Greta Thunberg y el momento de los jóvenes originarios en la COP25

Mi opinión

Se está llevando a cabo en Madrid la vigésima quinta versión de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático – COP 25, cuya sede originalmente correspondía a Chile, país que pese al cambio producto de las convulsiones sociales en Santiago y el interior mantiene la presidencia de tan importante cónclave ambiental. Alberto Ñiquen, editor responsable de La Mula Verde, está en Madrid cubriendo para su medio los pormenores de una COP decisiva en extremo para el futuro de la humanidad. La emergencia climática que tenemos la obligación de afrontar es de un dramatismo que no se puede seguir ocultando, por ello nuestra atención a lo que se decida en estos días y a la actuación de defensores del futuro de la talla de Greta Thunberg, la encantadora muchacha que ha tomado nuestra voz y nuestra lucha. Les dejo este primer reporte de Alberto.

 

[La Mula desde Madrid] Greta Thunberg estuvo este lunes en la COP25, pero esta vez, voces de otros países, sobre todo jóvenes originarios, estuvieron con ella y expresaron sus inquietudes en el marco de las negociaciones climáticas que se llevan a cabo en Madrid desde el pasado 2 de diciembre y que culminarán este viernes 13 en la capital española.

Más de un centenar de periodistas acudieron a la sala Mocha en el hall 4 de IFEMA, sede de la cumbre climática, para escuchar a la adolescente sueca, quien ingresó al recinto ‘escoltada’ por agentes de las Naciones Unidas quienes evitaban que todos los concurrentes de ese pabellón se le acercaran. Decenas de asistentes a la COP hicieron larga cola para ingresar, pero solo los periodistas teníamos acceso. La rueda de prensa comenzó con una manifestación de jóvenes originarios de Estados Unidos, Filipinas, Rusia, Uganda, Chile y las Islas Marshall.

Sentada en el centro, junto con la activista alemana Luissa Neubauer, quien moderó el panel juvenil, dio un corto mensaje -contra lo que la prensa esperaba- e instó a los medios de comunicación a prestar más atención a otros jóvenes activistas climáticos. 

“Nuestras historias han sido contadas una y otra vez”, señaló. “Ya no hay necesidad de escucharnos. Son las personas, especialmente del sur global, especialmente de las comunidades indígenas, las que necesitan contar sus historias”, subrayó.

Recordó que el impacto del cambio climático afectará no sólo a los niños de hoy. “Está afectando a mucha gente, que está sufriendo y muriendo hoy. Por eso -añadió- hemos creado este evento, como una plataforma para compartir historias que deben ser contadas. Los derechos de los indígenas están siendo violados en todo el mundo y además están siendo azotados por el cambio climático más y más rápido que nadie. Estos pueblos han mantenido el equilibrio de la Tierra durante miles de años, por lo que son importantes en este momento crucial”. Luego se alejó del micrófono y Luissa, líder de Fridays for the Future de Alemania, dio pase a los jóvenes. 

Cada quien expresó su preocupación por lo poco que hacen los Estados, sobre todo los más poderosos y desarrollados económicamente, y exigieron que haya inmediata voluntad política en las negociaciones de esta cumbre.

Los activistas indígenas argumentan que sus comunidades no contribuyen con casi ninguna de las emisiones de combustibles fósiles que impulsan el cambio climático, pero son las más afectadas por el clima extremo y la pérdida de vida silvestre. 

Rose Whipple, nativa de Santee Dakota, Minnesota y una de las más aplaudidas, pidió un enfoque basado en la tradición. “La gente está muriendo y hay especies que están siendo asesinadas. Nuestro movimiento tiene que ser más grande que reciclar. Es tiempo de escuchar a la Madre Tierra”, enfatizó.

Por su parte, la activista chilena de Fridays for Future Ángela Valenzuela señaló que su gobierno se está “lavando la imagen” en esta cumbre en un contexto de conflicto social, y dijo que no se puede defender el clima sin defender los derechos humanos. Señaló que el mundo “no suele mirar a la parte sur del globo” y ha recordado que miles de personas se manifestaron en Chile por “una vida más digna”.  

A su vez, Hilda Flavia Nakabuye, de Fridays for Future de Uganda, se dirigió a los negociadores diciendo que aunque en África no generan apenas emisiones, son ellos que más sufren el cambio climático. “Ustedes tienen sueños, pero nosotros también tenemos sueños. Las negociaciones de los líderes mundiales se están realizando sin nuestro punto de vista”, indicó. 

Tal como llegó a la sala, Greta se retiró acompañada de un cordón de seguridad y de su equipo. Esta vez no habló (ya lo había hecho el viernes pasado en una rápida incursión en la COP y luego en la marcha climática que congregó a cientos de miles de  ciudadanos de todo el mundo en las principales avenidas de Madrid), pero todos quedamos hablando acerca de ella. Este jueves hablará en la Plenaria y se espera que dé un discurso fuerte.

La COP25  empezó su segunda semana este lunes y continúan las reuniones de alto nivel mientras cientos de gobiernos, organizaciones civiles y pueblos indígenas muestran en stands y salas de presentaciones estudios, proyectos, oportunidades, desafíos, avances y retrocesos en términos de adaptación y mitigación del cambio climático.