La Patarashkita / Barranco

No lo voy a obviar: soy hincha del perol, la parrilla amazónica y la buena mesa que inventó en Tarapoto Elia García de Reátegui, la matriarca de un clan familiar que desde hace buen tiempo viene revolucionando la cocina del nor-oriente peruano y también la manera de hacer turismo en una región del Perú abundante en cataratas, magníficos amigos y muchísimo por hacer.

Tampoco voy a obviar que el distrito de Barranco se ha ido convirtiendo en el nuevo point limeño de la abundantísima y exageradamente sabrosa comida peruana. Y que en Barranco, donde alguna vez senté mis pagos, se acaba de inaugurar un local más de la marca de placeres amazónicos que sigo con más gusto: La Patarashca de Tarapoto en su conocida versión La Patarashkita.

Hechas las salvedades del caso, ahora sí, día de San Juan en la selva peruana de por medio, lío bártulos para visitar el local que Cindy Reátegui & Co. han armado en Primera Parada, el recientemente inaugurado food hall de Pedro de Osma con 28 de Julio, a una cuadra de la Plaza de Barranco: nueve marcas bon appetit estratégicamente bien dispuestas en un espléndido salón y tres más, próximamente, de cara a la calle.

Primera aclaración. En La Patarashkita de Primera Parada a diferencia de su clon miraflorino la reina y señora indiscutible es la parrilla amazónica. Esa misma que se enseñorea en todas las localidades de la Amazonía peruana que he recorrido. Esa misma que llena de aromas y saudade las calles de Tarapoto, Iquitos o Puerto Esperanza, en el último confín de la selva peruana.

En La Patarashkita barranquina, ya lo sabe, las alitas y  patitas canga, los maduros asados, el paiche a la brasa se cocinan a fuego lento sobre las carbones de un asador hecho a la medida de sus gustos. Y caprichos.

Segunda aclaración. Cindy y Aldo Yaranga, el chef corporativo de La Patarashca lo han dicho repetidas veces: los que siguen creyendo que la comida amazónica se reduce a un buen plato de tacacho con cecina o un juane bien servido se equivocan. La culinaria del oriente peruano es variada, versátil y llena de antojos, claro que sí. Esas cualidades son las que trata de mostrar en buena lid la explosión de sabores del restaurante gourmet que la hija de mis amigos César Reátegui y Elia García han creado y recreado en Barranco.

Cindy y su equipo se han lanzado a la aventura del tercer local limeño de la marca para atender a sus amigos, que por cierto son legión en Lima, durante el break matutino, el food fast office de reglamento o el periplo nocturno por el distrito más chic y más bohemio del sur capitalino.

O como lo sintetizara el propio Aldo Yaranga: “ya va llegando tiempo en el que los limeños en lugar de picar un maki o un tequeño de guacamole prefieran los Bollitos primavera”, ese enrollado de plátano, cecina, queso crocante y luminoso en sabores que me hizo el día y la semana también.  O las Alitas canga con plátano maduro y cocona, digo yo. O las Canastitas doña Elia, el invento de doña Elia que  disfruté en el local de La Pataraskkita de Mercado 28 y ahora gozo, sin rubores, en Barranco.

Los dejo en La Patarashkita de mi antiguo barrio. Y también les dejo el menú que Gabriela, Sergio y yo elegimos para celebrar este año la fiesta de Sanfan, el día de los excesos y la alegría a prueba de penas de los amazónicos que quiero. Allí va: la faena la empezamos probando los Bollitos primavera: conjunción de buen gusto y armonía novoamazónica, ñummmm, qué descubrimiento. De este tentempié útil a cualquier hora pasamos al radiante Chaufa Mi Selva, un clásico con su recutecu de cecina, chancho a la parrilla, chorizo tarapotino –infaltable – y otras delicias.

Pausa, un par de cervezas artesanales y continuamos el festín: Alitas canga con su maduro y salsita de cocona y al final un Maduro con queso mantecoso acompañado de una salsita de cacao deliciosísima. Se los dije, la propuesta barranquina de Cindy no tiene pierde: cocina amazónica de las buenas, harta fusión, harto chillout, ambiente apropiado y pura vida. Barranco se merecía un huarique como éste. Bienvenida la comida de allende los Andes.

Y como sueñan los Reátegui García -y también yo- hay que seguir manteniendo la Amazonía viva… vivita y comiendo.

Provecho. Buena mesa.

La Patarashkita

Disfruta de la cocina amazónica y siente la cultura e insumos de esta región. “De la selva, su sazón”
Primer Parada – Pedro Osma 203, Barranco
Horario de Atención: 11am a 8:30pm
Delivery: 11am. a 7:30pm. – Rappi y Pedidos Ya
Contactos: https://bit.ly/DeliveryPatarashkita
Teléfono: 960800917


Si quieres que visite el servicio que prestas en este destino (o cerca de él)  porque es de calidad y toda confianza o tienes interés en darnos algún dato que no hayamos considerado escríbeme a conwilireano@gmail.com