Cocha Cashu: el corazón del Manu

Tomado de Regenera

Mi opinión

El próximo año se van a cumplir los primeros cincuenta años de vida de la mítica Estación Biológica Cocha Cashu, en el Parque Nacional Manu, uno de los centros de investigación científica más importantes de la región tropical del planeta. Ligado al trabajo pionero de John Terborgh, profesor de la universidad de Duke, la estación ha funcionado todos estos años en medio de un paisaje intacto, intocado, ideal para el trabajo de los cientos de estudiantes y científicos que se han beneficiado con sus instalaciones y servicios.

Quise llegar este año a Cocha Cashu para preparar un reportaje que tratara de graficar la importancia de la estación biológica en el desarrollo de la ciencia amazónica y la conservación de sus ecosistemas. Lamentablemente el tiempo me ganó, volveré a intentarlo en los próximos meses. La Estación Biológica Cocha Cashu, un activo del SERNANP, es administrada por San Diego Zoo Global gracias a un acuerdo de cooperación entre dicha institución académica y el Estado peruano. Les dejo esta nota publicada en la web de Regenera, una interesante red de custodios urbanos y guardianes rurales dedicados a cuidar y restaurar la naturaleza del Perú.

Fundada hace casi 50 años, la Estación Biológica de Cocha Cashu –ubicada en el Parque Nacional del Manu, una de las regiones más biodiversas del planeta– es uno de los principales centros de investigación sobre ecología tropical del mundo. Cocha Cashu es también un guardián de Regenera.

Vista de la estación desde la cocha.

El nacimiento de un sueño

Fueron Paul Pierret, entonces profesor de Parques Nacionales y Fauna Silvestre de la Universidad Nacional Agraria La Molina (UNALM) en Lima, y el peruano Marc Dourojeanni, en ese entonces parte de Servicio Forestal y de Caza del Perú, quienes sembraron la semilla de la Estación Biológica de Cocha Cashu (EBCC), a fines de la década de 1960. Con el futuro Parque Nacional del Manu en gestación, la idea era que el Estado tuviera una base de investigación en la futura área de conservación.

Es así como en 1969, el profesor visitante de la UNALM, Rudolf Hofmann, con ayuda de los Augusto Tovar, Manuel Ríos y Jaime Evans, construyeron la primera estación gracias a un fondo de la Sociedad Zoológica de Frankfurt. Carlos Linares Bensimón, jefe de la Reserva para el Gran Parque Nacional del Manu, un motorista, un carpintero y dos obreros de Boca Manu, completaron el equipo. El Parque Nacional fue creado casi cinco años después, en 1973.

La estación original, construida a pulso y pasión, fue destruida por la caída de un árbol cercano, por lo cual debió ser reconstruida, y sucesivamente ampliada según fue creciendo las necesidad de sus residentes.

 John Terborgh, profesor de la Universidad de Duke, tuvo a su cargo la EBCC durante dos décadas.

Conociendo al bosque

Desde su creación, la Estación Biológica de Cocha Cashu ha recibido a estudiantes e investigadores de todo el mundo, que han realizado estudios y tesis de los más diversos temas. Se debe recalcar la presencia del Dr. John Terborgh, profesor de Ciencias Ambientales de la Universidad de Duke, quien ha operado la estación durante más de tres décadas, y ha llevado a cabo investigaciones sobre dinámica de bosque, jaguares, primates, aves, entre otros.

“El principal objetivo de la Estación Biológica de Cocha Cashu es adquirir conocimientos sobre los procesos ecológicos y biológicos que ocurren en el bosque tropical de la Amazonía sureste. Este conocimiento proporciona la información necesaria para la mejor gestión de las áreas, así como las directrices para el uso racional de los recursos naturales. Consideramos que todos los tipos de investigación biológica y la conservación de los recursos naturales son una prioridad para las áreas protegidas y, por tanto, útil para la gestión del parque”, indica Roxana Arauco, coordinadora de investigación y administradora in situ de la estación.

En la EBCC se lleva a cabo investigación aplicada en una diversidad de temas.

“Fruto de la pasión y entrega de los investigadores que han pasado por la estación, ha habido más de 700 publicaciones”, indica Roxana Arauco, “pero Cocha Cashu no solo se preocupa por la investigación, la educación y la capacitación de las futuras generaciones y los futuros líderes en medio ambiente y conservación es también una de las prioridades. Para ellos se ha creado el programa EduCashu, que tiene por objetivo acercar a los estudiantes que viven al interior de la Reserva de Biosfera del Manu hacia el trabajo que se realiza en la estación”.

Desde 2011, la Estación Biológica de Cocha Cashu está bajo la dirección del Zoológico de San Diego (EE.UU.), institución que ha firmado un memorando de entendimiento de 10 años con el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SERNANP). Próxima a cumplir sus primeros 50 años, Cocha Cashu es un ejemplo de perseverancia y pasión, ambas herramientas muy necesarias para lograr las metas de conservación que necesita nuestra preciada Amazonía.

16/10/2018

http://soloparaviajeros.pe/invitado/3550/