[VIAJES] En el Hotel Fundo Ayarpongo en Churín, pedacito de cielo de la sierra limeña

Pável Cartagena, enviado especial a Pachangara, Churín

Foto Walter Silvera

Les dejo la segunda parte de una extensa crónica de Pável Cartagena sobre la sierra de Lima, uno de los paisajes más extraordinarios de los Andes centrales de nuestro país. En el distrito de Pachangara, Churín, se viene armando una novedosa propuesta de turismo rural que tiene a los propios comuneros como protagonistas y a la empresa minera Los Quenuales como puntal de desarrollo. Pável Cartagena y Walter Silvera, del equipo de Viajeros, fueron invitados a recorrer este singular destino turístico por las promotoras de Vivencial Tours, la empresa consultora que trabaja palmo a palmo con los comuneros de Pachangara en la gestión del emprendimiento de turismo rural que se está cocinando en la sierra de Lima.

Al día siguiente, una comitiva completa y entusiasta se dirige cerro abajo por un antiguo camino de herradura hacia el Monte Yupay, unos viajan montados sobre bellos corceles bellamente adornados para la ocasión con alhajas de plata, aperos contorneados y flores silvestres de la temporada, los demás van a pie.

Cada parada en el trayecto es celebrada con la popular Chacchapada, haciendo méritos de su fama de quintaleros, es decir, grandes consumidores de hoja de coca, además del brindis permanente con las mismas bebidas alcohólicas ya descritas. El lugar sagrado está ubicado en el sector de Ayarpongo, anexo situado a cinco minutos de Churín a paso de humano. En el lugar, la Comunidad Campesina de Pachangara con el apoyo de la empresa minera Los Quenuales, ha levantado el Fundo Hotel Ayarpongo, un emprendimiento hotelero comunal, que cuenta con instalaciones muy confortables y una bella decoración interior con elementos textiles, pictóricos y artesanales locales, además de excelentes servicios a precios razonables. Este modelo de gestión hotelero permitirá a la comunidad acceder de manera sostenida a los beneficios económicos y sociales generados por la operación hotelera. Hoy ejecuta su fase de capacitación comunal en servicios de hotelería, implementación de paquetes turísticos locales y desarrollo empresarial, gracias al concienzudo trabajo, realizado por las especialistas y voluntarias de la Consultora Vivencial Tours SAC.

En el Hotel Ayarpongo, en el sagrado Monte Yupay, los comuneros decidieron preservar el centenario Lúcumo bajo el cual adoctrinaron durante generaciones a sus jóvenes comuneros en el conocimiento de sus valores culturales de respeto a las normas de convivencia armónica, allí las faltas a las normas antes descritas son sancionadas con otro drástico método, el infractor es amarrado con resistentes sogas tejidas con piel de llama hasta quedar inmovilizado, esta vez deberá fumar dos cigarros liados con tabaco nacional, cada uno dirigido a uno de los dos Apus, además de realizar la chacchapada con hoja de coca y finalmente ingerir los brebajes ofrecidos, todo a la vez y sin utilizar sus propias manos, dependiendo enteramente de los encargados del servicio. Cumplido el castigo y completado el aprendizaje, deberá confirmar su fortaleza adquirida con un poderoso grito hacia los Apus, en señal de clemencia.

La fiesta tiene como finalidad, la inspección e inventario de los corrales e instalaciones de la comunidad, a fin de verificar el cumplimiento eficiente de las funciones de las autoridades cesantes. De encontrarse anomalías en su manejo, negligencia en el cuidado animal o el de las instalaciones, despilfarros o desvíos de fondos comunales, las autoridades cesantes son sometidas a las autoridades civiles ese mismo atardecer, a su retorno a Pachangara, donde luego de una audiencia popular las autoridades cesantes responsables serán conducidas a la carceleta local para su posterior denuncia en las instancias competentes. Monitoreo de la gestión pública eficiente y ejemplar.

Fundo Hotel Ayarpongo,Churín. Foto Walter Silvera

Fundo Hotel Ayarpongo,Churín. Foto Walter Silvera

Pachangara y el Presidente Prado

Pachangara tuvo como capital al centro poblado del mismo nombre hasta que en 1941 el Presidente Manuel Prado Ugarteche visitó el lugar para inaugurar la carretera que conducía a sus famosos balnearios termales que ya para entonces recibían una creciente afluencia de visitantes de la clase alta limeña.

Cuentan que durante su visita, el mandatario fue seducido por los encantos secretos de los manjares del señor Andrés Moncada, hacendado lechero local y alcalde del centro poblado de Pachangara. El misterioso alcalde de los manjares tenía su hacienda en tierras que corresponden a la actual ciudad de Churín y convenció al Presidente de trasladar la capital del distrito de Pachangara a lo que hoy es Churin, decisión que aún genera resentimiento en los actuales pachangarinos (ex capitalinos), a pesar de reconocer que su ubicación estratégica la convirtió en un punto obligado de acceso hacia cuarenta y dos centros poblados de la Lima andina.

Dicen los señores antiguos que la visita presidencial generó mucha expectativa entre los pobladores, quienes partieron de todos los rincones de la provincia rumbo a Churin, sea a pie o a lomo de bestia. Seleccionaron para la ocasión las mejores ofrendas y regalos para el Presidente que los visitaba; sin embargo, retornaron decepcionados diciendo: “el Presidente había sido gente nomás, normal como tú o como yo, no había sido un Dios”.

Foto: tomada de Tripadvisor

Foto: tomada de Tripadvisor

Atractivos turísticos

El Fundo Hotel Ayarpongo ofrece la oportunidad de disfrutar de la naturaleza y lejos del caos capitalino en familia, con amigos o en pareja.

El Hotel Ayarpongo ofrece paquetes turísticos vivenciales, que incluyen la visita a los bellos baños termales de Mama Warmi ubicados en un entorno natural paradisíaco rodeado de cuevas, manantiales y chorros de aguas medicinales con diferentes propiedades curativas, están las aguas rojas y cálidas ricas en hierro que son comúnmente usadas en el alivio reumático, las aguas turquesa ricas en litio y sulfato de cobre, muy eficientes para cualquier mortal en busca de relax. Existen además una gran variedad de opciones para todos los gustos y bolsillos.

El Hotel Ayarpongo ofrece además visitas guiada al centro poblado de Pachangara para conocer de cerca a su gente entrañable, las milenarias técnicas textiles de sus mujeres tejedoras, los productos coloridos y su arquitectura urbana adorable, incluida su bella iglesia colonial.

Blogguera Indira Palomino en Pachangara. Foto: Walter Silvera

Blogguera Indira Palomino en Pachangara. Foto: Walter Silvera

Además, se incluye la visita a la ciudad de Churín para degustar y adquirir si se desea, la gran variedad de productos de repostería tradicional en base al ya famoso manjar blanco, que en su versión lúcuma, demuestra seducir a votantes y presidentes.

¿Cómo llegar?

La ciudad de Churín se encuentra ubicada en la provincia de Oyon, a 217 km al noreste de Lima y a seis horas aproximadamente desde Lima en transporte público y cuatro horas en movilidad privada. A continuación se detalla las dos vías para llegar a Churín:

VÍA RÍO SECO:

A la altura del kilómetro 103 de la Panamericana Norte tomas el desvío hacia el este o desvío Río Seco, donde hay un camino asfaltado y otra parte de camino afirmado hasta llegar, finalmente, a Churín.

VÍA HUAURA:

A la altura del kilómetro 154 de la Panamericana Norte, en Huaura, tomas el desvío hacia el este o desvío a Sayán. También puedes ir por la autopista que va desde Huacho hasta Paramonga para luego tomar el desvío a Sayán, hasta donde se llega por un camino asfaltado de 45 km. Desde Sayán hasta Churín nos separan escasos 56 kilómetros de camino afirmado. El recorrido total por esta vía desde Lima es de 255 km

El Fundo Hotel Ayarpongo es de propiedad de la comunidad campesina de Pachangara y se construyó gracias al apoyo de la compañía minera Los Quenuales. En sus cómodas instalaciones de puede  disfrutar de la naturaleza  en familia, con amigos o en pareja.

El Hotel ofrece paquetes turísticos vivenciales, que incluyen la visita a los bellos baños termales de Mama Warmi ubicados en un entorno natural paradisíaco rodeado de cuevas, manantiales y chorros de aguas medicinales con diferentes propiedades curativas, Existen en Churín, el conocido balneario medicinal, una gran variedad de servicios para todos los gustos y bolsillos.

El Hotel Ayarpongo ofrece además visitas guiada al centro poblado de Pachangara para conocer de cerca a su gente entrañable, las milenarias técnicas textiles de sus mujeres tejedoras, los productos coloridos y su arquitectura urbana adorable, incluida su bella iglesia colonial.

12571078_1271135322902188_73667230_n

Pável Cartagena es consultor en temas ambientales y ecoturismo. Desde hace varios años vive en Puerto Maldonado, Madre de Dios donde representa al Grupo Viajeros. Pável es un viajero experimentado que se mueve como pez en el agua en costa, sierra y selva. En esta comisión a la sierra limeña gozó como un muchacho de quince años. La foto lo delata…y tenemos más. 

Más en:

Alturas de Churín: un paseo por la sierra de Lima