Ciencia ciudadana para salvar el planeta

Mi opinión

Me toca celebrar con alegría el hecho de que el programa Wired Amazon de Rainforest Expeditions haya llegado a la final de los prestigiosos Premios Latinoamérica Verde, el certamen que cada año, desde el 2013, galardona, da visibilidad y genera redes entre los 500 mejores proyectos sociales y ambientales de Iberoamérica. Ya lo dije: la propuesta de Nycander & Co. es potentísima y ha sabido navegar entre estas dos ideas-fuerza de tanta importancia para salvar el planeta de la destrucción que seguimos observando con incredulidad.

Durante un año, o de repente un poco más, tuve el privilegio de recorrer los albergues de Rainforest Expeditions en Madre de Dios con la intención de conocer a fondo la intensidad de su valiosa propuesta y los aportes hechos por la empresa a la conservación y el desarrollo científico de uno de los ecosistemas más extraordinarios del planeta: la Amazonía de la triple frontera que compartimos con Brasil y Bolivia.

Debo admitir que del experimento socio-ambiental creado por Eduardo Nycander hace más de 30 años venía hablando desde que lo lanzaron a la brega: de hecho, uno de los resorts de la marca es mencionado en el librito que escribí en el 2005 para Prom Perú con el afán de pasar revista a los proyectos de turismo sostenible que se venían consolidando en una época en que pocos eran los que creían en el concepto. Ese trabajo pionero para el que fui convocado se llamó “Sonriéndole al futuro, iniciativas peruanas en turismo sostenible” y fue gestado por Marisol Acosta, funcionaria proba de la institución estatal retirada de sus funciones últimamente por la intransigencia y la revancha que han acoderado en nuestro país y son tan nocivas. Pero ese es otro tema…

Ahora me toca celebrar con alegría el hecho de que el programa Wired Amazon de Rainforest Expeditions haya llegado a la final de los prestigiosos Premios Latinoamérica Verde, el certamen que cada año, desde el 2013, galardona, da visibilidad y genera redes entre los 500 mejores proyectos sociales y ambientales de Iberoamérica. Ya lo dije: la propuesta de Nycander & Co. es potentísima y ha sabido navegar entre estas dos ideas-fuerza de tanta importancia para salvar el planeta de la destrucción que seguimos observando con incredulidad.

Me comuniqué muy de prisa en estos días con Mario Napravnik, el gerente general de la empresa y lo noté, como siempre, muy entusiasmado. Y eso que los tiempos no han sido los mejores para ellos y mucho menos para las demás compañías de ecoturismo y turismo de naturaleza de la región. La pandemia y el prolongado distanciamiento social tiraron por la borda años de sacrificios, obligaciones cumplidas e inversiones hechas que ojalá algún día se puedan recuperar.

De allí la imperiosa necesidad de visibilizar los éxitos de las organizaciones que han logrado sobrevivir a la crisis sanitaria y siguen dándole duro a la adversidad a la espera de mejores tiempos. Para Mario el asunto tiene que ver con compromisos con el bosque que cuidan con ahínco desde 1989 y con las comunidades con las que se asociaron desde temprano. Rainforest Expeditions opera en un paisaje definido por la presencia de la icónica Reserva Nacional Tambopata (un territorio del tamaño de Hong Kong y Singapur) y el Parque Nacional Bahuaja-Sonene, el bosque natural cuya extensión es tan grande como Jamaica y Puerto Rico. Cuidar un espacio físico tan grande como el de estos cuatro países resulta para el Estado una ordalía, una tarea imposible de afrontar sin el concurso de la sociedad organizada. Y de los esfuerzos que la empresa privada, Rainforest Expeditions, una de ellas, vienen realizando a pesar de todo.

Para el caso del consorcio tambopantino la activación de modelos societarios tan ricos y ojalá imitables como el que lograron armar con la comunidad Ese’eja de Infierno para gestionar el albergue Posada Amazonas, un ecolodge administrado de consuno entre la población nativa y la empresa que genera tres millones y medio de soles de ingresos líquidos cada año para la población local. Vale decir, puestos de trabajo y calidad de vida para 400 familias involucradas en el esfuerzo, que por cierto ha sido saludado por tirios y troyanos. Y que la propia OMS, Organización Mundial de Turismo menciona en sus documentos de trabajo como ejemplar a nivel global.

Es verdad, hay que creérnosla, el join-venture entre la empresa de capitales peruanos y la comunidad nativa de Infierno es un modelo de turismo responsable único en su género en el planeta. Como que singular y extraordinaria es la propuesta de Rainforest Expeditions en ciencia y ciencia ciudadana. En esta plataforma hemos hablado un poco del programa Wired Amazon y de las demás iniciativas científicas implementadas por la compañía. Solo decir que uno de los proyectos de Wired Amazon, el intitulado “Descubrir nuevas especies”, lleva ya descubiertas, valga redundar, treinta nuevas especies para la ciencia en los últimos tres años. En otras palabras, treinta seres vivos cuyo registro se debe al buen ojo y sapiencia de turistas de paso por los alojamientos amazónicos de la marca.

Parece mentira, pero es así: la sociedad entre científicos y ciudadanos comprometidos con la ciencia y el futuro funciona.

Eso fue lo que pensaron Nycander y Kurt Holle, los patrocinadores del programa, cuando decidieron echarlo a andar en el 2016. Entonces, entusiasmados con la presencia en las cercanías de sus hoteles de jaguares, águilas arpías y otros colosos del bosque, adquirieron las cámaras y los equipos tecnológicos necesarios para convertir a sus pasajeros en aliados de la conservación amazónica. Y la empresa, lo he conversado con Mario Napravnik, no ha dejado de innovar con nuevas iniciativas. Llego a creer que a la fecha deben ser más de 1500 los científicos ciudadanos comprometidos en el trabajo. Colosal.

Se trata de sumar esfuerzos y no dejarse vencer por las circunstancias, no amilanarse. Tener las ganas de cambiar el mundo, de convertir en realidad los sueños de una Amazonía resiliente y próspera en todo sentido. Estoy en esa línea: de allí la alegría que me produce compartir con ustedes la nominación del programa Wired Amazon como uno de los finalistas de los prestigiosos Premios Verde 2022. Es obligación de cada uno de nosotros visibilizar el combate que vienen dando empresas comprometidas con el futuro del planeta como Rainforest Expeditions. Repito el mantra: #otromundoesposible. Enhorabuena.

Buen viaje…