[URGENTE] MINAM desautoriza construcción de carretera en Parque Nacional Manu

SERNANP

Foto 2carretera Nuevo Edén y Shipetiari Zona de Amortiguamiento de la Reserva Comunal Amarakaeri (1)

Lo dije con todas sus letras durante mi presentación en el último Pecha Kucha Night: la tarea que nos queda por delante, si de verdad queremos salvar la Amazonía, es gigantesca, inmensa, infinita. Las fuerzas que la están destruyendo son invulnerables a la lógica y a la protesta pública; se han convertido en un poder invencible que ha tomado la sartén por el mango para imponer -de verdad, no exagero- la ley de la selva. Literal.

La carretera Nuevo Edén – Shepietari, lo dice con contundencia el comunicado que acaba de publicar el SERNANP y el Ministerio del Ambiente, es una aberración y debe detenerse de inmediato: la vía ha sido concebida para evitar el control del transporte del combustible que se utiliza en la minería ilegal, favorecer la extracción de madera y acelerar la invasión de los territorios indígenas. Detrás de tamaño atentado contra el ambiente y el futuro, so pretexto de la bendita integración territorial, están el Gobernador de Madre de Dios, cuestionado por sus supuestos vínculos con la minería ilegal y un grupo de autoridades coludidas con la corrupción y los negocios fáciles.

¿Cómo detenerlos si su grita pro-carretera entusiasma a un grupo de congresistas que desatendiendo las recomendaciones técnicas del SERNANP, la autoridad competente en la materia, se han lanzado a aprobar el proyecto de Ley N°2320/2012-CR? No lo sé, es difícil entender la obcecación de unos padres de la patria y autoridades regionales tan mediocres y cortoplacistas. Que me imagino no han tenido el tiempo de leer los informes que la academia y las ONGs que ellos recusan, hace tiempo vienen publicando en contra de ese desarrollo amazónico que solo mide el progreso en kilómetros de asfalto.

El promocionado informe “Las Rutas del Oro” que se hizo público meses atrás, comienza su exposición de motivos afirmando que el crecimiento geométrico de la minería aurífera en Perú y Brasil está íntimamente ligado a la proliferación de mamarrachos carreteros que han servido, entre otras cosas, para favorecer la extracción ilegal del oro. Amén del narcotráfico, la tala ilegal y otras pandemias.

El Ministerio del Ambiente y el SERNANP, lo señalan sus autoridades en el comunicado que están a punto de leer, “no se oponen a las inversiones que generen desarrollo socioeconómico para las comunidades de Madre de Dios, siempre que estas se lleven a cabo con la debida planificación y cuenten con instrumentos ambientales aprobados, a fin de que no representen una grave amenaza contra el capital natural y cultural del Perú”.

Me gustaría que nuestros beligerantes opinólogos, esos que no le dan tregua a Nadine, Yahaira, Oropeza y al loco Darwin, se pronuncien al respecto. Estos -y no esos- son los verdaderos problemas de nuestro país.

Hay que detener este sin sentido de una vez, no hay otro camino.

El Ministerio del Ambiente y el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SERNANP), preocupados por la conservación de nuestro patrimonio natural, expresan su profundo rechazo ante el proyecto de Ley N°2320/2012-CR que propone declarar de necesidad pública y de interés nacional la construcción de la carretera de integración de Madre de Dios, tramo: Nuevo Edén-Boca Manu-Boca Colorado, aprobado por el Congreso de la República. Nuestra posición se sustenta en las razones siguientes:

  1. El proyecto de Ley N°2320/2012-CR vulneraría los objetivos de creación del Parque Nacional del Manu y la Reserva Comunal Amarakaeri, toda vez que pretende convalidar actividades ilegales que ya se vienen realizando con la construcción de una carretera por el Gobierno Regional de Madre de Dios entre Nuevo Edén y Shipetiari, siendo su único fin evitar el control del transporte de combustible para minería ilegal, la extracción de madera de las zonas de amortiguamiento de ambas áreas naturales protegidas; así como la invasión de territorios indígenas. Este hecho motivó la denuncia por parte del SERNANP y la apertura de investigación preliminar por la Fiscalía Provincial en Materia Ambiental contra el Gobernador Regional de Madre de Dios.
  2. Inclusive la construcción de esta carretera mereció el pronunciamiento de la Federación  Nativa del Río Madre de Dios y Afluentes (FENAMAD), que representa a 33 comunidades del departamento de Madre de Dios, expresando su preocupación por la inobservancia de la normativa del Estado, pues no se ha realizado la consulta previa a los pueblos indígenas presuntamente beneficiados, requisito indispensable para la ejecución de obras de esta magnitud.
  3. Es ajeno a la verdad señalar que la carretera de integración de Madre de Dios, tramo: Nuevo Edén-Boca Manu-Boca Colorado solucionará el “aislamiento absoluto” en el que se encontraría la provincia del Manu con el resto de provincias del departamento de Madre de Dios, ya que desde los años 70 dicha provincia se encuentra interconectada a través de la carretera que une Cusco-Paucartambo-Atalaya-Salvación-Itahuanía-Nuevo Edén; además, existen accesos terrestres y fluviales que la interconectan a la red vial nacional.
  4. Asimismo, mostramos nuestra preocupación porque la aprobación del proyecto de Ley pondría en peligro la integridad y la vida de los pueblos indígenas en situación de aislamiento, toda vez que esta zona es de tránsito permanente de poblaciones de  Mashco piro y otros, cuya situación de extrema vulnerabilidad exige respetar su intangibilidad y no contacto. No contemplar esto significaría atentar contra la salud y supervivencia de estos pueblos.
  5. El SERNANP oportunamente emitió opinión desfavorable sobre este proyecto de Ley, a través del Oficio N° 240 -2013-SERNANP-J, del 2 de julio del 2013;  posición que fue recogida por nuestro sector, el Ministerio del Ambiente, ya que representa un riesgo a la integridad del Parque Nacional del Manu reconocido como un Sitio de Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO en virtud de su enorme valor para la conservación de la diversidad biológica y sus múltiples atractivos naturales.
  6. El SERNANP no se opone a las inversiones que generen desarrollo socioeconómico para las comunidades de Madre de Dios, siempre que estas se lleven a cabo con la debida planificación y cuenten con instrumentos ambientales aprobados, a fin de que no representen una grave amenaza contra el capital natural y cultural del Perú.

 Por las razones expuestas y teniendo en consideración a lo señalado en el artículo 68° de la Constitución Política del Perú “el Estado peruano está obligado a promover la conservación de la diversidad biológica y de las áreas naturales protegidas”, el SERNANP adoptará las acciones que sean necesarias en defensa de las áreas naturales protegidas.

 6/11/2015