Congreso peruano reconoce labor de más de cincuenta defensores ambientales

Milton López Tarabochia para Mongabay Latam, texto y fotos

chaparri_mongabay-800x600

Unas de cal y otras de arena. Ese es el común denominador de un congreso que un día promulga una controvertida ley que pone en ascuas todo lo avanzado en proteger el Parque Nacional Alto Purús y al día siguiente reconoce la abnegada labor de un grupo significativo de defensores de la tierra y el ambiente. En fin, será la historia quien termine de juzgar sus decisiones. Por ahora solo nos toca celebrar el acierto de la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos, Ambiente y Ecología -sí, ese es su nombre- al haber decidido distinguir a personalidades tan notables como Ruth Buendía, Máxima Acuña, Víctor Zambrano, Juan de Dios Carrasco, por mencionar solo a los más conocidos en Lima, todos obcecados y valientes defensores de lo que les pertenece a nuestros hijos.

En esta redacción estamos felices con la inclusión en la lista de la compañera Juana Payaba, expresidenta de la Comunidad Nativa Tres Islas, en Madre de Dios y también por la mención que se ha hecho de los dirigentes de la Comunidad Campesina Santa Catalina de Chongoyape, promotores infatigables del Área de Conservación Privada Chaparrí; pues a ellos hemos tratado de proteger en estos últimos meses al publicar reportajes y denuncias sobre su lucha tanto en la agencia ambiental Mongabay Latam como en la web del combativo Movimiento Regional por la Tierra y el Territorio… materiales que por cierto hemos colgado y comentado en este portal.

Visibilizar la lucha de estos esforzados combatientes resulta imprescindible en estos tiempos de tanta violencia y atentados contra la vida de quienes levantan la voz para defender la Casa de Todos.

Un abrazo fraterno para todos ellos, su lucha ilumina el trabajo de quienes estamos en la retaguardia tratando de imitar su ejemplo.

“La defensa del medio ambiente no es negociable” es la frase que se repitió durante toda la ceremonia de reconocimiento a más de 50 defensores ambientales en el Congreso de la República de Perú. La frase la repitieron personajes de la talla de Ruth Buendía, premio Goldman 2014; Víctor Zambrano, Premio National Geographic 2015 de Liderazgo en Conservación; y miembros del Frente de Defensa Salvemos Chaparri, la primera Área de Conservación Privada del Perú.

La Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos, Ambiente y Ecología (CPAAAE), presidida por la congresista María Elena Foronda, entregó reconocimientos a conservacionistas, dirigentes campesinos e indígenas que dedican su vida a proteger la biodiversidad, el ambiente y el territorio.

“Esta ceremonia sirve para rendir homenaje a diferentes agentes que protegen el medio ambiente a lo largo de todo el territorio peruano. Mucho de estos casos todavía continúan y están latentes”, dijo durante la ceremonia María Elena Foronda, quien en 2003 ganó el Premio Goldman por su defensa de las aguas marinas en la ciudad de Chimbote frente a los residuos vertidos por industrias de la zona.

Las personas galardonadas luchan frente a la contaminación, la deforestación y la minería ilegal, entre otras amenazas al ambiente, en la costa, sierra y selva del país. Aquí algunos de los casos:

Ruth Buendía, la guardiana de la selva central

Ruth Buendía Mestoquiari es ganadora del Premio Goldman 2014 y presidenta de la Central Asháninka del Río Ene (CARE). Ha sido distinguida ahora con el reconocimiento de la CPAAAE por su lucha contra una serie de amenazas al medio ambiente y el territorio indígena, entre ellas proyectos hidroeléctricos que iban de afectar a la población asháninka de la selva central.

Recientemente se ha enfrentado a taladores ilegales que ingresaron a la comunidad de Meantari, invadiendo el territorio de la población indígena. “No hay negociado en lo que se refiere al medio ambiente. Me he enfrentado en toda mi vida a narcotraficantes, taladores ilegales e invasores y no voy a renunciar. El territorio indígena es como el cuerpo de la madre. Jamás vamos a permitir que lo dañen o lo prostituyan”, manifestó a Mongabay Latam.


Ruth Buendía, líder asháninka a la izquierda. A la derecha, la presidenta del CPAAAE, Maria Elena Foronda. Foto: Milton López Tarabochia.

Máxima Acuña y la historia de una larga lucha

Máxima Acuña Chaupe, ganadora del Premio Goldman 2016 “por defender su derecho de vivir pacíficamente en su propiedad”, según la reseña del galardón, mantiene una larga disputa  con Yanacocha a raíz del proyecto minero Conga.

Acuña –quien en el pasado denunció ataques por parte del cuerpo de seguridad de la minera- fue absuelta por la Corte Suprema del delito de usurpación agravada en su litigio con Yanacocha, empresa que hizo la denuncia en el 2011.

Durante la ceremonia no pudo estar presente por motivos de salud, y fue su abogada  Mirtha Vásquez quien recibió el reconocimiento en su nombre.

“Nos sentimos totalmente honradas con la premiación, Máxima Acuña y mi persona. Pero estos reconocimientos no son personales solamente, están también dirigidos a legitimar nuestra lucha por el territorio y nuestra resistencia durante todos estos años. Esto no termina y este galardón nos mueve a seguir adelante”, dijo Mirtha Vásquez a Mongabay Latam. La abogada también fue premiada.


De izquierda a derecha: congresista Maria Elena Foronda; la abogada Mirtha Vásquez; congresista Marco Arana. Foto: Milton López Tarabochia.

Víctor Zambrano y la defensa de Tambopata

Víctor Zambrano  es presidente del Comité de Gestión de la Reserva Nacional de Tambopata y tiene una larga trayectoria como conservacionista de los bosques en la región amazónica de Madre de Dios. En 2016 recibió el Premio National Geographic de Liderazgo en Conservación. Aquella vez la prestigiosa institución lo nombró “líder anónimo de la conservación”.

“Madre de Dios es la tercera región más extensa del Perú y tiene una gran cantidad de bosques, los cuales deben ser protegidos. Ahora nos enfrentamos contra los rebeldes de la minería ilegal, pero ver a los más de 50 defensores del ambiente juntos el día de hoy me llena de energía”, dijo durante la ceremonia.

Asimismo, advirtió a la presidenta de la CPAAAE, Maria Elena Foronda, que, si bien existen intervenciones militares contra la minería ilegal, esta no se ha acabado. “Están mintiendo al presidente que esto se está reduciendo, la deforestación continúa”, denunció.


De izquierda a derecha: Ruth Buendía; Victor Zambrano; Maria Elena Foronda. Foto: Milton López Tarabochia.

Juana Payaba, la lideresa de Tres Islas

Juana Payaba, dos veces presidenta de la Comunidad Nativa Tres Islas, en la región amazónica de Madre de Dios, ha luchado durante años para proteger su territorio de los mineros ilegales. “Mi lucha ha sido sin tregua. Incluso en medio del enfrentamiento me diagnosticaron cáncer al cuello uterino, pero aun así continúo. No me desanimo. Y esta premiación del Congreso de la República me ayuda a continuar”, dijo a Mongabay Latam.

Debido a su  entrega cosntante,  Juana Payaba recibió el año pasado en Nueva York el premio Stantard-Setter al Liderazgo Comunitario. Entre los proyectos que promueve en Madre de Dios para conservar el ambiente y lograr una mejor calidad de vida a su comunidad está el de cultivo, cosecha y comercialización de castaña.


A la izquierda, Juana Payaba. Foto: Milton López Tarabochia.

Los conservacionistas de Chaparrí

En la ceremonia hubo un grupo de personas con sombreros verdes. Eran los representantes del Frente de Defensa Salvemos Chaparrí.

El Área de Conservación Privada Chaparrí, en la región Lambayeque, es desde hace un tiempo invadida por taladores ilegales. “Yo llegué a Chaparrí como profesor por parte de la cooperación internacional, pero al final quien terminó aprendiendo fui yo. Aprendí sobre cómo entregar la vida por el ambiente. Agradezco mucho este reconocimiento a nuestra resistencia”, dice a Mongabay Latam Javier Ruiz.

Un reportaje publicado por Mongabay a fines de mayo mostró imágenes exclusivas de cómo taladores ilegales han arrasado con numerosas hectáreas del ACP.


Frente de Defensa de Chaparri. Foto: Milton López Tarabochia.

También recibieron reconocimientos Rosa Amaro y al arzobispo de Huancayo, Pedro Barreto, por su labor contra la contaminación minera en La Oroya; Melchora Asurco, campesina que trabajó para proteger a su comunidad de la contaminación minera en la provincia de Espinar (Cusco); y José Fachín, uno de los líderes de la protesta en Saramurillo debido a la contaminación causada por derrames de petróleo en la Amazonía peruana.

8/6/2017

Juana Payaba, la lideresa shipiba que está deteniendo el avance de la invasión minera en Madre de Dios