búsqueda de una especialización en biología antes de tomar este curso, cambió su perspectiva después de sumergirse en un ecosistema que probablemente se verá muy afectado por la actividad humana.

“En un momento, una compañera de clase y yo estábamos sollozando viendo a un mono trepar por encima de nosotros,  ¿Cómo hacemos para que la gente se preocupe?, nos preguntamos …”, dijo Wert. “Creo que lo más importante que podemos hacer en esta situación es tratar de educar a las personas. Hacer que se preocupen por algo más allá de sí mismos, [el Amazonas] es algo que no ven todos los días, pero que igualmente impacta la vida que viven “.

Nueve países comparten la cuenca del Amazonas en América del Sur. La mayor parte de la selva tropical se encuentra en Brasil y el siguiente mayor porcentaje se encuentra en Perú, incluido el Parque Nacional del Manu.

Contrariamente a la percepción común, hay mucho más en un bosque lluvioso que sus árboles creando su propia lluvia.

Mientras estaban en Perú, los estudiantes de Trillo aprendieron sobre la rica biodiversidad en la Amazonía, observando 10 especies de monos en solo un día. El bioma es el hogar de 40,000 especies de plantas , 16,000 especies de árboles, 5,600 especies de peces, 1,300 especies de aves, además de más de 430 especies de mamíferos, 1,000 de anfibios y 400 de reptiles, según Mongabay, una plataforma de noticias sobre ciencia ambiental y conservación.

Los estudiantes también estudiaron los beneficios menos discutidos que los bosques tropicales pueden tener, como ser los recursos principales para el descubrimiento de nuevos compuestos médicos.

¿Por qué el mundo debería preocuparse por el futuro de la Amazonía?
Foto Gettysburg College.

“Creo que las personas aquí no entienden cuán devastadores son estos incendios”, dijo la estudiante de estudios ambientales Lidia Molina Serpas. “Existe la idea de que como es una selva tropical, el agua del ambiente apagará los incendios. No es tan simple”.

Las selvas tropicales no están adaptadas a los incendios. Una vez que los árboles se talan o se incendian debido a la tala o la deforestación para la agricultura, se afectan  los bosques lluviosos cercanos, haciéndose más secos y afectando también a las especies que dependen de las relaciones simbióticas que desarrollan. La tierra más seca da la ayuda al aumento del viento, el aumento de la colonización de semillas dispersadas por el viento como las de los pastos y, a su vez, el aumento de las llamas en el futuro.

“Aprendí en un artículo científico que leí para la clase que por cada árbol que cortas, unos cuatro árboles a su alrededor se ven afectados y probablemente morirán”, dijo Wert.

“Cuando un incendio arrasa un bosque tropical, lo atrapa en un círculo vicioso”, agregó Mike Karchner , ex estudiante de biología. “Cuando el fuego quema un área de la selva, esta se va a recuperar con el tiempo, pero el nuevo escenario será  muy parecido al de una pradera”.

Esto se debe a que los pastos invasores, que son susceptibles de quemarse, desplazan a las plantas de la selva tropical y estos nuevos habitats no pueden soportar las especies que anteriormente habitaban la selva tropical, lo que lleva a la extinción.

“Estamos perdiendo todo”, dijo Samantha Pfeffer , quien se especializó en estudios ambientales. “Realmente no hay una manera de resumir todo lo que se está perdiendo en estos incendios … Obviamente, estamos perdiendo las plantas y árboles reales de los bosques, pero con eso, estamos perdiendo un hábitat crítico para miles de especies, grandes y pequeñas, hermosas y feas, peludas y escamosas, descubiertas y sin descubrir, en peligro y seguras. Puedo garantizar que al menos una especie no descubierta se ha extinguido debido a la pérdida de hábitat por los incendios de esta temporada “.

Efectos duraderos

Trillo definió tres causas principales de estos incendios: deforestación, manejo de incendios y desafíos de prevención y, por último, el cambio climático . Pero el cambio climático no es el principal problema. Agosto es típicamente más seco que otros meses, pero la deforestación es controlable por los humanos en la zona.

“Aprender  lo que aprendimos en la Amazonía, todas las razones por las que deberíamos proteger este ecosistema, es muy diferente que hacerlo en en el aula “, dijo el ex estudiante de  biología Caleb Hellman. “Definitivamente cambió mis opiniones o mis pensamientos anteriores sobre los ecosistemas y por qué deberíamos preocuparnos tanto como deberíamos … Tenemos que encontrar una manera de hacer que la gente se preocupe …”

“Creo que perder porciones tan grandes de la Amazonía va a tener efectos en cascada impredescibles”, dijo Tiffany Lam, también graduada del programa de biología. “Hay cosas para las que no estamos preparados porque no sabemos todo lo que nos está proporcionando. También creo que algunas personas sienten que la Amazonía solo afecta a la región que hemos visitado, cuando  en realidad está proporcionando servicios a nivel mundial y su destrucción nos afecta a todos “.

Sin lugar a dudas, la Amazonía ha tenido un efecto duradero en todos los miembros de la clase de Trillo.

Desde que presenció la vida de la Amazonía y luego escuchó las devastadoras noticias, Hellman quiere convertirse en una voz para la conservación mientras aplica a la escuela de medicina, Karchner, un estudiante de veterinaria actual, tiene como objetivo reducir su huella ecológica, y Wert dejó el curso con ganas de estudiar enfermedades tropicales

Se trata de encontrar un equilibrio entre la Amazonía salvaguardando el futuro de nuestro planeta y nosotros salvaguardando el futuro de la Amazonía.

Alex Trillo, otro tunqui volando alto…