Campesinos de los alrededores del Bosque de Protección Alto Mayo se benefician comercializando pitahaya

Mi opinión

Que los cultivos de pitahaya prosperen en el ámbito del Bosque de Protección Alto Mayo es una buena noticia… y que la producción de esta cactácea centroamericana obtenida en los emprendimientos agrícolas asociados al proyecto que lídera el SERNANP sea el fruto de los llamados “acuerdos de conservación”, los compromisos que asumieron los campesinos para no deforestar las áreas protegidas que usufructúan de alguna manera, es un milagro en estos tiempos de rebeldías sociales y sálvense quien pueda. Me satisface que este modelo de conservación haya persistido en el tiempo y se esté replicando en otros países de la Amazonía. Si hacemos bien la tarea, organizadamente y con la gente de a pie, #otromundoesposible. Parabienes a los involucrados…

El Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp), organismo adscrito al Ministerio del Ambiente, suscribió un acuerdo de conservación con la empresa Agro Inversiones Valle Zaña (AGROVAZA), con el fin de asegurar la comercialización sostenible de la pitahaya que beneficiarán a más de 130 familias que viven en el ámbito del Bosque de Protección Alto Mayo (BPAM), en el departamento de San Martín.
 
Mediante este acuerdo, durante dos años se impulsarán compromisos ambientales, económicos y socioculturales para el aprovechamiento sostenible de este recurso, conservando el bosque y comercializando a mejores precios esta fruta. 
 
En ese sentido, la empresa AGROVAZA fortalecerá las capacidades técnicas para optimizar el cultivo de la pitahaya, adquirir los frutos a un precio justo y brindar oportunidades a las personas que trabajan conservando el área natural protegida. 
 
Por su parte, el Bosque de Protección Alto Mayo velará el cumplimiento de los compromisos ambientales asumidos por los beneficiarios, fomentará la articulación de grupos dedicados al cultivo de la pitahaya con AGROVAZA. Asimismo, 
 
Además, la empresa podrá obtener el licenciamiento de la marca “Aliados por la Conservación”, otorgada por el Sernanp, que le brinda valor agregado al producto y certifica que el recurso es cultivado bajo estrictos estándares de conservación y procedente de un área natural protegida o su zona de amortiguamiento. 
 
Más datos
  • La pitahaya es un tesoro desde el punto de vista nutricional, contiene antioxidantes, mucílagos, ácido ascórbico, fenoles. Es rica en Vitamina C, también contiene vitaminas del grupo B, minerales como calcio, fósforo, hierro, y tiene alto contenido en agua y posee proteína vegetal y fibra soluble. Las semillas, que son comestibles, contienen ácidos grasos beneficiosos. Y una de sus propiedades más destacadas es su acción antiinflamatoria y antioxidante, por todo ello la OMS recomienda su consumo.
  • Desde hace varios años, las familias locales beneficiadas vienen trabajando conjuntamente con el Sernanp y sus socios Conservación Internacional y la Asociación Ecosistemas Andinos, aprovechando sosteniblemente este cultivo nativo del bosque. En el año 2019 recolectaron 11 7 55 kilos, mientras que, en el año 2020 la producción de pitahaya alcanzó  15 266 kilos; obteniendo ingresos aproximados de 94 mil soles y 120 mil por año, respectivamente.