El Tahuamanu: un río de oportunidades de conservación

Mi opinión

El río Tahuamanu nace en la provincia de Tahuamanu en Madre de Dios, al interior del Parque Nacional Alto Purús y desemboca

El río Tahuamanu nace en la provincia de Tahuamanu en Madre de Dios, al interior del Parque Nacional Alto Purús y desemboca en el río Orthon del territorio boliviano. A lo largo de sus 900 km de extensión, el Tahuamanu es sinónimo de oportunidades de conservación. Discurre entre los bosques de dos áreas protegidas del Perú: el Parque Nacional Alto Purús y la Reserva Territorial Madre de Dios, custodia una amplia biodiversidad y provee a las comunidades aledañas a estas zonas de importantes recursos hidrobiológicos. 

Pescar para el futuro

Existe una alta riqueza de peces y especies de consumo presente en la cuenca del Tahuamanu. Los grandes bagres, por ejemplo, lo recorren en la época del desove y son aprovechados sosteniblemente por los pescadores del distrito de Iberia, en Madre de Dios; gracias a un plan de manejo pesquero de elaboración participativa.

En el año 2020, las dos asociaciones de pescadores del distrito actualizaron el plan de manejo pesquero con el apoyo de la Dirección Regional de Producción de Madre de Dios, FZS Perú y el Sernanp. Un documento que “promueve la articulación entre los pescadores e instituciones que intervienen en el desarrollo y promoción de la actividad pesquera sostenible”, precisó Vadick Fernandez, director de la Direpro Madre de Dios.

Son alrededor de 90 a 100 familias pescadoras que se benefician de manera directa con el uso ordenado del recurso y que abastecen al distrito de Iberia con diversos peces como la doncella (Pseudoplatystoma punctifer), puma zúngaro (Pseudoplatystoma tigrinum), entre otros. “Tenemos el orgullo y el gusto de decir que de vez en cuando podemos pescar un gran zúngaro de 70 u 80 kg. Por eso, para mantener estos recursos del río Tahuamanu es importante establecer el plan de manejo pesquero, pescar moderadamente sembrando para el futuro”, mencionó Jorge Escompani, presidente de la Asociación de Pescadores Artesanales de Iberia.

El río de las taricayas

El Tahuamanu es también uno de los ríos amazónicos del Perú donde habitan las taricayas (Podocnemis unifilis). Al ser los huevos de las taricayas parte de la dieta de los pobladores locales, la sobreexplotación en época de anidación amenaza la supervivencia de la especie. Esta situación de vulnerabilidad se ha contrarrestado justamente en conjunto con la población de Iberia de diferentes maneras, pero sobre todo a través de la educación ambiental.

“Involucrar a las comunidades en los proyectos de conservación es clave, con ellos se ha trabajado la construcción de playas artificiales dentro de las comunidades. Se han involucrado en el trabajo de playas naturales. La idea no es prohibir el consumo, es que den el uso adecuado de este valioso recurso del Tahuamanu”, comentó Eliabeth Ayrampo, guardaparque del Parque Nacional Alto Purús y coordinadora del sector Madre de Dios. 

Foto Boris Mercado FZS Perú

Patrullajes preventivos

Una actividad clave para mitigar el uso indiscriminado de los recursos hidrobiológicos del río Tahuamanu son los patrullajes fluviales. Los cuales permiten identificar la presencia de pescadores no registrados y monitorear la aplicación de la normativa del plan de manejo pesquero. Existen comités de vigilancia integrados por los pescadores, FZS Perú y la Direpro. “Lo que se busca es que se pesque moderadamente y se respete todo lo establecido en el plan de manejo”, agregó Jorge Escompani. 

En la cuenca del Tahuamanu también existe un puesto de vigilancia y control del Sernanp. Desde este punto, ingreso hacia el Reserva Territorial Madre de Dios y el Parque Nacional Alto Purús, se organizan patrullajes fluviales para detectar actividades ilícitas. Las últimas exploraciones articulan esfuerzos entre instituciones como el Sernanp, el Ministerio de Cultura, comunidades nativas, federaciones nativas, FZS Perú y Fuerzas Armadas. 

Otros mecanismos de protección a lo largo del Tahuamanu son los sobrevuelos aéreos, además “los guardaparques vienen fortaleciendo sus capacidades en el uso de herramientas tecnológicas y realizan pilotajes con drones e instalación de cámaras trampa”, agregó Eliabeth Ayrampo. El procesamiento de dicha información obtenida repercutirá en una detección temprana de las amenazas.

Es necesario continuar estas acciones de protección en el Tahuamanu ante amenazas como la minería ilegal o la sobreexplotación de sus recursos para no descontinuar las oportunidades de desarrollo local y de conservación que viene generando. Conservar el río Tahuamanu para la calidad de vida de la gente.