Arqueóloga Ruth Shady recibe Premio Nacional de Turismo 2021 por su aporte a la cultura

Mi opinión

Caral sigue siendo hoy por hoy uno de los baluartes de nuestro desvencijado patrimonio arqueológico: digamos que es el destino cultural, turístico y patrimonial que mejores pasos ha dado para su apropiada resignificación, una palabra que, aunque no haya sido admitida por la Academia de la Lengua Española, alude al hecho de reubicar o re-orientar el sentido de algo cuyo significado ha tomado nuevas características en un contexto determinado e incluso fuera de él mismo. Y eso es lo que ha sucedido con la ciudadela Caral desde que Ruth Shady, la reputada y muy querida arqueóloga sanmarquina, decidiera sentar raíces en el norte limeño para gestionar de otra manera los cúmulos de tierra y olvido que antiguamente se llamó Chupacigarro.

Conozco a la gestora cultural desde hace muchos años, la recuerdo altiva y sonriente en las celebraciones que cada cierto hacíamos para bienvenir -otra palabra que los académicos españoles aún no aceptan a pesar de su riqueza- las apariciones de la revista Viajeros, que como lo vengo manifestando desde hace varias semanas celebra el año próximo, en diciembre, su vigésimo aniversario. La doctora Shady es una peruanista notable su trabajo es un ejemplo contundente de lo que se debe hacer para poner en valor cada una de las piezas de nuestro invalorable patrimonio cultural. En una nota que escribí en la conmemoración del décimo aniversario del redescubrimiento del sitio arqueológico que este año cumple veinticuatro dije lo siguiente: “Caral es, por lo mucho que se ha avanzado, ese modelo que nos hacía falta para mostrarle a todo el mundo que sí somos capaces de mantener nuestro patrimonio cultural al día en los avances de la museografía contemporánea y, sobre todo, al día también con el buen gusto y la moderación (…) Es que la cultura, o la apropiación cultural, no deben estar reñidas con la comodidad. Los que creen que lo valioso de cualquier acercamiento cultural radica en la experiencia pura, sin máculas; vale decir, sin los detalles que nos permiten hacer volar la imaginación, confunden al visitante con el especialista (o el académico) que están allí por otras motivaciones”.

Sigo pensando lo mismo. Saludo el premio que la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) le acaba de otorgar a la distinguida arqueóloga . Y espero que la ciudadanía lo valore y se comprometa a defender el legado de la estudiosa: el sitio arqueológico de Caral y los otros restos que aún perviven de la sociedad que se asentó en el norte de Lima hace más de cinco mil años siguen estando bajo la amenaza de los traficantes de tierras y otros enemigos del patrimonio nuestro. Abrazos a la distancia, estimada Ruth Shady y gracias eternas por tanto.

En reconocimiento a su destacada trayectoria y trabajo desarrollado en la conservación y protección de nuestro patrimonio cultural, la arqueóloga Ruth Shady Solís, principal investigadora de la Civilización Caral, recibió el Premio Nacional de Turismo 2021.

 
Elpremio fue entregado por Tito Alegría Negrón, director ejecutivo de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) – institución que celebra 50 años de vida institucional- en el contexto del XV Congreso Nacional de Turismo en que participaron diversas autoridades y gremios empresariales de diferentes sectores.

 
“El Premio Nacional de Turismo se constituye en el reconocimiento más importante que realiza la industria privada de turismo en el Perú. En este marco la Canatur ha tenido a bien reconocer con el Premio Nacional de Turismo a la doctora Ruth Shady, por una vida a favor del desarrollo de la gestión cultural, la gestión turística en el patrimonio y en especial en Caral”,  puntualizó Alegría Negrón.
 
“La doctora Ruth Shady personifica todas las características, todos los valores que el premio busca y reconoce. El sacrificio, trabajo, formación, amor al país; son algunas de esas características que encontramos en esta vida de trabajo que ha realizado nuestra famosa arqueóloga. Felicitaciones doctora Ruth Shady, amauta viva de la cultura y del turismo peruano”, concluyó.
 

 
Por su lado, Shady Solís, directora de la Zona Arqueológica Caral, Unidad Ejecutora 003 del Ministerio de Cultura, sostuvo que es un honor para ella recibir dicho premio, que reconoce el trabajo de todo el equipo multidisciplinario de dicha zona.
 
Añadió que se han  cumplido 27 años de trabajar en la investigación, conservación y difusión de doce antiguos centros urbanos de la Civilización Caral, la primera de América, así como en la transmisión de la historia social y cultural para el beneficio de la sociedad peruana y del extranjero.
 
“Que esta celebración nos lleve a reflexionar, a generar cambios, a conocer la historia a través del turismo que se desarrolló en diversas partes del país. Este Congreso es muy importante porque en nuestro país se requiere promover reflexiones a través del conocimiento de nuestra historia desarrollada en cada parte de nuestro territorio… Esperamos que tengan éxito en promover el turismo con una visión integral desarrollo del país”, sostuvo la antropóloga.

Ruta Civilización Caral

La Zona Arqueológica Caral investiga desde 1994 en 12 centros urbanos de la Civilización Caral (3000 – 1800 a.C.) de 25 identificados entre el valle de Supe y el valle de Huaura. De estos asentamientos 3 están abiertos al público todo el año, en horario de 10:00 a 16:00 horas. Para recorrer la denominada Ruta Civilización Caral, es importante reservar tu entrada aquí: bit.ly/YoReservoCaral
 
Ciudad Sagrada de Caral, Patrimonio Mundial
Es el principal centro urbano de la civilización que se desarrolló en el valle de Supe, ubicado actualmente en el distrito de Supe – Barranca. Déjate maravillar por sus impresionantes construcciones piramidales edificadas hace 5,000 años, las plazas circulares donde se habrían realizado importantes reuniones sociales o los fogones donde se hacían los ritos andinos de agradecimiento a la Pachamama.
 
 
Áspero, ciudad pesquera
 
Se encuentra muy cerca al mar, en el distrito de Supe Puerto – Barranca. Los habitantes de este gran centro urbano que tuvieron el “Mar de Grau” a su disposición, se dedicaron a la producción de tecnologías pesqueras y a obtener el variado recurso marino. Su técnica de secado y conservación de pescado, de cocina en piedra o bajo tierra (Pachamanca), nos cuentan cómo vivieron sus habitantes; que, además, lograron intercambiar sus productos con las sociedades del valle de Supe. ¿Cómo llegar? www.zonacaral.gob.pe/conoce-caral/como-llegar-al-aspero/
 
Vichama, ciudad agropesquera
 
Está ubicada en el distrito de Végueta, provincia de Huaura. Guarda celosamente entre los muros de sus principales salones ceremoniales los relieves que cuentan una historia, aún por recuperar, de la crisis generada por un gran cambio climático que afectó a su sociedad y que provocó muerte, sequía y hambruna, Eventos que no debían ser olvidados y para lo que debían estar preparados. ¿Cómo llegar? www.zonacaral.gob.pe/conoce-caral/como-llegar-a-vichama/