Instalan puesto de vigilancia para combatir minería ilegal en Reserva Nacional Tambopata

Inforegión y El Comercio

base_image

Sería un desatino oponerse a una medida como la que se acaba de tomar con el propósito de resguardar el orden en el sector Malinowski de la Reserva Nacional Tampobata. Hace tiempo que venimos denunciando la incesante presencia de actividad minera dentro de la reserva; sin embargo, nos hubiese gustado que la decisión del Ejecutivo formara parte de una estrategia integral contra un flagelo que no tiene cuando acabar.

La presencia militar en el VRAEM, por mencionar un ejemplo que tenemos a la mano, no ha servido para poner fin al problema que se quiso solucionar en esa región igual de convulsionada; por el contrario, introdujo nuevos elementos de disociación y caos, uno de ellos vinculado lamentablemente las prácticas de corrupción que envuelven a ciertos sectores del ejército que terminaron favoreciendo a las mafias ligadas all narcotráfico. Que eso suceda en Madre de Dios, de prosperar la iniciativa del Ministerio del Ambiente y el SERNANP que proponen la instalación de una base militar en La Pampa, sería catastrófico para la región y el país. Por eso pedimos venimos pidiendo, exhortando, rogando una estrategia integral contra la minería ilegal que sea liderada por nuestras más altas autoridades. Las de ahora y las por venir.

Desde esta esquina nuestro agradecimiento al Sernanp y al equipo de esforzados guardianes de la Reserva Nacional Tambopata por el trabajo que vienen realizando.

Inforegión. Representantes de entidades de conservación ambiental y autoridades maternitanas participaron en la ceremonia de instalación del Puesto de Vigilancia Azul, el cual cuenta con 15 efectivos de la Marina de Guerra, quienes desde la madrugada del sábado pasado ya realizan labores de interdicción contra la minería ilegal. Su labor comprende el área de la Reserva Nacional Tambopata, región de Madre de Dios.

“La interdicciones esporádicas no han funcionado como estrategia, qué mejor ahora que la Marina de Guerra va a estar de forma permanente junto a nosotros y la Fiscalía. Esperamos que se sume la Policía nacional a corto plazo”, dijo el jefe del Servicio Nacional de Áreas Protegidas por el Estado (SERNANP), Pedro Gamboa.

La cita contó además con la presencia de representantes de varias ONG como AIDER, SPDA, así como de dirigentes de Apaylom y del comité de Gestión de Bosques de la Reserva Tambopata. Entre el Puesto de Vigilancia Azul y la ciudad de Puerto Maldonado, capital de la región Madre de Dios, hay una distancia de más de 17 kilómetros.

“Nos encontramos acá para combatir los actos ilícitos en la línea de máxima creciente de los ríos navegables. Toda actividad que se encuentre colindante en el río Malinowsky de minería ilegal va a ser combatida”, expresó el teniente Julio Parrales Rodríguez, primer ayudante de la Capitanía de Puerto quien comandará las acciones de interdicción en la zona.

En tanto, Víctor Zambrano Gonzales, presidente del comité de Gestión de Bosques de la Reserva Tambopata, lamentó la ausencia en el encuentro citado del gobernador regional, Luis Otsuka. Además fustigó lo que consideró un insuficiente apoyo de parte suya para luchar contra la minería ilegal.

Por su parte Víctor Macedo Cuenca, jefe de la Reserva Nacional Tambopata, alertó que existen aproximadamente entre cuatro a cinco mil mineros ilegales en la reserva. “Hasta han logrado cambiar el cauce del rio Malinowsky para aislarlo del puesto de control y hacer más difícil las labores de vigilancia”, agregó.

El Comercio, con información de Manuel Calloequispe y Francesca García. El rápido avance de la minería ilegal en la Reserva Nacional Tambopata ha generado que el gobierno establezca vigilancia permanente en esta zona de Madre de Dios.

En pocos meses, esta actividad ha destruido 130 hectáreas de bosque, tal como lo revelaron las imágenes satelitales difundidas por El Comercio el jueves pasado. Las propias autoridades reconocen que las acciones esporádicas de interdicción no han funcionado para detener este ilícito.

A partir del último viernes, un grupo de cuarenta efectivos de la Marina de Guerra se ha establecido en el puesto de vigilancia y control Azul, del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Sernanp), a la altura del kilómetro 94 de la carretera Interoceánica. Desde este punto, los agentes intensificarán las acciones contra la minería ilegal en río y cuerpos de agua al interior de la reserva y en su zona de amortiguamiento.

Las autoridades esperan que la presencia fija de la Marina sea disuasiva para quienes se dedican a la minería ilegal y se logren mejores resultados, debido a que ahora las operaciones de interdicción serán más frecuentes, de acuerdo con el jefe del Sernanp, Pedro Gamboa. “Estamos convencidos de que en el próximo mes tendremos mejores resultados con el apoyo de los guardaparques y del Ministerio Público”, sostuvo Gamboa. Añadió que esto evitará que los ilegales se reagrupen rápidamente tras las intervenciones.

Gamboa explicó que el rango de vigilancia alcanza 20 kilómetros a lo largo del río Malinowski (límite natural entre la reserva y la zona de amortiguamiento), debido a que el puesto de vigilancia Otorongo –a la altura del kilómetro 114 de la carretera Interoceánica– también servirá como uno de paso para los agentes. Añadió que esperan que en poco tiempo Otorongo sea también un puesto de control militar.

Zona bajo vigilancia

Un primer grupo de 15 agentes de las fuerzas especiales partió a las 5 de la mañana del último viernes desde Puerto Maldonado hacia la reserva Tambopata. Acompañados por las autoridades y un grupo de periodistas, se internaron desde la vía Interoceánica a 17 km a pie hasta el puesto Azul.

12994464_10206083303061573_1307380112337048204_nPeriodista Manuel Calloquispe con las fuerzas del orden puesto de vigilancia instalado en RNT.

 

Henry Torres, de 47 años y guardaparques hace diez en Tambopata, ha sido víctima de ataques y amenazas de los mineros ilegales. “Ahora nos sentimos fortalecidos en nuestro trabajo y mantenemos nuestro compromiso de cuidar el bosque”, dijo.

Víctor Hugo Macedo, jefe de la Reserva Nacional Tambopata, calculó que en los últimos meses el número de ilegales en la reserva aumentó a 5.000 personas. Además, se ha incrementado la cantidad de balsas, equipos, insumos químicos y campamentos.

“Hasta han logrado cambiar el cauce del río Malinowski, para aislarlo del puesto de vigilancia, y hacer más difíciles nuestras labores. Era momento de hacer un cambio”, manifestó.

En conversación con El Comercio, el ministro del Ambiente, Manuel Pulgar-Vidal, confirmó que se coordina establecer una base militar en el sector de La Pampa, en la zona de amortiguamiento de la reserva. En los últimos cinco años, la minería ilegal de oro ha deforestado 9.000 hectáreas en La Pampa.

19/4/2016

Más info en:

130 hectáreas de la Reserva Nacional Tambopata ya fueron deforestadas por la minería ilegal